Verdad, Inspiración, Esperanza

Compostar recupera la salud del suelo, de las plantas y de las personas

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 22 de septiembre de 2021
El compostaje de material orgánico de tu cocina y jardín es una buena manera de reducir los desechos y mejorar su suelo. (Imagen: Sippakorn Yamkasikorn a través de Pexels)

Si bien la palabra «suciedad» generalmente tiene connotaciones negativas, también puede verse como la base de nuestra existencia. Los horticultores y botánicos prefieren la palabra «suelo» para el medio que da vida y que ensucia tu alfombra si lo traes a tu casa. Las plantas lo necesitan para crecer y nosotros necesitamos plantas para sobrevivir.

Pero el suelo también es un ser vivo y necesita ser alimentado. Con el agotamiento continuo de nutrientes y la erosión de minerales, el suelo no puede sustentar a las plantas que nos alimentan. Si ingresas fertilizantes químicos -que equivalen a dar azúcar refinada a una persona hambrienta- la tierra realmente morirá. Entonces, para devolver la vida al suelo, a las plantas y a las personas; la materia orgánica, rica en nutrientes, necesita ser devuelta continuamente a la Tierra. 

¿Por qué compostar?

Se estima que cada año se producen 2,6 billones de libras de basura en nuestro planeta. Gran parte de estos desechos son, de hecho, materia orgánica. Al separar nuestros desechos compostables, no solo podemos reducir significativamente los desechos, sino también producir exactamente lo que mantendrá vivo nuestro suelo. El compostaje nos permite devolver los nutrientes al suelo de manera que se puedan utilizar fácilmente. 

Debido al agotamiento de los suelos, la mayoría de los alimentos comprados en las tiendas tienen un bajo contenido de vitaminas y minerales. Cuando los alimentos se cultivan en un suelo pobre en nutrientes, los alimentos en sí mismos carecen de nutrientes. El compostaje de desechos agrega naturalmente estos elementos esenciales a la tierra y ayuda a neutralizar el pH, haciendo que los nutrientes estén más disponibles. Mejora la retención de agua del suelo y también la calidad del agua, haciéndolo ecológicamente beneficioso. 

Según la EPA, un aumento de la materia orgánica de solo un uno por ciento puede triplicar la capacidad de retención de agua del suelo. Esto asegura que los jardines florezcan y produzcan cosechas nutritivas y sabrosas. Los agricultores y jardineros suelen utilizar abono maduro, un material de construcción de suelo rico en nitrógeno y humus que es de color marrón oscuro a negro y huele a tierra; pero el compostaje de otros materiales en casa también funciona bien. 

Los desechos de la cocina, los desechos del jardín y los recortes de jardín se pueden convertir en abono . Es una forma sencilla y económica de proporcionar fertilizantes orgánicos saludables para su jardín. Hacer abono es simple y se puede hacer casi en cualquier lugar (incluso en un apartamento). Entonces, pongámonos a trabajar.

Una simple estructura ayuda a mantener el compost contenido mientras se descompone. (Imagen: Alan Levine vía Flickr CC0 1.0)

Consejos para recolectar restos de comida

Recoge los restos en un recipiente limpio y con tapa. Trozos más pequeños se convierten en abono más rápidamente debido a su mayor superficie, así que parte los trozos más grandes. Guarda el cubo en la nevera o el congelador para evitar los olores y las moscas de la fruta.

La mayoría de los materiales orgánicos (restos de comida, hierba, ramitas, etc.) se pudren y degradan de forma natural, pero el compostaje crea las condiciones ideales para que los microorganismos descompongan los residuos más rápidamente.

Tres ingredientes fundamentales:

El agua, los verdes y los marrones son los tres elementos esenciales para el compostaje. El compostaje es fácil una vez que tiene sus materiales compostables.

El material verde (rico en nitrógeno) calienta la pila, mientras que el material marrón (rico en carbono) alimenta a los microorganismos.

Los verdes son las cáscaras de las verduras, los recortes de hierba, los posos de café y los restos de fruta; y los marrones son los materiales secos, como ramitas, hojas muertas y ramas de árboles. La proporción entre los materiales marrones y verdes debe ser aproximadamente igual en la pila de compost. Si está demasiado seco, será necesario añadir agua para descomponer la materia orgánica.

