Verdad, Inspiración, Esperanza

La chumbera, fuente sostenible de alimentos y combustible

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 27 de septiembre de 2021
La planta de higo chumbo, totalmente comestible, tiene el potencial de ser ampliamente utilizada como alimento sostenible y fuente de combustible. (Imagen: Jorki Paya Canals vía Flickr CC BY-ND 2.0)

El potencial alimentario y de combustible de la chumbera (Opuntia ficus-indica) lleva años investigándose. Ya en 2015, científicos del Reino Unido propusieron que las plantas de bajo consumo de agua podrían ser la clave para la futura producción de bioenergía. 

Un estudio más reciente, publicado en la revista GCB Bioenergy por investigadores de la Universidad de Nevada, Reno, abarcó cinco años de investigación sobre el éxito, en climas cálidos y áridos, de varias chumberas diferentes.

Determinaron que la chumbera dulce producía más fruta y consumía un 80% menos de agua que otras variedades de chumbera. 

Aunque hay 194 especies de Opuntia (o Nopal), todas las variedades cultivadas son híbridos de Opuntia ficus-indica. Es la especie de Opuntia más ampliamente distribuida en el mundo, ya que se encuentra en todos los continentes excepto en la Antártida. En algunos lugares se ha convertido en una mala hierba invasora, que amenaza sobre todo a los pastos para el ganado a gran escala.

La gran y colorida flor de la chumbera también es comestible y puede utilizarse en ensaladas. (Imagen: Forest & Kim vía Flickr CC BY 2.0)

El higo chumbo es una gran planta leñosa de hasta 3 metros de altura. Varios pétalos superpuestos de color amarillo, naranja o rojo forman una gran flor en forma de copa cuando el cactus florece. Múltiples estambres con punta de polen rodean un estigma verde en el centro. Las flores atraen a una gran variedad de polinizadores. 

El fruto de la chumbera es de forma ovalada, con tonos de piel madura que van del verde al púrpura. Su piel está cubierta de pequeñas y finas púas, llamadas gloquidios. La pulpa de la fruta es jugosa, dulce y sabrosa y coincide con el color de la piel. Tienen semillas comestibles y se pueden comer crudas, directamente de la planta. 

También se pueden comer los jóvenes y jugosos cladodios (hojas en forma de almohadilla). Se cree que la Opuntia es originaria de México y se dice que el ser humano la consume desde hace unos 9.000 años. Las opuntias sin espinas también han evolucionado a lo largo de los milenios como cultivo alimenticio.

Los investigadores creen que la chumbera puede convertirse en una importante fuente de alimento en el futuro, ya que se siguen buscando cultivos que sobrevivan con menos agua durante más tiempo y sigan produciendo alimentos y frutos.

Desde la alimentación del ganado hasta la gastronomía, la Opuntia (o Nopal) ofrece una serie de usos con la ventaja añadida de que no se desperdicia, ya que los restos pueden utilizarse para formar combustible. (Imagen: Dziana Hasanbekava vía Pexels CC 0)

John Cushman, coautor del estudio de Nevada, estima que el 42% del terreno de la Tierra está clasificado como seco o semiárido por naturaleza. Por ello, el cultivo de cactus puede reportar enormes beneficios.

Si se cultivan chumberas en zonas demasiado secas para otros cultivos, este aumento de la producción podría convertirse en una fuente de alimento popular.

Debido a sus cualidades antioxidantes, esta suculenta se ha convertido en un popular aditivo alimentario y en la fuente de un extracto natural. El alto contenido de agua de la Opuntia la hace ideal para alimentar al ganado en tiempos de sequía.

El secuestro de carbono es otro beneficio del cultivo de cactus en zonas secas. Como «sumideros» de carbono en tierra, capturan y almacenan el CO2, que luego puede ser recogido y procesado en biocombustibles para sustituir a los combustibles fósiles.

«Esa es la ventaja de este cultivo perenne», explicó Cushman. «Después de haber cosechado los frutos y las almohadillas para la alimentación, nos quedará una gran cantidad de biomasa que puede utilizarse para la producción de biocombustibles», dijo. 

Cushman y sus colegas tienen previsto seguir investigando la chumbera y su potencial como combustible o alimento sostenible. 

El objetivo de los científicos es comprender qué tiene la composición genética de estas útiles suculentas del desierto que las hace tan resistentes a la sequía y aplicar esa información para hacer que otros cultivos sean también más resistentes a la sequía. 

En una época en la que la gente empieza a reconocer ampliamente los efectos nocivos de los OMG, cabe preguntarse: «¿por qué no aceptar y utilizar lo que la naturaleza nos ha dado con gratitud, ya que es suficiente?» Perseguir mayores beneficios manipulando otras plantas para que compartan con las Opuntias propiedades que no tienen naturalmente parecería plantear peligros iguales o mayores a la «ganancia».