Verdad, Inspiración, Esperanza

El reloj de pulsera: un reloj atemporal

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 28 de octubre de 2021
Rolex, fundada por Hans Wilsdorf en 1905, produce relojes que son reconocidos mundialmente como símbolos de excelencia, rendimiento, prestigio e innovación. (Imagen: Antony Trivet a través de Pexels)

Aparte de los humanos, todos los animales existen en el ahora, sin sensación de pasado, presente o futuro. Nuestra conciencia del tiempo es, por tanto, uno de los rasgos esenciales que distinguen a los humanos de las criaturas menores. La «invención del tiempo» ha influido en nuestro mundo de muchas maneras, especialmente en la forma en que interpretamos nuestras propias vidas y el paso de la historia.

Para llevar la cuenta del tiempo, ideamos métodos precisos para medirlo. Incluso hoy en día, intentamos continuamente mejorar, simplificar y ampliar. Hoy en día es una práctica común utilizar y llevar sofisticados relojes que indican la hora.

A lo largo de los años han aparecido y desaparecido muchos diseños y tecnologías de relojes, y muchas empresas relojeras se han quedado en el camino; sin embargo, algunos de los pioneros del sector siguen vigentes y les va bastante bien. Los relojes de pulsera se consideran el epítome de los accesorios de moda. Sin embargo, desde la invención del cada vez más extendido smartphone, la necesidad de un reloj de pulsera parece haber disminuido, ¿o no?

Historia de los relojes

Desde el año 1500, la gente ha llevado consigo pequeños relojes. Antes de eso, sólo había un reloj de sol de bolsillo. Los relojeros alemanes crearon por primera vez pequeños relojes esféricos que se llevaban al cuello a principios del siglo XX. Durante muchos años, el reloj de bolsillo mecánico fue un elemento de estilo imprescindible.

El “reloj de correa” es una especie de reloj de pulsera. Según los registros históricos, Abraham Louis-Breguet (1747-1823), creó el reloj para la reina de Nápoles el 8 de junio de 1810. Patek Philippe creó un reloj de pulsera para la condesa Koscowicz de Hungría en 1869. Los relojes de pulsera se consideraban un accesorio de mujer. durante este período y durante los siguientes 100-120 años, siendo usados ​​únicamente por mujeres.

Reloj de pulsera vintage para hombre Elgin, caja de plata esterlina, 7 joyas, alrededor de 1918. (Imagen: Joe Haupt a través de Vintage Elgin Mens Wikimedia Commons CC BY-SA 2.0)

A finales del siglo XIX, los militares habían llegado a apreciar las ventajas de tener siempre un reloj «a mano». Los relojes de pulsera vieron un aumento en popularidad después de la Segunda Guerra Mundial. Se convirtió tanto en una herramienta comercial necesaria como en una reliquia invaluable para el tipo adinerado. 

La batalla para producir un reloj a pilas en lugar de un muelle real fue feroz en el mercado de relojes de pulsera fabricados en Estados Unidos. Las baterías de reloj fueron desarrolladas inicialmente en 1954 por investigadores de Hamilton Watch Company para el Ventura, el primer reloj electrónico del mundo.

Funcionamiento con pilas o con muelle

Los relojes que funcionan con pilas funcionan junto con un cristal de cuarzo, que se conoce como movimiento de cuarzo. La batería genera una corriente eléctrica que atraviesa el cristal y hace que vibre a una velocidad de alrededor de 32.000 vibraciones por segundo. Se debe usar un cristal vibrante para que el motor funcione y los engranajes giren las manecillas del reloj.

Cuando un reloj mecánico contiene una espiral (o muelle principal) a la que se le da cuerda automáticamente con los movimientos del usuario, se denomina automático o de cuerda automática. El movimiento es el responsable del funcionamiento del reloj, lo que elimina la necesidad de darle cuerda. Por otro lado, el reloj debe llevarse con regularidad, o la reserva de la pila se agotaría en 36-72 horas.

