Verdad, Inspiración, Esperanza

El PCCh lanza ofensiva contra la inversión privada en medios

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 19 de octubre de 2021
El presidente chino y presidente del Partido Comunista, Xi Jinping, en el centro superior, saluda a la multitud después de su discurso sobre el retrato del difunto presidente Mao Zedong en una ceremonia que marca el centenario del Partido Comunista. (Imagen: Kevin Frayer / Getty Images)

La iniciativa más reciente del Partido Comunista Chino (PCCh) para preservar su gobierno despótico implica prohibir la inversión privada en los medios a través de una serie de medidas enérgicas regulatorias y restricciones financieras.

En su postura habitual contra el discurso público y la libertad del pueblo, el ataque del PCCh contra el sector privado es otro ejemplo de la desesperación de Beijing por mantener un control opresivo.

Inversiones privadas atacadas

Si bien el capital privado ha sido prohibido en las inversiones en medios desde 2005, la prohibición fue levantada por el ex presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao, quienes esperaban exponer los principales medios de comunicación a los lectores y abrir contenido en línea.

Sin embargo, desde que el presidente Xi Jinping asumió el poder en 2012, el PCCh realizó ataques elaborados y directos contra sus propios negocios, intentando afirmar el control sobre la economía.

El 8 de octubre, la Comisión de Reforma y Desarrollo del Estado (SDRC, por sus siglas en inglés) afirmó que hizo un pedido de apoyo público al incluir las inversiones privadas en una lista negra. Posteriormente fueron aprobados por la Administración Estatal de Radio, Cine y Televisión, la Administración General de Prensa y Publicaciones (GAPP) y la Administración del Ciberespacio. 

La GAPP fue inicialmente asignada para “orientar y regular” al sector privado en materia de prensa y publicaciones.

Un ex profesor de la Universidad de Shanxi, de apellido Luo, dijo que el gobierno comunista no confía en el sector privado para promover su «orientación ideológica» entre el pueblo de China.

“El gobierno se está asegurando de controlar su mensaje, no entregará el bolígrafo a nadie más”, dijo Luo. «Quiere una voz dominante que gobierne todo».

La prohibición colocaría ciertas inversiones en una lista que prohíbe a las «organizaciones sin inversión del sector público» hacer negocios en la «recopilación, edición o transmisión de noticias».

Agencias de noticias, grupos editoriales de periódicos, emisoras de radio o televisión, proveedores de noticias en línea, servicios de edición o editores se encuentran entre las organizaciones incluidas en la lista, según la SDRC.

Además, los inversores privados no pueden obtener ganancias en «organizaciones políticas, económicas, militares o diplomáticas», así como en «importantes servicios sociales, culturales, tecnológicos, de salud, educación, deportes y otros». También se prohíbe la “orientación política y de opinión pública u orientación de valores” por parte del sector privado.

El comentarista de asuntos de actualidad con sede en Beijing, Zhang Tianqi, declaró que no le sorprendían los planes del PCCh de restringir las inversiones privadas. Dijo que será «propicio para un lavado de cerebro más completo de la población».

«Usaron tanto la fuerza militar como la propaganda para tomar el poder en 1949, y los medios de comunicación, el poder de la pluma, ha seguido siendo un pilar muy importante del régimen desde entonces», dijo.

En un artículo de opinión en línea en agosto, el ex editor Li Guangman dijo que las restricciones eran parte de la «revolución profunda». En un artículo de propaganda, Li elogió la separación de Xi de las políticas pro mercado. Dijo que la propuesta contra las inversiones privadas «erradicaría a los ‘capitalistas’ de las noticias y otros contenidos de los medios de comunicación de China».

«Una vez que la lista se publique e implemente, veremos cambios profundos y significativos en los medios de comunicación de este país», dijo Li. También elogió la represión del PCCh contra el sector privado en un ensayo anterior. Hizo referencia al bloqueo de la oferta pública inicial (OPI) de Ant Financial en Nueva York en 2020 y la investigación sobre la aplicación de viajes compartidos Didi Chuxing.

También se dijo que la prohibición estaba relacionada con el enjuiciamiento del ex editor de noticias Luo Changping, quien criticó la película de guerra respaldada por el PCCh «La batalla en el lago Changjin».

Consecuencias de la represión

El concepto de «prosperidad común» a largo plazo de Beijing fue concebido para una supuesta regulación y redistribución de ingresos para el público. Ya había impactado a los sectores privados por un tiempo. Las principales empresas del sector privado como Alibaba y Tencent, ambas controladas por el PCCh, fueron amenazadas con investigaciones antimonopolio. La educación privada también estaba en peligro de ser reformada, lo que la haría poco rentable.

Debido a la represión de la inversión del sector privado, las propias empresas de Beijing se han vuelto más rentables este año. Las grandes empresas industriales han ganado 1,77 billones de yuanes chinos (275.000 millones de dólares) en beneficios totales durante los primeros ocho meses de 2021, según Nikkei Asia.

Si bien hay esperanzas de que el sector privado se recupere como lo hizo en años anteriores, enfrenta problemas de financiamiento, así como una «dificultad para traspasar los costos a los clientes».

Como informó Financial Review, los analistas también temen que las empresas con sede en China puedan enfrentar muchas dificultades para recaudar fondos. Las preocupaciones surgen después de una investigación sobre las relaciones entre los bancos propiedad del PCCh y los fondos de inversión, que amenazaron con hundir al gobierno en una desaceleración de su economía.