Cómo China robó y clonó su camino para convertirse en una potencia militar

By Victor Westerkamp | 22 de enero de 2022
149
Un modelo de un caza furtivo chino J-31 de AVIC se muestra en el Airshow China 2014 en Zhuhai, provincia de Guangdong, en el sur de China, el 12 de noviembre de 2014. (Imagen: JOHANNES EISELE / AFP a través de Getty Images)

Cuando en 1949 el Partido Comunista chino (PCCh) se hizo con el poder en China continental, el país, tras una larga guerra civil, carecía de medios para construir su economía, y mucho menos para crear una potencia militar que pudiera competir de algún modo con Estados Unidos o los rusos. Por lo tanto, desarrolló una larga tradición de compra, préstamo o robo de tecnología bélica y, resultó que el PCCh fue muy hábil para obtenerla mediante el espionaje.

A continuación se presentan cinco casos en los que, al menos en gran medida, el PCCh ha pedido prestado, copiado o robado armamento tecnológico de los EE. UU. o de Rusia, como se describe en un artículo publicado por 19fortyfive.com.

En 1961, para aliviar los problemas entre la URSS y China, los soviéticos capitularon ante China y les ofrecieron los planos de su último caza interceptor MiG-21.

Los chinos aceptaron fácilmente la oferta, pero no fueron los clientes más agradecidos. Copiaron virtualmente los MiG-21, los renombraron a J-7 y comenzaron a vender su juguete militar recién adquirido a otros países, mientras que las relaciones chino-soviéticas se deterioraron aún más. La venta del J-7 fue especialmente exitosa, sobre todo para los Estados Unidos, que utilizaron el modelo para imitar a los cazas enemigos soviéticos durante los ejercicios de entrenamiento.

Caza furtivo J-20. (Imagen: Internet chino)

Solo después de que Occidente impuso un embargo de armas a China tras la masacre de la Plaza de Tiananmen en 1989 y después del colapso de la Unión Soviética, la dependencia mutua condujo a una reconciliación renovada entre los exgigantes comunistas.

China necesitaba una guerra tecnológica de alto perfil para apuntalar sus ambiciones militares y su autoestima aplastada y para establecerse como un actor importante en el escenario mundial. 

Rusia, a su vez, necesitaba dinero y un mercado para deshacerse de su arsenal militar superfluo ahora que la Guerra Fría había llegado a su fin.

Por lo tanto, la década de 1990 vio un animado comercio militar unidireccional de Rusia a China. Un acuerdo de transacción importante fue cuando los chinos obtuvieron la licencia y la tecnología para el caza polivalente Su-27 «Flanker», que proporcionó a los chinos un avión de combate agresivo de última generación. 

Una vez más, los chinos demostraron ser un socio comercial poco confiable al violar los términos de su acuerdo con Rusia al instalar su propia aviónica en el J-11, como lo llamaron. También desarrollaron una versión del avión basada en portaaviones, para consternación de los rusos. Como resultado, la buena naturaleza entre los antiguos camaradas se hundió.

El desarrollo de China dio a los estadounidenses tecnología de aviación para espiar. Incluso para los expertos, era difícil distinguir entre un caza furtivo chino J-31 y un F-35 bimotor de fabricación estadounidense. Una cosa es segura; los estadounidenses tuvieron el suyo primero.

Algo similar sucedió en la industria de los drones. En 2010, China todavía se encontraba en un nivel elemental de comprensión de la tecnología de vehículos aéreos no tripulados (UAV). Hoy en día, su último juguete, el Caihon, para el ojo inexperto, parece ser un imitador del Reaper fabricado en Estados Unidos; solo que su desempeño técnico está muy por detrás del Reaper estadounidense.

Después de la guerra de Vietnam, Estados Unidos decidió duplicar la tecnología de visión nocturna, lo que dio sus frutos. Les dio una gran ventaja estratégica sobre sus competidores y resultó muy útil en muchos conflictos durante la década de 1980, sin embargo, esta ventaja no duró mucho. Desde entonces, China ha hecho grandes avances para ponerse al día con los estadounidenses en este sentido, sin embargo, la inteligencia estadounidense dice que el gran salto de China fue impulsado solo por el espionaje.

A pesar de que Estados Unidos ha logrado algunos avances para detener la venta de información confidencial a operativos y espías del PCCh demasiado entusiastas, es una misión imposible, dados los extensos contactos comerciales entre China y Estados Unidos.

LEE MÁS: Espía chino capturado y condenado por conspirar para robar secretos comerciales de la aviación estadounidense

Vision Times informó, el 5 de noviembre, que un tribunal federal de Cincinnati condenó a un oficial de inteligencia chino por planear robar secretos comerciales confidenciales de la aviación. 

En ese momento, el director adjunto Alan E. Kohler Jr. de la División de Contrainteligencia del FBI dijo en un comunicado «Se trataba de espionaje económico patrocinado por el Estado por parte de la República Popular China, diseñado para robar tecnología estadounidense y dejar a los estadounidenses sin trabajo… Para aquellos que dudan de los verdaderos objetivos de la RPC, esto debería ser una llamada de atención; están robando tecnología estadounidense para beneficiar su economía y su ejército».