Verdad, Inspiración, Esperanza

Lee más literatura clásica: ¡Es buena y te hace bien!

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 7 de octubre de 2021
A la hora de leer, considere los libros clásicos. Además de ser un entretenimiento agradable y saludable, enriquecen la mente y mejoran las habilidades sociales. (Imagen: Andrea Piacquadio a través de Pexels)

Un buen libro que resiste el paso del tiempo lo hace por una razón. La literatura clásica ofrece mucho más que varias horas de entretenimiento. Los mejores libros nos ayudan a comprender la humanidad, nos dan una idea de los defectos de otras personas, así como los nuestros, y nos inspiran a vivir moralmente y con valentía, y a tratar a los demás con dignidad y bondad; valores universales que no cambian con el tiempo.

Además, a diferencia de muchas de nuestras novelas de ritmo rápido y emocionalmente estimulantes de hoy, los clásicos utilizan un lenguaje complejo y una estructura de oraciones que no solo nos transporta más a fondo en la vida de sus personajes, sino que también nos hace ejercitar nuestro cerebro y concentración. Con frecuencia abordan temas de la época, tanto filosófica como políticamente, que pueden ser notablemente relevantes para los acontecimientos actuales. 

Mejora tu intelecto

Aunque la extensión de algunos clásicos puede parecer desalentadora, el contenido es cautivador, y cada una de esas páginas está llena de valioso material de aprendizaje. Encontrará nuevas palabras que añadir a su vocabulario, lo que le permitirá comprender mejor el material de lectura más complicado.

Leer material que requiere más atención y más tiempo también aumenta su capacidad de atención. Jenny Phillips, una madre decepcionada con el material de lectura de sus propios hijos, fundó ‘The Good and the Beautiful’, un recurso valioso para los padres que buscan clásicos saludables y enriquecedores para los niños. En su video How Books Have Changed, comparó las primeras cinco oraciones de los clásicos más vendidos de 1877 con los más vendidos de 2019. 

Mientras que los clásicos eran ricos en lenguaje figurado, amplios en vocabulario y contaban con una estructura de oración compleja, excediendo de 20 a 30 palabras por oración; los best-sellers modernos carecían de todo lo anterior, y las primeras cinco oraciones en total usaban solo de 20 a 30 palabras. En cierto sentido, nuestra literatura moderna se ha «simplificado». Afortunadamente, todavía tenemos muchos clásicos que pueden estimular nuestro intelecto; solo tenemos que recogerlos.

Amplía tus horizontes

Los clásicos provienen naturalmente de un período de tiempo anterior, y muchos fueron escritos en un idioma extranjero; nos dan un contexto rico para otra cultura. Los detalles finos del paisaje y las costumbres que podría perderse incluso si estuviera allí, se presentan en una página para que los disfrute y devore. Clásicos chinos como El viaje al oeste de Wu Cheng’en y el Romance de los tres reinos de Luo Guanzhong nos sumergen en los poderosos mitos de la antigua y exótica China. 

Simplemente por su antigüedad, los clásicos brindan una valiosa viñeta de la historia de una manera fácil de digerir. El solo hecho de seguir la vida diaria y los desafíos de los personajes en un lenguaje fino y hermoso puede sembrar una imagen del pasado como ningún otro formato. Novelas como Lejos de la multitud enloquecedora de Thomas Hardy y Adam Bede de George Elliot dan vida a las pruebas de la vieja Inglaterra rural con un encanto y una intensidad exquisitos. 

El pensamiento y las discusiones en varios niveles de la sociedad del pasado también pueden darnos una idea de los problemas sociales de hoy. Libros como Historia de dos ciudades de Charles Dickens y El idiota de Fyodor Dostoievski están ambientados en tiempos de agitación social y proporcionan antecedentes importantes sobre las luchas de clases y el surgimiento del comunismo.

Descubre tu fortaleza interior, tu fe y tus defectos

A veces es más fácil verse en los demás. Si bien la representación visual de los personajes en la televisión y las películas puede ser fuerte y memorable, la escritura descriptiva nos permite reflexionar más profundamente sobre los rasgos específicos de los personajes y considerar cómo los ven los demás. 

Charles Dickens y Jane Austin, en particular, tenían talento para burlarse de los absurdos de sus personajes imperfectos. Encontrar alguno de esos rasgos en nosotros mismos nos llevaría a ser más conscientes de nuestras propias palabras y acciones.

