Verdad, Inspiración, Esperanza

Experto chino afirma que Beijing no será el primero en reconocer el régimen talibán

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 2 de noviembre de 2021
China quiere estrechos lazos con Afganistán gobernado por los talibanes. (Imagen: pixabay / CC0 1.0

Desde que los talibanes tomaron el control de Afganistán, el régimen ha intentado obtener el reconocimiento internacional. China había indicado que estaba interesada en colaborar estrechamente con los talibanes y ha abogado por legitimar el dominio de este grupo en el país.

De este modo, se ha especulado que China podría convertirse en la primera nación en reconocer al gobierno talibán. Sin embargo, Hu Shisheng, experto del sur de Asia en los Institutos de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China (CICR), el grupo de expertos oficial del aparato de seguridad nacional de China, insiste en que este no será el caso.

“Las cosas serán diferentes cuando los cuatro países de China, Pakistán, Rusia e Irán lleguen a un consenso sobre esto. No seremos los primeros”, dijo Hu en un foro organizado por un grupo de expertos militares chino.

A Beijing le preocupa que, dado que Estados Unidos ha salido de Afganistán, ahora podría redirigir los recursos para centrarse en temas como el Mar de China Meridional, la península de Corea y Taiwán. 

Durante sus 20 años de presencia en Afganistán, Estados Unidos desembolsó casi 2 billones de dólares para apoyar sus operaciones allí. Si Washington gasta sólo 50.000 millones de dólares más en el patio trasero de China, Beijing «sentirá mucha presión».

La creciente cooperación entre Estados Unidos e India también es una fuente de preocupación para Beijing, ya que una India más fuerte frustrará los planes del régimen chino de dominar el Indo-Pacífico.

El 25 y 26 de octubre, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se reunió con el gobierno interino afgano de los talibanes en Doha. Beijing pidió a las naciones occidentales que levanten las sanciones contra Afganistán y pidió a la comunidad internacional que se involucre con los talibanes de una manera «racional y pragmática». La parte china expresó su esperanza de que Afganistán tome medidas enérgicas contra los grupos terroristas como el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (ETIM).

“Los talibanes afganos se refirieron a las políticas internas y externas del gobierno interino e hicieron comentarios más positivos sobre temas relevantes de China y la preocupación de la comunidad internacional. Los talibanes afganos dijeron que conceden gran importancia a las preocupaciones de seguridad de China, cumplirán resueltamente su promesa y nunca permitirán que nadie ni ninguna fuerza utilice el territorio afgano para dañar a China. Las dos partes acordaron establecer un mecanismo de enlace de trabajo para discutir los intercambios en la próxima etapa”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, en una conferencia de prensa el 27 de octubre.

El mes pasado, el portavoz de los talibanes, Suhail Shaheen, llamó a China un «país amigo» y dio la bienvenida a las inversiones de Beijing, prometiendo que el equipo garantizará su seguridad. El PCCh tiene los ojos puestos en Afganistán, ya que se dice que el país tiene grandes cantidades de riqueza mineral, especialmente tierras raras que son críticas para el sector tecnológico. Casi un billón de dólares en recursos están encerrados en las montañas afganas.

En un artículo de RAND, el experto en defensa Derek Grossman señala que Beijing está persiguiendo activamente la construcción de una autopista que unirá Afganistán y Pakistán bajo la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI). Además, también se está construyendo una carretera principal a través del Corredor Wakhan que conecta la región china de Xinjiang con Afganistán.

“Una vez completadas, estas nuevas vías deberían permitir a Beijing perseguir sus objetivos de incrementar el comercio con la región y la extracción de recursos naturales en Afganistán”, escribió Grossman.