Verdad, Inspiración, Esperanza

El sector manufacturero chino se debilita: la crisis energética sigue siendo una gran amenaza para la producción de las fábricas

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 6 de octubre de 2021
Un trabajador trabaja en una máquina de fabricación en Nantong, en la provincia oriental china de Jiangsu, el 26 de mayo de 2021. - China OUT (Foto de STR / AFP) / China OUT (Imagen: STR/AFP vía Getty Images)

Algunos analistas dijeron que China tuvo una fuerte recuperación económica luego del daño desatado por la pandemia COVID-19, sin embargo, los últimos datos de fabricación y una serie de otros problemas que van desde cortes de energía severos y la amenaza de colapso del Grupo Evergrande indican que las perspectivas de crecimiento de China podrían no ser tan buenas como algunos han predicho.

El índice de gerentes de compras de manufactura (PMI) de septiembre cayó a 49.6 desde 50.1 en agosto, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS). PMI mide el sentimiento entre los propietarios de fábricas. Esta es la primera vez que el PMI manufacturero cae por debajo del nivel 50 desde febrero del año pasado. Una lectura por debajo de 50 sugiere una contracción del sector. La cifra de 49,6 también es inferior a las expectativas de los analistas encuestados por Bloomberg y The Wall Street Journal.

“En septiembre, debido al bajo sentimiento de las industrias de alto consumo de energía, el PMI manufacturero cayó por debajo del umbral. Pero mirando desde la perspectiva del sentimiento, entre los 21 sectores encuestados, había 12 por encima del umbral, dos más que el mes pasado, y la mayoría de los sectores manufactureros se expandieron desde el mes pasado”, dijo Zhao Qinghe, estadístico senior de NBS, en un comunicado. Insistió en que las empresas son «optimistas» sobre la recuperación del mercado de servicios.

Sin embargo, la situación económica general en China parece ser peor de lo que afirman las autoridades, principalmente debido a dos cuestiones; una crisis energética y la situación de la deuda de Evergrande.

Los analistas económicos han reevaluado sus expectativas de crecimiento del PIB para China a un nivel más bajo. Goldman Sachs señaló que existe una “considerable incertidumbre” en el mercado de cara al cuarto trimestre, siendo Evergrande uno de los principales riesgos. La empresa de bienes raíces Evergrande ha asumido más de 300 mil millones de dólares en pasivos y ahora no puede manejar la presión. Si la empresa colapsa, tendrá consecuencias masivas en la economía china. 

«Esperamos que el crecimiento de las ganancias industriales caiga aún más en los próximos meses en medio de una notable desaceleración del crecimiento en el segundo semestre debido a las olas recurrentes de COVID-19 y la estrategia de cero COVID de Beijing, probablemente desacelerando las exportaciones, y la aplicación de Beijing del endurecimiento del sector inmobiliario y las medidas ecológicas», dijo Nomura en una nota.

La crisis energética también tiene un impacto grave en las empresas, ya que las autoridades locales han pedido a los fabricantes que cierren sus operaciones durante las horas pico e incluso en días específicos. Esto ha interferido en las actividades de producción, provocando el desperdicio de materias primas, el retraso o la cancelación de pedidos, y ha introducido factores que están perturbando la cadena de suministro. 

La crisis energética es en gran parte el resultado de la escasez de carbón y de que Beijing limita el consumo de electricidad entre las industrias para cumplir con sus objetivos de emisión de carbono.

Más de la mitad de todas las provincias chinas no han cumplido con los objetivos de consumo de energía del gobierno durante los primeros seis meses del año. Varias localidades en potencias económicas como Zhejiang, Guangdong y Jiangsu han restringido el uso de energía para las fábricas. 

Se espera que tales límites al uso de electricidad duren hasta fin de año, lo que significa que la producción industrial probablemente se mantendrá moderada durante los próximos meses. 

Según los analistas de Morgan Stanley, si la crisis energética continúa hasta fin de año, la disminución resultante en la producción podría frenar el crecimiento del PIB de China para el cuarto trimestre en aproximadamente un 1 por ciento.

La interrupción de la fabricación de China también tendrá un efecto negativo en la economía mundial. En una entrevista con The Wall Street Journal (WSJ), Mike Beckham, cofundador y CEO de Simple Modern, con sede en Oklahoma, que fabrica productos como botellas de agua aisladas y mochilas, dijo que sus proveedores en China ya se han quejado de la reducción de la producción debido a las regulaciones gubernamentales.

Beckham predice que los precios minoristas de algunos productos en Estados Unidos aumentarán hasta en un 15 por ciento para la próxima primavera. “Habrá un efecto en cascada… A medida que [comenzamos] a comprender las ramificaciones de lo que está sucediendo, [nos hemos] dado cuenta de que esto es potencialmente más grande que cualquier cosa que hayamos visto en nuestras carreras comerciales”, dijo al WSJ.