Verdad, Inspiración, Esperanza

Ante la crisis eléctrica, los proveedores de Apple y Tesla suspenden la producción en China

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 2 de octubre de 2021
La crisis energética de China ha afectado la producción de los proveedores de Apple en el país. (Imagen: real-napster a través de Pixabay)

Una crisis energética en China ha afectado las cadenas de suministro de empresas estadounidenses como Tesla y Apple. Muchos proveedores han suspendido la producción en fábrica para cumplir con las políticas de Beijing de restringir el consumo de energía.

Unimicron Technology, un proveedor de Apple, cerró tres de sus fábricas el 26 de septiembre para adherirse a la «política de limitación de la electricidad» del gobierno local. El cierre continuará hasta el 30 de septiembre. La empresa fabrica placas de circuito impreso y espera que sus otras plantas compensen la pérdida de producción.

Concraft Holding, que suministra componentes de altavoces utilizados en los iPhones de Apple, se vio obligada a suspender la producción durante cinco días en sus plantas de fabricación en la ciudad de Suzhou. La empresa dijo que cubriría la demanda existente con sus inventarios.

Eson Precision Engineering cerró la producción en sus instalaciones de fabricación ubicadas en la ciudad de Kunshan hasta el 1 de octubre. Eson es el mayor ensamblador de iPhone del mundo y también suministra a Tesla. “La compañía aprovechará su inventario para mantener la operación mientras que la producción se detiene… Esperamos que para organizar la producción de los fines de semana o en las próximas vacaciones [próximo mes] a a satisfacer las necesidades de los clientes”, dijo Eson en una presentación a la bolsa de Taiwán.

La crisis energética llega en un momento en que los fabricantes están bajo presión para cumplir con los pedidos. Según Gu Wenjun, analista jefe de la firma china de investigación de mercado de semiconductores y productos electrónicos ICwise, la crisis energética que se avecina podría afectar las ventas de nuevos productos lanzados por Apple, Xiaomi y Huawei.

Esta es una temporada alta para las empresas de semiconductores que producen chips críticos para productos electrónicos. Dado que ya existe una escasez de chips a nivel mundial, la crisis energética solo puede empeorar las cosas.

En un informe, Gu señaló que varios fabricantes de semiconductores en el país ya han perdido el acceso a la energía, lo que tendrá un «fuerte impacto» en la industria. A diferencia de otras industrias, la industria de los semiconductores «no se puede encender o apagar en un momento», advirtió.

“El daño [causado por las medidas de racionamiento de energía del país] podría empeorar porque el fin de año es la temporada alta para la electrónica… China es el centro de fabricación de teléfonos inteligentes”, escribió Gu en un informe.

Según Jeff Pu, analista de Haitong International, las restricciones de energía de China y la posterior reducción de la producción harán que los precios de exportación aumenten. Esto aumentará la inflación estadounidense a medida que el país se adentre en la temporada navideña y posiblemente también genere incertidumbre con respecto a la demanda de productos tecnológicos. Pu siente que la escasez de energía obligará a que la escasez de suministro en la industria de los semiconductores «dure más».

Crisis de poder

Una de las principales razones de la crisis energética de China es su búsqueda de objetivos climáticos. El año pasado, el líder chino Xi Jinping declaró en las Naciones Unidas que China reduciría las emisiones de carbono por unidad de PIB, también conocido como intensidad de carbono, en más del 65 por ciento de los niveles de 2005 para 2030. Este año, Beijing apunta a una caída de la intensidad energética del tres por ciento.

Según la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China (NDRC), solo 10 de las 30 regiones continentales del país lograron cumplir sus objetivos de reducción de energía en la primera mitad del año. La generación de energía del país hasta agosto ha aumentado un 10,1 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado.

Mientras tanto, los suministros de carbón también están contribuyendo al problema. Beijing ha restringido las importaciones de carbón de Australia debido a disputas comerciales y políticas. El régimen chino también amplió las medidas de seguridad en las minas de carbón locales luego de una serie de accidentes, lo que ralentizó la producción nacional de carbón. Como resultado, el país está experimentando una escasez de carbón.

«Si la escasez de energía se debiera solo a la escasez de carbón, posiblemente podrían resolverse en uno o dos meses… Pero es poco probable que Beijing suavice sustancialmente sus medidas de política ecológica hasta la primavera del próximo año después de que China sea sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022», Wang Lisheng, un economista de Nomura, le dijo a Fortune.

Los sectores de construcción y manufactura de China han impulsado sus actividades luego de una recesión pandémica. Sin embargo, estas industrias requieren grandes cantidades de energía para seguir funcionando, lo que genera más carbón y emisiones de carbono. Las emisiones de carbono del país se dispararon a niveles récord durante el primer trimestre del año.

“La economía está mucho más impulsada por el sector industrial que por el sector de consumo… Desafortunadamente, la intensidad energética en el sector industrial es mucho más alta que en el sector de consumo”, escribió el economista de Macquarie Larry Hu en una nota de investigación.

Mientras tanto, Wang señala que la demanda reprimida por el cierre del puerto de Ningbo podría compensar temporalmente el impacto de la oferta creado por la crisis energética. Ningbo, una ciudad costera al sur de Shanghái, había cerrado una terminal en agosto después de un brote de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Ningbo es el tercer puerto más activo del mundo.