Verdad, Inspiración, Esperanza

Desarrolladores chinos muestran signos de debilidad en medio de la crisis de Evergrande

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 11 de octubre de 2021
El sector inmobiliario de China se ha visto sometido a una enorme tensión financiera. (Imagen: MichaelGaida a través de Pixabay)

Durante los últimos meses, la empresa inmobiliaria china Evergrande ha sido uno de los puntos de atención de la comunidad inversora internacional. La empresa se ha endeudado por más de 300.000 millones de dólares y ahora es incapaz de hacer frente a muchos de los reembolsos.

Los expertos han estado advirtiendo que esto podría no ser un problema limitado solo a Evergrande y que otras compañías inmobiliarias chinas también pueden tener problemas financieros. Tales predicciones parecen hacerse realidad ya que varios desarrolladores de la China comunista están mostrando signos de debilidad financiera, incluso perdiendo el pago de sus deudas.

En su presentación en la bolsa de Hong Kong, Fantasia Holdings admitió que no pagó 206 millones de dólares en bonos que vencieron el 4 de octubre. La compañía tiene 30 días para pagar los bonos antes de que se consideren oficialmente en incumplimiento. Además, Fantasia tampoco ha pagado 108,56 millones de dólares a una empresa que intenta comprar su negocio de gestión de propiedades. 

Los pasivos de la compañía ascienden a 12,8 mil millones de dólares según su estado financiero para la primera mitad de 2021. Las acciones de Fantasia han caído casi un 60 por ciento este año y la compañía tuvo que suspender sus operaciones el 9 de septiembre.

S&P Global Ratings ha reducido su calificación para Fantasia, bajándola a «Incumplimiento selectivo». La agencia dijo que la falta de reembolso del principal provocará potencialmente incumplimientos en los bonos en circulación de la empresa. 

La agencia de calificación Fitch señaló que Fantasia no había revelado un bono privado en su informe financiero. La compañía pagó tarde 100 millones de dólares adeudados por la fianza. 

«Creemos que la existencia de estos bonos significa que la situación de liquidez de la empresa podría ser más ajustada de lo que esperábamos», dijo Fitch.

Fitch rebajó las calificaciones de Sinic Holdings después de que la inmobiliaria no pagara los intereses adeudados por sus deudas. Según los informes financieros del primer semestre de este año, Sinic ha acumulado una deuda de 14.200 millones de dólares. Desde el 20 de septiembre, se detuvo la negociación de las acciones de la compañía. 

Sinic tiene un pago de bonos de 246 millones de dólares que vence el 18 de octubre, que S&P Ratings cree que terminará en default. La agencia también rebajó la calificación de Sinic a CC, lo que significa que la empresa se encuentra en una posición muy vulnerable. 

“Hemos bajado la calificación porque creemos Sinic se ha topado con un problema grave de liquidez y su capacidad de servicio de la deuda casi se ha agotado”, dijo S & P.

Los inversores también están vigilando de cerca a Xinyuan Real Estate Co, que tiene un pago de bonos de 229 millones de dólares que vence el 15 de octubre. El mes pasado, Fitch rebajó las calificaciones de Xinyuan debido al «mayor riesgo de refinanciamiento» del bono del 15 de octubre.

En una entrevista con Reuters, un analista anónimo de Londres declaró que el costo de financiación para las empresas inmobiliarias chinas «ha aumentado enormemente para todas estas empresas y en realidad es un riesgo de contagio».

«Desde la crisis de Evergrande, los inversores se han preocupado y centrado más en la capacidad de pago de los desarrolladores chinos», dijo al medio de comunicación Thomas Kwok, jefe de negocios de acciones de la corredora de valores de Hong Kong CHIEF Securities.

Kwok advirtió que muchos desarrolladores inmobiliarios no han podido emitir deuda nueva para refinanciar, lo que ha creado problemas de liquidez para estas empresas. 

“Este será un círculo vicioso para los desarrolladores que no son lo suficientemente fuertes, porque no hay suficiente liquidez en el mercado para todos”, dijo Kwok. Los bienes raíces representan el 15 por ciento del PIB de China.