Verdad, Inspiración, Esperanza

Lapislázuli: la fuente del pigmento más caro del planeta

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 23 de septiembre de 2021
El lapislázuli es una roca metamórfica semipreciosa apreciada por su intenso color azul. La piedra se valora por su belleza y sus propiedades espirituales, y su color se ha aplicado a innumerables obras de arte a lo largo de la historia. (Imagen: Elade53 vía Wikimedia Commons Public Domain)

El azul intenso siempre ha sido un color importante en las obras de arte tradicionales como símbolo de la belleza celestial, la majestuosidad y la perfección. Un pigmento azul se considera a menudo el más caro jamás creado, pues cuesta más que su peso en oro.

El ultramar es un pigmento derivado de la roca triturada del lapislázuli (azur o azul). El tono azul intenso se debe a la presencia de grandes cantidades de lazurita, un mineral azul de sodalita. El lapislázuli se compone principalmente de lazurita, con vetas blancas de calcita y salpicaduras doradas de pirita, que se combinan para formar un pigmento opalescente.

Una larga historia

El pigmento mineral se utilizaba ya en el siglo VI d.C., en las figuras de cerámica que representaban a los antiguos sogdianos (mercaderes de la Ruta de la Seda) descubiertas en las tumbas de la dinastía Wei en Luoyang. La Gruta de los Mil Budas de Guangyuan, que data de los siglos VII al X (dinastía Tang), está adornada con murales en los que también se encontró lazurita.  

Las miniaturas de los períodos persa y mogol alcanzaron su punto álgido en los siglos XV y XVI. En su extraordinaria obra en miniatura, Kamal-ud-din Behzad (1450-1535) hizo un gran uso de la belleza y la durabilidad del pigmento de Lapis. La misma belleza del lapislázuli puede verse en las miniaturas mogoles, que no se han desvanecido con el tiempo.

Hallazgos recientes demuestran que los pigmentos de lapislázuli también se utilizaron en la producción de manuscritos iluminados. En Dalheim (Alemania), se enterró a una mujer de mediana edad en un complejo eclesiástico-monasterial del siglo IX al XIV y, dentro de su cálculo dental, se descubrió un pigmento ultramarino derivado del lapislázuli.

El pigmento se identificó como un polvo consistente en tamaño y compuesto con el pigmento ultramarino derivado del lapislázuli. Parece que la dama era probablemente una pintora de manuscritos religiosos muy decorados. Es la primera prueba directa de que una mujer religiosa en Alemania utilizaba el color ultramar. 

La piedra preciosa

Afganistán ha sido durante mucho tiempo el principal proveedor de lapislázuli. Se extraía en las cuevas Sar-i Sang y Shortugai de Badakhshan ya en el séptimo milenio antes de Cristo. Marco Polo escribió en una ocasión: «Hay una montaña en esa región donde se encuentra el mejor azur [lapislázuli] del mundo. Aparece en vetas como vetas de plata».

Al igual que otras piedras preciosas azules, el lapislázuli se asocia espiritualmente con una conciencia superior. Se ha utilizado a menudo en la meditación y algunos creen que facilita la apertura del tercer ojo, o sexto chakra. Un ojo tallado en la piedra y engastado en oro en Egipto es considerado como un poderoso amuleto. 

Muchos consideran que la piedra es un símbolo de la verdad y la justicia. En el mito sumerio, Inanna, la diosa del amor, visita el inframundo para asistir al funeral de su cuñado, llevando cuentas de lapislázuli y una vara hecha con la gema. Al entrar, fue despojada de todos sus adornos, y por tanto de su poder, y fue condenada a muerte.

Inanna fue finalmente rescatada, pero su hermana insistió en que otra persona debía ocupar su lugar cuando ella se fuera. Inanna descubrió que su marido no había llorado su ausencia, y que estaba felizmente comprometido con las esclavas; así que lo eligió a él, en lugar de a cualquiera de sus sirvientes que la habían llorado adecuadamente, para que fuera enviado al inframundo en su lugar. La justicia se cumple.

Aplicación y modificación en Occidente

Tras su introducción en Europa por los comerciantes italianos durante los siglos XIV y XV, el pigmento pasó a denominarse ultramar, del latín ultramarinus, que significa literalmente «más allá del mar», aunque también podría aludir a la intensidad del color, que parece brillar como el agua en movimiento una vez aplicado al lienzo.

La Virgen en oración, de Sassoferrato, (1640-50) El coste del pigmento natural ultramarino era tan elevado que su uso se limitaba a los cuadros más sagrados. (Imagen: Giovanni Battista Salvi da Sassoferrato vía Wikimedia Commons Public domain)

El proceso de extracción era laborioso y costoso, por lo que el producto resultaba prohibitivo para los artistas trabajadores del Renacimiento, y solía reservarse solo para los cuadros más sagrados. Aun así, se dice que Miguel Ángel dejó su cuadro El Entierro sin terminar porque no podía permitirse el preciado pigmento. Rafael construyó sus azules con pigmentos menos costosos y sólo aplicó el ultramar en la capa final. 

Con el incentivo de 6.000 francos para desarrollar un ultramarino sintético, un químico francés -Jean-Baptiste Guimet- y un profesor alemán -Christian Gmelin- se presentaron para reclamar el premio. De los dos, Guimet se empeñó en haber descubierto su solución primero, y su pigmento artificial se desarrolló en 1826 para convertirse en el ultramar francés ampliamente accesible. 

Como el pigmento sintético carece de las impurezas minerales naturales, ofrece un color aún más intenso y puro, que algunos consideran ofensivo. Pintores como Andrew Wyeth prefirieron quedarse con la tradición, así que este último molió su propia pintura mineral, a pesar del gran gasto que suponía, para conseguir un color sutilmente más suave. 

Como dijo en una ocasión el crítico de arte John Ruskin: «El color azul ha sido designado eternamente por la Deidad para ser una fuente de deleite; y tanto si se ve perpetuamente sobre tu cabeza, como si se cristaliza una vez cada mil años en una única e incomparable piedra, su reconocimiento de su belleza es igualmente natural, simple e instantáneo».

Ila Bonczek contribuyó a este informe.