Un contenedor de abono puede ser tan primitivo como esta estructura de palos apilados, ya que sirve para mantener el material unido, pero permite una gran circulación de aire. (Imagen Bryan Alexander a través de Flickr CC BY 2.0)

Qué compostar y qué evitar

Verduras y frutas, pan, granos, pasta, cáscaras de huevo, bolsitas de té, posos y filtros de café, cartón, papel de desecho de jardín, periódico triturado, heno, hojas, recortes de césped, plantas de interior muertas, aserrín y astillas de madera, telas de algodón o lana, las plumas, las cenizas de la chimenea y las cáscaras de nueces son excelentes materiales para abono.

Las cosas que se deben evitar incluyen el carbón, que puede incluir productos químicos tóxicos para las plantas; plantas enfermas o infestadas, porque sin alcanzar una temperatura elevada, estas aflicciones pueden sobrevivir e infectar otras plantas; manteca de cerdo u otros productos animales que causan olores y atraen plagas como ratas y moscas; arena para mascotas, que puede incluir parásitos, bacterias, gérmenes, patógenos y virus peligrosos; y recortes de jardín tratados con pesticidas, que pueden envenenar su suelo. 

Alternativas a los contenedores de compostaje

Si no tienes un jardín para una pila de abono al aire libre, puedes abonar en el interior con un recipiente especialmente diseñado o hacer uno con cualquier recipiente grande perforando los lados con muchos agujeros. Incluso puedes considerar comprar un contenedor de compostaje de lombrices. Si recuerdas mantener su colección y monitorear sus contribuciones, no olerá desagradable ni atraerá insectos o ratas.

El compostaje al aire libre también se puede colocar en contenedores o simplemente amontonar en una pila. Una pila suelta debe ubicarse de manera que reciba algo de luz, no tenga agua estancada y sea accesible a diario. Invierte en una horquilla.

Se puede construir un contenedor de abono de malla de alambre súper simple en una forma flexible para su área.

Hay una variedad de contenedores de abono al aire libre disponibles, que van desde simples hasta complejos, dependiendo de cuánto dinero desees invertir. Una opción efectiva y de bajo costo es construir un gabinete de tres lados. Postes, paletas y algunas cercas de alambre es todo lo que necesita. El lado abierto permite el acceso para girar y realizar mantenimiento.

Compostar no es complicado

Junta los materiales marrones y verdes, picando o desmenuzando los trozos más grandes. Para conseguir la proporción correcta, utiliza dos partes de marrón, que suele ser material ligero y suelto, por una parte de material verde fresco y denso. Guarda una reserva de materiales marrones en una bolsa o contenedor junto a tu cubo de compostaje y añádelos a diario con los residuos de la cocina.

Apila tu pila en capas alternas, humedeciendo cada capa para mantenerla húmeda. Una vez que tu pila de compost haya tomado forma, entierra los residuos de frutas y verduras debajo del material parcialmente compostado para activar la descomposición y minimizar los insectos.

Mantén la pila aireada mientras añades nuevo compost. Deja de añadir material cuando tu pila tenga un metro de altura y deja que se descomponga. Mientras tanto, asegúrate de poner en marcha otro contenedor. Una vez a la semana, remueva la pila para oxigenarla y mantenerla uniformemente húmeda.

Los montones de compost en frío tardan de varios meses a un año en madurar, pero no tienes que esperar a que toda la pila se descomponga para utilizarla. Cuando el compost esté listo, olerá a tierra y tendrá un aspecto negro. Ten en cuenta que es posible que aún veas trozos de cáscaras de huevo rotas, huesos de melocotón y similares. Sigue siendo utilizable, pero si prefieres un producto más fino, simplemente tamízalo.

Dar un buen uso al producto

Ahora que has creado esta increíble materia orgánica rica, puedes usarla en tu jardín incorporándola al suelo antes de plantar, o cubriendo plantas que ya están creciendo. Remacha tus plantas en macetas para darle un toque agradable, o prepara  de abono para una «bebida energética» que le encantará a sus plantas.

El compostaje es una actividad fácil y satisfactoria. No solo reduce significativamente los residuos, sino que le devuelve a la Tierra algo que generosamente nos ha proporcionado.

Ila Bonczek contribuyó a este informe.