Verdad, Inspiración, Esperanza

5 relaciones simbióticas fascinantes entre la flora y la fauna

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 22 de septiembre de 2021
Un loro colgado hace su trabajo de cabeza, polinizando mientras come. (Imagen: Lip Kee a través de Wikimedia Commons CC BY-SA 2.0)

No es raro encontrar una relación entre plantas y animales. Somos muy conscientes del papel que juegan los insectos en la propagación del polen de una planta a otra mientras se alimentan de néctar, iniciando el desarrollo de frutos y semillas.

Sin embargo, hay muchas otras formas en las que las plantas y los animales trabajan juntos que realmente pueden hacer que te maravilles de las perfecciones de la naturaleza en equilibrio y armonía. Estos seres vivos de diferentes reinos forman relaciones complejas en las que dependen unos de otros para sobrevivir; desconcertándonos a los humanos simples.

Hormigas y plantas

Las hormigas se encuentran a menudo marchando en colonias dentro de las cortezas de los árboles. De lo que quizás no nos demos cuenta es de cuán cercana puede ser la relación entre estos diminutos insectos y su imponente árbol.

Las hormigas de la acacia se encuentran como en casa en el árbol de acacia nativo de Australia y África, y naturalizado en América del Sur. Las espinas largas y afiladas del árbol que disuaden a la mayoría de los animales de comer las hojas ofrecen refugio a las hormigas. Residiendo dentro de estas espinas gruesas y huecas, las hormigas se alimentan del néctar proporcionado por la flor del árbol. A cambio, las hormigas defenderán su hogar de los herbívoros dándoles picaduras desagradables en la boca.

Sin embargo, esta relación resulta ser un poco unilateral. Al estudiar estas hormigas, el investigador Martin Heil descubrió que después de consumir el néctar de la acacia, pierden su capacidad de descomponer los azúcares del néctar por sí mismas, debido a una enzima inhibidora presente en la savia dulce. Esto efectivamente bloquea a las hormigas en servicio, ya que ya no pueden alimentarse del néctar de ninguna otra planta.

Las hormigas acacia protegen su hogar y su fuente de alimento picando a los herbívoros hambrientos, pero su servicio no es del todo voluntario. 
El árbol de acacia las encierra en un contrato de por vida al inhabilitar su capacidad para descomponer los azúcares del néctar de cualquier otra planta. (Imagen: Ryan Somma a través de Flickr CC BY-SA 2.0)

En América del Sur, se puede encontrar otro ejemplo de simbiosis entre hormigas y plantas en la selva tropical, en un «jardín» que se cree -según la leyenda local- que es cultivado por demonios.

Según la estudiante graduada de Stanford Megan E. Frederickson en la revista Nature, los jardines del diablo son áreas en la selva amazónica que consisten casi exclusivamente en una especie de árbol llamado Duroia hirsuta y se cree que es cultivado por un espíritu maligno del bosque.

Una hipótesis explica que el jardín está siendo protegido, no por demonios, sino por una especie de hormiga.

Se argumenta que la hormiga del jardín del diablo es responsable de la destrucción de cualquier planta que compita con los árboles Duroia hirsuta en los que residen. Esto asegura las condiciones para que prosperen los plantones de Durioa, promoviendo la expansión de las colonias de hormigas.

Los estudios realizados por Frederickson sugieren que las hormigas atacarán cualquier árbol o planta, excepto los árboles Duroia hirsuta.

Camuflaje submarino

Un caparazón duro y garras poderosas no son suficientes para proteger a los cangrejos contra los depredadores más grandes. Como generalmente son presas muy visibles, algunas especies han encontrado formas inteligentes de camuflarse mientras corren por el fondo del océano. 

Los cangrejos ermitaños, por ejemplo, toman un caparazón abandonado como casa móvil; algunos cangrejos se cubren de otros animales sedentarios, como esponjas, y otros se mimetizan casi a la perfección con la arena. Una especie de centolla adopta un enfoque activo para evitar a sus depredadores.

