Verdad, Inspiración, Esperanza

Cultura china del té: origen, desarrollo y el tao del té

Lucy Crawford, nacida y criada en China, vive en Canadá desde hace más de 20 años. Lucy siente una gran simpatía por los chinos y el sufrimiento humano en general. Con una maestría en educación y habiendo trabajado en varias profesiones, ahora traduce y escribe sobre historias situadas en la China antigua y moderna. Vive en Calgary con su esposo y cuatro hijos.
Published: 22 de septiembre de 2021
El té, que alguna vez se usó principalmente por sus beneficios para la salud en China, se ha convertido en una de las bebidas más populares del mundo. (Imagen: Jose Esquivel via Pexels)

El té, la bebida nacional de China durante siglos, se ha convertido en la segunda bebida más popular del mundo, después del agua. La cultura y los rituales del té se practican en muchos países.

Si consideramos el descubrimiento y la introducción de la planta, las técnicas de cultivo, la elaboración y la preparación, y los métodos y rituales para beber té, las raíces están conectadas directa o indirectamente con China.

Orígenes del té

El origen del té se remonta a la leyenda de Shen Nong, el Granjero Divino, que se conoce comúnmente como el creador de la medicina herbal china. Aprendió su oficio probando todo tipo de vegetación para determinar su utilidad, y descubrió que el té tenía un efecto desintoxicante. 

Según cuenta la leyenda, Shen Nong tenía un vientre transparente como el cristal. No importa lo que comiera, podía observarlo con mucha claridad a través de su vientre. En ese momento, la gente vivía en condiciones primitivas y comía todo crudo, incluida la carne y el pescado. La diarrea era un problema común. 

Shen Nong tenía buen corazón y quería ayudar a la gente. Para aliviar su sufrimiento, descubrió las propiedades medicinales de las plantas herbáceas probándolas y observando el efecto en su propio cuerpo. Viajó a lo largo de montañas y ríos año tras año, en busca de nuevas hierbas. Un día, Shen Nong encontró un árbol de hoja perenne con flores blancas y se comió las hojas. Después de tragarlas, sucedió algo extraño. Las hojas no solo se movían por su estómago limpiando toda la comida que había ingerido, sino que también dejaban un sabor fragante en su boca y una sensación de frescura.

Shen Nong estaba extremadamente complacido de haber encontrado el efecto desintoxicante de estas hojas. Creía que su descubrimiento le fue otorgado por dioses celestiales, en reconocimiento de su noble deseo de encontrar hierbas medicinales para tratar las enfermedades de la gente.

A partir de entonces, cada vez que ingirió algunas hierbas venenosas, usó las hojas de té verde para desintoxicarse. Dado que estas hojas desempeñaban el papel de un médico interno, mirando y limpiando su estómago, Shen Nong las llamó «cha» (examinar). Más tarde, la gente cambió la palabra original a su carácter homónimo «cha» (té). Así fue como se descubrió el té en China.

Un puesto de té chino en Gulang Yu exhibe todo tipo de variedades de té disponibles para la venta. El té se ha desarrollado a través de los tiempos desde una simple hierba con beneficios para la salud hasta una cultura altamente refinada y desarrollada. (Imagen: Photography_1O1 a través de Flickr CC BY-ND 2.0)

El té puede calmar la sed, refrescar la mente y neutralizar el veneno. Se consideraba un tipo de hierba para mantener la buena salud al margen de las hierbas medicinales. Con el tiempo, se recogieron de la naturaleza pequeños ejemplares de Camellia sinensis, la planta perenne que produce las hojas de té, y se cultivaron. Domesticadas, estas plantas se mantienen en forma de arbusto, aunque en estado silvestre pueden convertirse en árboles.

Poco a poco, el té se hizo conocido y se usó no solo para mantener la salud, sino también como un tributo, un plato o una especie de bebida. A través de modificaciones en diferentes dinastías, el té evolucionó hasta convertirse en la bebida que conocemos hoy.

Desarrollo del té

En la antigüedad, cuando el té se usaba como medicina, la gente cortaba las ramas de los árboles de té silvestres, recogía las puntas de las hojas frescas, las hervía en agua y luego bebía esta infusión. Se llamaba «té de avena». Debido al sabor áspero producido por el uso de este método, el medicamento se llamaba «té amargo» en ese momento. A lo largo de diferentes dinastías, el método se perfeccionó y luego se simplificó para convertirse eventualmente en nuestro método actual de verter agua hirviendo en hojas de té secas.