Una característica intrigante de los relojes automáticos es que el segundero se desliza libremente por la esfera, mientras que un reloj de cuarzo o que funciona con pilas produce un tic y salta cuando toca los segundos.

El reloj automático

El relojero suizo Abraham-Louis Perrelet, creó los primeros mecanismos de relojería automatizados. Sus relojes mecánicos usaban el movimiento del usuario para alimentarlos hasta ocho horas todos los días.

Los relojes automáticos necesitan más trabajo por parte del artesano que un reloj de cuarzo. La artesanía que implica la creación de un reloj automático requiere una precisión extraordinaria y una gran comprensión. Muchos coleccionistas se sienten atraídos por la estética de los relojes antiguos de cuerda, como el Rolex Submariner o el Zodiac Sea-Wolf. Cuando se trata de realizar un seguimiento del tiempo, los automáticos son bastante precisos, aunque pueden perder hasta ocho segundos todos los días en algunos casos. La cantidad de tiempo perdido variará según la antigüedad y la calidad del reloj. 

En términos de mantenimiento, los relojes de cuerda automática deben engrasarse y revisarse al menos cada cinco años. A diferencia de un reloj de cuarzo, nunca es necesario cambiar la pila; aunque si no se usa con regularidad, la energía se agotará y el reloj se detendrá. No hay necesidad de cuerda manual más allá del primer período de 36 a 72 horas, siempre que permanezca en movimiento. Una máquina enrolladora automática puede ayudar a garantizar que su reloj se mantenga en buen estado de funcionamiento.

Los relojes automáticos siguen siendo el reloj favorito porque mantienen la estética tradicional, son convenientes y muy robustos, necesitan poco mantenimiento y tienen una estructura finamente detallada.

El reloj de cuarzo que funciona con pilas

Los relojes que funcionan con pilas suelen ser más rentables y eficientes que los automáticos. Los relojes que funcionan con pilas pierden solo unos segundos cada mes o alrededor de un minuto al año. Dependiendo de la calidad, es posible que solo gane o pierda 5 segundos cada año.

Estas baterías deben cambiarse cada 3-5 años. Para evitar daños irreparables por fugas, use baterías de alta calidad y cámbielas antes de que caduquen. También puede encontrar relojes que funcionan con energía solar que cuentan con baterías recargables, que deben recargarse cada 18 meses.

Los relojes que funcionan con pilas son populares debido a su bajo costo, bajo mantenimiento y precisión.

El reloj del teléfono móvil

A medida que avanzaba la era tecnológica, la industria relojera se vio obligada a mantenerse al día y adoptar el cambio. Con el teléfono móvil, prácticamente todo el mundo tiene un dispositivo de hora súper preciso disponible en su bolsillo. Los relojes cayeron en desgracia como accesorio de moda y una nueva generación creció sin ellos. Ha habido intentos de cambiar la tendencia utilizando tecnología de asistencia, como relojes inteligentes. Sin embargo, estos dispositivos siguen siendo especializados.

Aún así, incluso en la era digital, Suiza ha logrado mantener su reputación de relojes mecánicos de alta calidad, aunque más como joyas de alta gama y símbolos de estatus que como relojes con extrema precisión.

Un encanto atemporal 

Entonces uno podría preguntarse, ¿qué hace que casi la mitad de la población que deambula continúe usando relojes de pulsera?

Existe una variedad de justificaciones para llevar un reloj. Los relojes de pulsera siguen siendo una declaración de moda de la “vieja escuela” porque están hechos de materiales de alta calidad y tienen una larga vida útil. Los relojes de pulsera también tienen una función secundaria, son un accesorio de moda y transmiten el estilo y el carácter de quien los lleva.

Algunos dicen que un reloj de pulsera tiene la ventaja adicional de tener acceso instantáneo al tiempo, en lugar de buscar un teléfono en el bolso o en los bolsillos. Además, los relojes de pulsera son artículos exclusivos que hacen una cosa: decir la hora. Es su función principal y lo hacen bien, tal como fueron diseñados para hacerlo.

Entonces, mientras las modas van y vienen, un reloj clásico nunca pasa de moda.