Verdad, Inspiración, Esperanza

¿Qué está sucediendo realmente detrás de la cortina geopolítica entre Estados Unidos y China?

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 2 de noviembre de 2021
People posing for a photo along an empty Bund in Shanghai, as Typhoon In-Fa lashes parts of the eastern Chinese coast in summer 2021. Rising U.S.-China political tensions have not dampened investment in the world's largest communist state. (Image: VIVIAN LIN/AFP via Getty Images)

Para muchas empresas, las ganancias financieras triunfan sobre las crecientes tensiones diplomáticas

Análisis de noticias

Durante las últimas dos décadas, China ha estado compitiendo contra Estados Unidos para ganar impulso y control sobre la economía global. En una era de comercio en auge, mejoras masivas en tecnología innovadora como inteligencia artificial y armamento sofisticado, las tensiones geopolíticas entre estos dos gigantes financieros parecen más palpables que nunca.

Aunque la economía de EE. UU. ha experimentado reveses en el tercer trimestre de este año, creciendo a su ritmo más lento desde la época anterior a la pandemia, los economistas confían en que la fuerte demanda de los consumidores junto con una renovada flexibilidad en las regulaciones impulsarán el crecimiento en los próximos meses. Y para las instituciones financieras estadounidenses, la pandemia ha traído un crecimiento inesperado en el comercio lucrativo y fusiones de adquisiciones impulsadas por un giro volátil en los ciclos de tasas de interés y un ferviente interés en las criptomonedas.

Asimismo, China ha registrado un crecimiento del PIB del 2,3% en 2020, con una previsión de crecimiento del 8,5% en 2021. En realidad, sin embargo, el impulso del crecimiento de la nación se ha visto afectado en gran medida por los recientes brotes de COVID-19, el retraso en la aplicación de las políticas y el empeoramiento del mercado inmobiliario. La economía china también se enfrenta a retos estructurales impulsados por su demografía adversa, el tibio crecimiento de la productividad y el empeoramiento de los legados creados por la contaminación ambiental y el escaso control de calidad.

Al examinar a ambas naciones desde un punto de vista fiscal, ninguna parece avanzar por sí sola. Sin embargo, Wall Street ha visto que algunos de sus mayores éxitos provienen de empresas chinas. Nikkei Asia informó que Goldman Sachs se unió recientemente a Morgan Stanley y al gigante de seguros Chubb para obtener la aprobación regulatoria para tomar el control total de su empresa conjunta con socios chinos, un aparente voto de confianza en la progresiva liberalización del sector financiero de China.

Este lucrativo matrimonio de intereses financieros se presenta en un marcado contraste en medio del empeoramiento de las relaciones diplomáticas entre las dos economías más grandes del mundo. El Partido Comunista chino (PCCh) ha amenazado repetidamente a Taiwán, la isla gobernada democráticamente que Beijing afirma como una provincia separatista, con salidas aéreas de creciente tamaño. Esto, a su vez, ha provocado una creciente protesta de Washington y otros gobiernos democráticos, aumentando el perfil internacional de Taiwán. 

El mundo también se ha vuelto más alerta a la ambición hegemónica de Beijing después de que el PCCh impuso una estricta ley de «seguridad nacional» de Hong Kong, la ex colonia británica que vio manifestaciones masivas a favor de la democracia en 2019 y 2020 antes de la pandemia. Miles de personas han sido arrestadas y castigadas bajo la nueva ordenanza.

«La necesidad de enfrentar a China es un factor de motivación lo suficientemente fuerte como para que no tomar esta pelea también sea visto como una traición a los intereses nacionales estadounidenses», dijo a Politco Henry Boyd, analista de defensa y estudios estratégicos con base en Gran Bretaña. El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, también enfatizó que el apoyo estadounidense a Taiwán es «sólido como una roca» y que «Estados Unidos ha sido muy claro en el compromiso de profundizar nuestros lazos con Taiwán».

Las empresas internacionales se han dado cuenta rápidamente del ritmo al que crecía la economía de China. Como señaló Lionel Barber en un artículo de opinión publicado el 26 de octubre por Nikkei Asia, las empresas occidentales consintieron incluso cuando Beijing insistió en que sus propias empresas mantuvieran participaciones mayoritarias en empresas conjuntas o pidieran acceso sin inmutarse a propiedad intelectual muy apreciada. China era simplemente demasiado grande para ignorarla y Asia era la fuente del crecimiento futuro. Y ahora sabemos que muchos de los más ricos de China disfrutaban de lazos íntimos con Wall Street, impulsados ​​por incentivos convincentes en la regulación laxa y el comercio mundial.

De manera similar, bajo el presidente Xi Jinping, las empresas internacionales han disfrutado de ventajas sin precedentes mientras operan en suelo chino gracias a la flexibilización de las regulaciones en el mercado financiero en un intento por atraer más inversión extranjera. 

Este panorama económico cambiante significa que los líderes chinos no quieren volver a imponer el control directo de la economía, sino que quieren que las empresas del sector privado se alineen con los planes del partido gobernante, dijo Lester Ross, director del bufete de abogados WilmerHale, con sede en Beijing. 

Mary Erdoes, especialista en gestión de patrimonios de JP Morgan, dijo: “Ahora estamos operando sobre la base de un descuento de China. Las acciones chinas han salido a la venta»

Los expertos ahora se esfuerzan por averiguar si la creciente represión de Xi contra el sector privado de China, incluido el magnate tecnológico y fundador de Alibaba, Jack Ma, es un intento de desviar la atención de la erosión de las libertades civiles por parte del PCCh. Solo el tiempo dirá si Estados Unidos y China pueden continuar coexistiendo como superpotencias modernas que operan bajo agendas políticas contradictorias pero permitiendo que las lagunas sigan impulsando las economías de cada uno.