Verdad, Inspiración, Esperanza

La periodista china Zhang Zhan, encarcelada por exponer el virus de Wuhan en 2020 está ‘cerca de la muerte’

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 5 de noviembre de 2021
(Imagen: https://twitter.com/jeffreychang81/Twitter/Screenshot)

Amnistía Internacional informó el jueves 4 de noviembre que la activista y reportera china encarcelada Zhang Zhan corre un riesgo inminente de muerte si no es liberada para recibir tratamiento médico.

La exabogada convertida en periodista ciudadana fue sentenciada a cuatro años de prisión el 28 de diciembre de 2020 por publicar en las redes sociales sobre la gestión temprana del brote por parte del gobierno.

Zhang viajó a Wuhan en febrero de 2020, donde proporcionó actualizaciones vitales sobre lo que estaba sucediendo en el terreno, y reveló cómo los funcionarios del gobierno chino habían detenido a periodistas independientes y acosado a las familias de los pacientes con COVID-19. 

Zhang, de 37 años, que ha realizado huelgas de hambre intermitentes para protestar por su encarcelamiento, ahora pesa menos de 40 kilogramos (alrededor de 90 libras) según la publicación de Twitter del 30 de octubre de su hermano Zhang Ju, que arroja luz sobre la terrible situación de la periodista.

«No creo que viva mucho más», dijo. «Si no pasa el invierno que viene, espero que el mundo la recuerde como antes», decía la publicación.

‘Ella está en gran peligro’

La madre de Zhang, Zhang Zhan, le dijo a Radio Free Asia que tuvo una videollamada supervisada con su hija el 28 de octubre y describió su situación como extremadamente peligrosa.

“Ahora no puede caminar sin ayuda, y su cabeza sigue cayendo mientras habla. Ella correrá un gran peligro si no la dejan en libertad condicional por motivos médicos. Lloré durante varias horas seguidas después de salir [de la videollamada]”, dijo la madre de Zhang.

Gwen Lee, activista china de Amnistía Internacional, dijo que Zhang, que parece correr un grave riesgo de morir en prisión, «nunca debería haber sido encarcelada». Asimismo añadió que «las autoridades chinas deben ponerla en libertad de inmediato para que pueda poner fin a su huelga de hambre y recibir el tratamiento médico adecuado que necesita desesperadamente».

Lee enfatizó la naturaleza ilegal de la detención de Zhang, diciendo «el enjuiciamiento de Zhang Zhan por parte del gobierno chino, simplemente porque trató de descubrir lo que estaba sucediendo en Wuhan en medio del enorme secreto gubernamental sobre la pandemia, es un vergonzoso ataque a los derechos humanos».

«Si Zhang muere en prisión, su sangre estará en las manos del gobierno chino”, agregó.

Según la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Zhang desapareció por primera vez en Wuhan el 14 de mayo de 2020 y luego se reveló que estaba en Shanghai esperando el encarcelamiento después de haber sido detenida y condenada por «provocar peleas y provocar problemas».

Después de ser encarcelada en junio del año pasado, Zhang inició una huelga de hambre en protesta por lo que ella creía que era un juicio ilegal y falso. En diciembre, estaba tan débil que ya no podía caminar sin ayuda y tuvo que ser colocada en una silla de ruedas.

Amnistía Internacional informó que las autoridades “la habían alimentado a la fuerza y ​​la habían inmovilizado durante días para evitar que le quitaran el tubo de alimentación. [Zhang] también fue obligada a usar grilletes y ataduras de manos las 24 horas del día durante más de tres meses como castigo por su huelga de hambre”.

El 31 de julio, Zhang fue internada temporalmente en un hospital por desnutrición severa. Sin embargo, fue devuelta a prisión poco después a pesar de que su estado de salud empeoraba cada vez más.

Las autoridades chinas también se han negado a permitirle hablar con sus abogados o permitirle visitas en persona a su familia. 

Una petición para liberar a Zhang ya está disponible en el sitio web de Amnistía Internacional.