Verdad, Inspiración, Esperanza

«Es tiránico»: Miles de trabajadores esenciales salen a las calles de Nueva York para protestar por la vacunación obligatoria

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 28 de octubre de 2021
Miles de trabajadores de primera línea de Nueva York y de primeros auxilios salieron a la calle para protestar contra el mandato de vacunación del alcalde Bill de Blasio, que entrará en vigor a las 17:00 horas del viernes 29 de octubre. Aquellos que no demuestren que están vacunados serán puestos en licencia no remunerada. Algunas estimaciones dicen que el número de afectados podría llegar a 50.000 personas. (Imagen: Peter Svab/The Epoch Times)

Miles de maestros, bomberos, policías y otros trabajadores esenciales de la ciudad de Nueva York marcharon por las calles en protesta por la fecha límite que se avecina emitida por el alcalde Bill de Blasio para demostrar su estado de vacunación o ser puestos en licencia sin goce de sueldo. Muchos dicen que están frustrados porque desarrollaron inmunidad natural en los primeros días de la pandemia de COVID-19.

El video del evento publicado por The New York Times mostró a grandes multitudes portando banderas estadounidenses, coreando “no a los mandatos de vacunas” y la broma política interna de moda “ ¡Let’s go, Brandon

ABC7 informa que la Ciudad ha establecido una fecha límite estricta de las 5:00 pm del viernes 29 de octubre para que los empleados revelen su estado de vacunación, y que hasta 50.000 de los 160.000 empleados públicos de Nueva York enfrentan una licencia sin goce de sueldo.

“Es el momento ahora. Si no quiere vacunarse, se le asignará una licencia sin goce de sueldo. Bueno, la gran mayoría de los seres humanos van a trabajar para que les paguen. Y también, creo que muchos de nuestros socorristas tienen un llamado. Creen en el trabajo, se preocupan por el trabajo. Creo que esos dos factores van a hacer que la gran mayoría se vacune”, dijo de Blasio.

El capitán del FDNY Jason Wendell se mostró en desacuerdo con la posibilidad de elegir entre la vacunación obligatoria o perder su carrera debido al problema de la inmunidad natural. “Los bomberos y policías de la ciudad de Nueva York han estado expuestos durante los últimos 20 meses al COVID-19. La mayoría de nosotros hemos contraído la enfermedad y la hemos superado perfectamente y tenemos inmunidad natural”, dijo a The Epoch Times.

El capitán del FDNY Jason Wendell habló de las virtudes de la inmunidad natural en comentarios hechos a los medios de comunicación en una manifestación del 26 de octubre contra el mandato de vacunas del alcalde Bill de Blasio para los trabajadores de la ciudad.  (Imagen: Sarah Lu / The Epoch Times)

«El hecho de que el alcalde y los políticos no reconozcan que la gran mayoría de nosotros ya somos inmunes de forma natural es nada menos que tiránico».

La afirmación de Wendell no carece de mérito científico. Un examen de datos impulsado por inteligencia artificial respaldado por el Departamento de Defensa de septiembre de 5.6 millones de beneficiarios de Medicare mayores de 65 años modeló el riesgo de personas vacunadas que resultan hospitalizadas, y encontró que el diagnóstico previo de COVID tenía, con mucho, la razón de probabilidades más baja.

“La infección previa por COVID-19 tiene un efecto protector importante contra la hospitalización avanzada”, se lee en el informe.

Un estudio similar realizado en Israel en agosto que examinó los registros de salud de uno de los cuatro proveedores de atención médica obligatorios del país encontró que aquellos que habían tomado la vacuna Pfizer sin una prueba de PCR previa de SARS-CoV-2 positiva tenían 27 veces más riesgo de infección sintomática que aquellos que no estaban vacunados pero tenían una prueba positiva previa. 

Wendell también advirtió que la remoción de decenas de miles de trabajadores de la ciudad de sus deberes traería caos. “La ciudad se volverá mucho más insegura sin los socorristas y los oficiales de policía y trabajadores de saneamiento que mantengan la ciudad en funcionamiento, esto tendrá un tremendo impacto negativo en la gente de Nueva York a medida que expulsa a estos trabajadores del servicio», expresó.

La preocupación por la inmunidad natural no se limitó a los miembros de base. Oren Barzilay, presidente de EMS Union de Nueva York, hizo comentarios similares a ABC7: «Todos nuestros miembros estuvieron expuestos a esta enfermedad y desarrollamos nuestra inmunidad natural».

“Si tenemos los anticuerpos naturales en nuestro cuerpo, ¿es realmente necesario inyectar algo más en nuestro cuerpo? Cuando aún es temprano. Solo llevamos 10 meses de proceso de vacunación».

El teniente retirado del FDNY, James Finnegan, dijo a CBS que los socorristas locales se sintieron “traicionados” por el mandato y los comentarios de De Blasio: “No recuerda que cuando comenzó hace un año y medio, lo resolvimos todo. ¿OK? Enfermé a mi familia».

“Esto no es ‘seguir la ciencia’; esto es como el totalitarismo”.

«Realmente, lo que están haciendo es imponer su voluntad a la gente en este momento, y eso es lo que estoy en contra», dijo Finnegan. «Realmente no tengo ningún problema con las personas que se vacunan, si eso es lo que quieren hacer».

Miles de bomberos, maestros, oficiales de policía y otros empleados de la ciudad de Nueva York hicieron oír su voz contra la amenaza de ser puestos en licencia sin goce de sueldo el 29 de octubre a menos que acepten la vacunación.  (Imagen: Sarah Lu / The Epoch Times)

Algunos maestros que asistieron a la protesta también expresaron su preocupación por el próximo impulso para vacunar a todos los niños de 5 a 11 años. Jessica Castellon, una educadora general y especial de prejardín de infantes, dijo a La Gran Época: “No creo que los medicamentos experimentales deban ser obligatorios para los niños cuyo desarrollo físico y cognitivo aún se está desarrollando. No conocemos los efectos a largo plazo de esto en los niños». 

“No conocemos los efectos a largo plazo de esto en los adultos que ya tienen cuerpos funcionales completamente formados. No sabemos qué les hará esto a los niños y no podemos permitirnos que la futura generación de Estados Unidos se vea amenazada por una droga, solo para [llenar] los bolsillos de los políticos y de los de Pfizer, Moderna y todas las demás compañías farmacéuticas».

El 26 de octubre, el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA, de 18 personas, votó 17 a favor y una abstención para recomendar que la dosis pediátrica de la vacuna de ARN mensajero de terapia génica de Pfizer se distribuya a niños de 5 a 11 años. 

Durante la reunión, que se llevó a cabo en línea, el panelista Eric Rubin dijo: «Nunca sabremos qué tan segura es la vacuna hasta que comencemos a administrarla».

“Así es como funciona. Así es como nos enteramos de las complicaciones poco frecuentes de otras vacunas… «

A principios de mes, un bombero anónimo en Chicago le dijo a Epoch Times que una medida similar promulgada en su ciudad fue efectiva para forzar la vacunación porque si un trabajador fue puesto de licencia, se vacuna y quiere regresar “tiene que ser procesado por el oficina de recursos humanos de la ciudad, y eso podría llevar mucho tiempo».

«Y si un miembro está fuera del trabajo por más de 30 días, entonces su seguro será suspendido y no tendrá pago/seguro por un período de tiempo desconocido».