El camuflaje es una parte importante de la vida de un cangrejo. Algunas especies adhieren trozos de algas, musgo o líquenes a sus caparazones, protegiéndose a sí mismos, mientras les dan a las plantas un impulso a otras áreas del océano y acceso a una gama más amplia de nutrientes.  (Imagen: iluxave a través de Flickr CC BY 2.0)

Este cangrejo araña se cubre con algas de color marrón verdoso, cortadas para hacer su propio camuflaje viviente; algo parecido a un traje ghillie cubierto de hierba que usan los soldados para esconderse entre una espesa vegetación.

Con esta chaqueta verde terrosa, el cangrejo se vuelve invisible para la mayoría de los depredadores, mezclándose con el colorido mundo del fondo del océano y ganándose el apodo de «cangrejos decoradores».

Mientras protegen a su anfitrión, las algas se benefician con un transporte a otras áreas del océano donde pueden colonizar aún más y acceder a más nutrientes del agua a medida que se mueven.

Aroma de la cena

Cuando se dañan, algunas plantas liberan compuestos orgánicos volátiles (COV), que no solo disuaden a los herbívoros, sino que también atraen a los depredadores hacia sus objetivos previstos. 

Por ejemplo, una planta de tabaco dañada por una oruga liberará COV que se esparcen rápidamente por el aire. Mientras que la oruga no se da cuenta ni se ve afectada por la señal, los insectos depredadores captan el mensaje y toman medidas rápidas para cazar la plaga. Las plantas de habas atacadas por pulgones utilizan el mismo método para atraer a los depredadores y eliminar los pulgones.

Al enviar COV, las plantas obtienen protección contra las plagas, al tiempo que ofrecen a los depredadores una comida fácil.

Polinizadores que no son insectos

Los insectos no son los únicos polinizadores que existen. Se cree que alrededor del 9% de los mamíferos y aves del mundo ayudan a las plantas a esparcir su polen y a propagarse.

Los murciélagos son los polinizadores más importantes de lo que uno podría imaginar. Son especialmente importantes en climas cálidos, ya que polinizan las suculentas con sus lenguas extralargas por la noche. Además, varias plantas tienen flores nocturnas, que florecen cuando la mayoría de los insectos están inactivos. No debería sorprendernos que estas bestias aladas sean los principales polinizadores de la clase de los mamíferos.

Si bien el colibrí se reconoce fácilmente como un polinizador, con su diminuto tamaño y su pico largo, también se sabe que varias especies de loros polinizan. El loro veloz se especializa en las flores del árbol de la gema azul de Tasmania, que necesita que los loros dispersen el polen en su entorno bastante aislado. 

El loro colgante poliniza el muérdago, Macrosolen cochinchinensis, cuyas flores solo se abren cuando las visitan los pájaros. La planta reacciona a un pájaro posado abriendo rápidamente una flor rica en néctar para exponer los receptores reproductivos mientras rocía al pájaro con polen.

Aguacates y megafauna

Los aguacates son una fruta tan popular y prolífica, que es difícil imaginar que alguna vez se creyó que estaban al borde de la extinción. Estos frutos verdes grasos tenían semillas tan grandes que solo podían ser consumidas y defecadas enteras por la megafauna, animales grandes como mamuts y perezosos terrestres gigantes que vagaban por la Tierra hace decenas de miles de años. 

Después de que la megafauna se extinguió, los aguacates no tuvieron un huésped animal para esparcir las semillas. Brotaron donde cayeron, lo que obligó a los árboles jóvenes a competir con la planta madre. 

Si los humanos no hubieran comenzado a cultivar estos árboles de hoja perenne tropicales/subtropicales, podrían haber desaparecido por completo. Nuestra cría selectiva para obtener más carne y semillas más pequeñas puede aumentar sus posibilidades de supervivencia incluso si perdiéramos el interés en el futuro.

Reflexionar sobre las asociaciones complejas e ingeniosas que existen entre plantas y animales puede ser fundamental para descubrir nuestras propias fortalezas y debilidades; identificar dónde necesitamos ayuda y dónde podemos brindar ayuda. Trabajar juntos para mejorar como un todo es siempre más productivo que luchar unos contra otros en una competencia sin fin.

Ila Bonczek contribuyó a este informe.