Durante las dinastías Qin y Han (221 a. C.-220 d. C.), la gente desarrolló nuevas formas de preparar el té. En lugar de hervir hojas de té frescas, hornearon «tortas de té» en el fuego y luego las molieron hasta convertirlas en polvo. Se añadió agua hirviendo para hacer té. Se agregaron cebolleta, jengibre y naranja al líquido caliente, y se llamó «té horneado».

En la época de la dinastía Tang (618-907), la gente hacía pasteles de té con regularidad. Para tomar el té, primero romperían un pastel de té, lo molerían finamente, lo pasarían por un colador, colocarían el té fino en una taza y verterían agua hirviendo en él. La cultura del té ganó popularidad en este momento. Gradualmente, «beber té» se convirtió en «degustar té». Los banquetes de té también se hicieron populares en el palacio real, en los templos y entre los eruditos. 

El ambiente en un banquete de té era generalmente solemne y elegante, y seguía estrictas reglas de etiqueta. El té que se sirviera tenía que ser de alta calidad y el agua tenía que provenir de manantiales conocidos. El juego de té también tenía que ser precioso y de buena calidad. 

El banquete generalmente comenzaba con el anfitrión mezclando personalmente el té o supervisando la mezcla del té. Esto fue para mostrar respeto a los invitados. A la mezcla le siguió la presentación del té, la recepción del té, el olfato del té, la apreciación del color del té y la degustación del té. Después de tres rondas, la gente comenzaba a comentar sobre el té, apreciar las excelentes cualidades morales del anfitrión, disfrutar del paisaje y charlar o escribir prosa o poemas.

Durante la dinastía Ming (1368-1644), era común verter agua directamente en una tetera o una taza de té con hojas de té sueltas, lo que lo hacía más simple y más conveniente para beber.

La cultura del té es una cultura intermedia

Hubo un hombre llamado Lu Yu (733-804) en la dinastía Tang (618-907), quien, después de muchos años de observación e investigación, escribió un libro titulado Cha Jing (El clásico del té). Este libro resumió una serie de métodos, desde cultivar té y cosechar las hojas, hasta prepararlo y probarlo. El libro también describe la profunda connotación cultural del arte del té, dando forma al primer Dao del té. Las personas de generaciones posteriores llamaron a Lu Yu el «sabio del té».

La cultura del té refleja las características de la cultura oriental tradicional, combinando «té» con «Dao». 

«Dao», o el Camino, refleja los principios y la ley del universo y la vida. Había «Dao» en todos los oficios y profesiones en la antigua China, y la gente estaba interesada en perseguir el Dao. Por lo tanto, los antiguos chinos también buscaron el Dao en la degustación del té.

La cultura del té es una especie de cultura «intermedia», en la que el té funcionaba como portador para transmitir y continuar el espíritu de la cultura tradicional china. Liu Zhenliang en la dinastía Tang declaró claramente en las diez virtudes de beber té: «El té puede continuar el Dao y el té puede refinar la voluntad de uno». Entonces, ¿qué es el Dao del té?

En la superficie, hay seis temas básicos con respecto al té: etiqueta del té, prácticas del té, métodos del té, técnicas del té, artes del té y esencia del té. Para comprender el Dao del té, uno debe iluminarse al espíritu de estos seis temas. Cuando uno estudia las técnicas, el enfoque no está en las «técnicas» sino en el «espíritu». Sin embargo, para comprender el espíritu, hay que empezar con las técnicas. Este es el principio para estudiar el Dao.

El Dao del té

La cultura del Dao del té revela varias verdades profundas. Al experimentar cómo el té comienza amargo y se vuelve dulce, uno puede iluminarse al principio de que vivir una vida sencilla y experimentar dificultades puede conducir a la alegría. 

La cultura del té también puede ayudar a descubrir la felicidad de dejar ir los apegos. Para apreciar el color, la fragancia, el sabor y la forma del té, uno debe liberar la ansiedad interna y las preocupaciones mundanas. En este estado de profunda paz, uno puede reflexionar sobre la vida, moldear su temperamento, alcanzar un estado de tranquilidad y satisfacción y sentir la belleza de la tranquilidad.

Incluso la preparación de té puede revelar verdades más elevadas. El maestro japonés de la ceremonia del té Sen no Rikyu dijo una vez: «… (tú) debes saber que la naturaleza del té no es más que agua hirviendo para hacer té». Esto demuestra que uno puede captar los misterios del universo observando cosas triviales en la vida diaria.