Los personajes que superan las dificultades, por otro lado, pueden ser inspiradores y motivadores. En de Harper Lee Matar a un ruiseñor y de Aldous Huxley Un mundo feliz, los protagonistas se enfrentan a un mal social abrumador, sin embargo, se aferran a sus creencias morales para hacer lo que es correcto; recordándonos lo importante que es para uno mantener su brújula moral frente al mal, independientemente del resultado.

Obras como Scarlet Letter de Nathanial Hawthorne y Tess of the D’Urbervilles de Hardy cuentan con personajes principales que afrontan su confusión interior con una paciencia increíble, recordando la importancia de una mente fuerte, incluso si el cuerpo es débil.

La guerra y la paz de León Tolstoi puede ser la obra literaria más extensa y sólida que jamás le gustaría leer. Con una amplia gama de personajes complicados y varias tramas interrelacionadas, la fe y la iluminación espiritual se encuentran entre los muchos temas importantes que se abordan. El egoísmo, la indulgencia, la duda y el miedo se superan a medida que los personajes encuentran coraje, fe y amor incondicional. Aparte de un relato histórico en gran parte preciso de la invasión napoleónica de Rusia, Guerra y paz ofrece un sabor rico y satisfactorio de la cultura y las creencias rusas. 

Jane Eyre de Charlotte Brontë es el personaje desinteresado por excelencia. Enfrentando una dificultad tras otra en su juventud, siempre esforzándose por ser mejor y finalmente encontrando la verdadera felicidad en el amor, Jane renuncia a todo debido a sus creencias morales. El dulce amargo es su recompensa, pero no se arrepiente de sus acciones.

Mejora tu comunicación y tus habilidades sociales

La comunicación es clave en gran parte de nuestra vida diaria. Por el contrario, la mala comunicación puede provocar malentendidos y relaciones fallidas. Leer los clásicos es una forma natural de mejorar las habilidades de comunicación, ya que las conversaciones de los personajes suelen ser excelentes ejemplos de buen diálogo. Sus sentimientos y deseos claramente expresados ​​nos muestran el potencial de mejora en nuestro propio uso de las palabras. 

La forma madura y racional en que se resuelven los problemas en los clásicos, o incluso las disputas que resultan de la falta de comunicación, nos dan una guía sobre cómo comportarnos con los demás. Las interacciones honorables y amables siempre resultan más exitosas que las palabras ofensivas y enojadas.

Los estudios han demostrado que los lectores de ficción de calidad tienen una mayor cognición social. Leer los clásicos nos ayuda a relacionarnos con los demás. Llegamos a reconocer una amplia gama de pensamientos y sentimientos exhibidos en sus variados y coloridos personajes, lo que resulta en la cualidad esencial de la empatía. Una persona empática es fácil de tratar, amable y paciente. Es una cualidad que sirve para mejorar todas nuestras relaciones así como nuestro papel en la sociedad.

Entretenimiento saludable para tus hijos

Libros como la serie La casita de Laura Ingalls Wilder, Las crónicas de Narnia, de CS Lewis, y otros cuentos infantiles clásicos son mejores opciones que gran parte de la literatura actual destinada a los niños. Construyen un estándar moral, en lugar de degradarlo, guiando a nuestros jóvenes a convertirse en adultos íntegros, respetuosos y trabajadores. 

En su comparación entre la literatura clásica y la moderna, Jenny Phillips ha registrado la reducción de las lecciones morales en los libros desde 1810 hasta 1950. En 150 años de literatura, el número de páginas de 25 que enfatizaban una lección moral descendió de 16,1 a 0,6. Los libros populares de hoy se centran a menudo en el humor poco amable o irrespetuoso con los demás, mientras que los clásicos dan valiosas lecciones de vida.

La literatura sana y ética para nuestros hijos puede ayudarlos a resistir la miríada de tentaciones en este mundo cada vez más egocéntrico; enseñándoles a ser responsables con ellos mismos y con los demás, y a seguir sus conciencias, en lugar de sus caprichos. Para conocer la lectura recomendada de Jenny, que abarca todas las edades de lectores jóvenes, visite su sitio web Good and Beautiful.

Lo mejor de los clásicos es que nunca «envejecen». Puede leerlos una y otra vez, encontrando nuevos detalles y un significado más rico con cada lectura. Así que elige un clásico hoy, incluso si ya lo has leído; es digno de su tiempo y traerá beneficios más allá de lo que imaginas.