Verdad, Inspiración, Esperanza

La industria china de semiconductores está lejos de su objetivo de autosuficiencia para 2025

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 23 de octubre de 2021
Beijing no cumplió con sus objetivos de semiconductores para 2020 en su plan Made in China 2025. (Imagen: brookhaven a través de Pixabay)

En 2015, la iniciativa «Made in China 2025» (Hecho en China 2025) de Beijing había delineado objetivos para una China autosuficiente. La industria de los semiconductores fue uno de los sectores a los que se dio importancia en los planes del Partido Comunista de China. La iniciativa propuso elevar la producción de chips de China de aproximadamente el 10 por ciento de la demanda en 2015 al 40 por ciento en 2020 y al 70 por ciento en 2025. Un año después de la meta de 2020, la China comunista no está ni cerca de lograr la autosuficiencia de semiconductores.

Según un informe de IC Insights, el mercado de circuitos integrados en China valía 143.400 millones de dólares en 2020; la producción en China sólo representó el 15,9 por ciento. Si se eliminan los fabricantes extranjeros que operan en el país, cae al 5,9 por ciento. Las autoridades chinas afirman que la participación nacional en el suministro de semiconductores fue del 30 por ciento el año pasado, que es inferior al objetivo del 40 por ciento descrito en el plan Made in China 2025.

«Si la fabricación de circuitos integrados (CI) en China aumenta hasta los 43.200 millones de dólares en 2025, como prevé IC Insights, la producción de circuitos integrados en China seguiría representando sólo el 7,5% del total del mercado mundial de CI previsto para 2025, que asciende a 577.900 millones de dólares».

Muchos productores de CI chinos son fundiciones que venden sus CI a empresas que revenden estos productos a los productores de sistemas electrónicos. «Incluso después de añadir un margen de beneficio significativo a algunas de las ventas de CI de los productores chinos, la producción de CI basada en China seguiría representando probablemente sólo un 10% del mercado mundial de CI en 2025», afirma el informe de IC Insights.

Beijing ha aplicado varias medidas para impulsar su industria de semiconductores. Entre ellas, la creación del «Fondo de Inversión de la Industria de Circuitos Integrados de China» en 2014. El fondo ha ayudado a Semiconductor Manufacturing International (SMIC) a convertirse en un actor clave en la fundición de chips de China. SMIC tiene previsto construir una gran instalación de fabricación en las afueras de Beijing con un coste de 8.870 millones de dólares.

En una presentación regulatoria, SMIC declaró que la fábrica de chips tendrá «una línea de producción con una capacidad de producción de 100.000 obleas de 12 pulgadas por mes, enfocándose en la producción de servicios de tecnología y fundición de circuitos integrados en nodos de proceso para 28 nanómetros y más».

El gobierno también ofrece incentivos fiscales y de otro tipo para fomentar la inversión en el sector. En 2020, las inversiones en semiconductores se cuadruplicaron hasta alcanzar los 140.000 millones de yuanes (21.920 millones de dólares). A pesar de estas medidas, la fabricación de semiconductores en la China comunista está muy por detrás de Taiwán, líder mundial en este sector.

Peng Hu, director del departamento de investigación de CICC y antiguo veterano de Huawei Technologies Co., se entrevistó con SCMP. Dijo que China tiene gente con talento en el diseño de semiconductores, pero el régimen comunista se enfrenta a un gran reto en la parte de fabricación del negocio.

«China carece de talento en la fabricación, especialmente de aquellos que puedan dominar la artesanía, ya que implica muchas materias interdisciplinares como la física y la química… A cualquiera que trabaje en ella menos de 20 años le resulta difícil dominarla», dijo Peng.

La China comunista siente la presión de volverse autosuficiente en semiconductores porque las sanciones de Estados Unidos han prohibido a muchas empresas chinas adquirir chips fácilmente. Estar a merced de Washington no es algo que Beijing pueda tolerar.

Sin embargo, los expertos creen que el enfoque del PCCh en construir una cadena de suministro de semiconductores que sea inmune a las sanciones estadounidenses es una tarea ardua. 

«Los semiconductores se basan en la división global del trabajo… Ningún país puede crear su propia cadena de suministro independiente», dijo un experto a Nikkei Asia.