Verdad, Inspiración, Esperanza

El legado del primer emperador de China

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 23 de septiembre de 2021
Al unificar China, Qin Shi Huang puso fin a más de 500 años de fragmentación política y guerra. (Imagen: New Tang Dynasty Television)

China tiene una historia de alrededor de 5.000 años, pero antes de la dinastía Qin que comenzó en el 221 a. C., el concepto de «China» era totalmente diferente al que conocemos ahora.

Al igual que Europa durante la Edad Media, China se dirigió según el feudalismo. Un rey reinaba en la capital, mientras que los duques le proporcionaban tributo y respeto a cambio del derecho a gobernar sus propios estados vasallos.

La dinastía Zhou fue el último de los reinos feudales chinos. Comenzó hace más de 3.000 años y duró alrededor de 800 años. Sin embargo, en la segunda mitad de la dinastía, la realeza de Zhou ya no ejercía ninguna autoridad política. El poder real estaba en manos de los duques, que comenzaron a llamarse reyes. Los estados más grandes conquistaron estados más pequeños y, después de cientos de años, China estaba controlada por siete reinos: los Estados en Guerra.

Unificando los siete estados

Qin Shi Huang, el primer emperador de China. (Imagen: Wikimedia / CC0 1.0)

En el año 300 a. C., el estado de Qin, ubicado en el oeste de China, implementó una reforma masiva de acuerdo con la ideología del legalismo. En sucesivas guerras y esquemas diplomáticos, Qin se expandió en todas direcciones.

Pero una gran nación todavía necesita grandes líderes para llevarla a la victoria. En el año 246 a. C., Ying Zheng, de 13 años, ascendió al trono de Qin, mientras que su madre, la reina Zhao y su antiguo amante, el comerciante Lü Buwei, dirigían la política entre bastidores. Más inquietantemente, la reina Zhao conspiró con su nuevo amante, el falso eunuco Lao Ai, para usurpar el poder por completo y entregar el trono a los hijos ilegítimos de Lao Ai.

A pesar de este trato, Ying Zheng esperó su momento. Nueve años después, a la edad de 22, hizo ejecutar a Lao Ai y puso a la reina Zhao bajo arresto domiciliario. Finalmente, podía gobernar por derecho propio.

Ying Zheng continuó con las sólidas políticas legalistas que llevaron a su país a la grandeza más de un siglo antes. Además, se resistió a las opiniones xenófobas de algunos de sus funcionarios y contrató a quien estuviera dispuesto y fuera capaz de fortalecer a Qin, sin importar dónde nacieran.

Mientras los poderosos ejércitos de Qin aplastaban los estados del centro de China, un hombre que actuaba bajo las órdenes del príncipe heredero del estado de Yan visitó a Ying Zheng en la capital de Qin. El embajador, Jing Ke, trajo la cabeza de un general Qin fugitivo, así como un mapa que muestra todos los territorios que Yan cedería a Qin a cambio de la paz.

Pero en el último momento, Jing Ke sacó una daga oculta y trató de matar a Ying Zheng. El rey Qin pudo esquivar su espada y, desenvainando su propia espada, mató a Jing Ke en la sala del trono.

Jing Ke falló en su intento de asesinar al rey de Qin y fue asesinado en el proceso. (Imagen: New Tang Dynasty Television)

Unos años después del fallido asesinato de Jing Ke, en el 221 a. C., Qin había conquistado el resto de China.

Tradición imperial

El rey Ying Zheng ahora reinaba sin oposición sobre tianxia (天下) «bajo el Cielo», o el mundo entero conocido por los chinos. Sin más estados ni duques, sintió que el título de «rey» ya no era suficiente para expresar la majestad de su posición. Su atención se centró en dos caracteres chinos, huang (皇) y di (帝). Estos eran términos de máximo respeto reservados para los antiguos gobernantes de China, así como para los dioses. Ying Zheng combinó estos en una palabra, «huangdi», y se declaró a sí mismo Qin Shi Huangdi (秦始皇 帝), o el Primer Emperador de Qin.

Qin Shi Huang se preocupó por el futuro de su imperio e hizo lo que pudo para evitar su desintegración. En el proceso, unió no solo el territorio de China y creó un gobierno central fuerte, sino que también ordenó la estandarización del idioma chino. Cualquiera que sea su dialecto hablado, los caracteres que la gente solía escribir serían los mismos dondequiera que fueran.

La ley bajo Qin era extremadamente estricta. Incluso las infracciones menores podían ser castigadas con severidad. En 210 a. C., Qin Shi Huang murió. Su hijo iluminado Fu Su debería haberlo sucedido, pero después de generaciones de guerra, los funcionarios de Qin eran hombres endurecidos que codiciaban las ganancias y el poder, entonces usurparon el trono y obligaron a Fu Su a suicidarse.

La dinastía Qin pronto colapsó y duró solo 15 años. Pero la autoridad central, la majestad imperial y la unidad cultural que creó duraron más de dos milenios. El nombre extranjero «China» proviene de la pronunciación «ch» de la «q» en Qin, y los historiadores todavía recuerdan a Ying Zheng como Qin Shi Huang, el Primer Emperador.