Verdad, Inspiración, Esperanza

El uso de jabón para limpiar la piel: ¿está sobrevalorado?

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 21 de septiembre de 2021
El jabón puede ser bueno para lavarse las manos sucias, pero su utilidad es limitada para el resto de nuestro cuerpo. Las alternativas menos agresivas pueden ser la clave para una piel sana. (Imagen: Polina Kovaleva vía Pexels)

¿Alguna vez has ido de vacaciones a la playa y comprobaste que tu piel se sentía fresca y sana sin necesidad de lavarse mucho? Como sociedad, valoramos la limpieza por encima de todo. Aunque el jabón se comercializa como algo esencial para mantener nuestro cuerpo limpio y sin olores, puede ser una de esas cosas en las que «menos es más».

El hecho de que la piel se sienta tensa después de la ducha no implica necesariamente que la piel esté limpia. Los fuertes compuestos alcalinos del jabón tienden a eliminar los aceites naturales de la piel, dejándola excesivamente seca.  

Aunque el jabón es ideal contra la suciedad y las bacterias (sobre todo si se añade un desinfectante), la mayoría de nosotros no estamos sucios cuando nos duchamos. Y las manos son la única zona expuesta regularmente a bacterias extrañas. Usar jabón donde no es necesario nos quita nuestra protección natural. 

Nuestra piel se esfuerza por producir sebo para protegernos de los agentes patógenos y los microorganismos. Los jabones fuertes eliminan esos aceites protectores, dejando nuestra piel con una capacidad reducida para combatir las bacterias. Debido a la sequedad, la barrera cutánea se ve comprometida y la piel empieza a agrietarse y desgarrarse, lo que permite que otras sustancias químicas, alérgenos y bacterias penetren más profundamente en la piel. Esto puede dar lugar a quemaduras, acné, eczema, dermatitis y rosácea.

Muchos jabones comerciales contienen ingredientes que no tenemos el privilegio de conocer debido a que la FDA protege los secretos comerciales de los fabricantes. (Imagen: soapylovedeb vía Flickr CC BY 2.0)

«Nos enseñan que, en la sociedad, hay que oler bien», dice la doctora Clare Ballingall, presidenta del Real Colegio Australiano de Médicos Generales, RACGP, en Tasmania. «[Como si] oler a algún aroma fuerte se equiparara a la salud y el bienestar».

Los jabones que incluyen «fragancias» son uno de los mayores culpables de los lavados deficientes. Según Healthy Women, las fragancias pueden ser básicamente «una mezcla de productos químicos y nunca lo sabrías». En cuanto a la protección de los secretos comerciales, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no obliga a las empresas a revelar las sustancias químicas de sus perfumes, por lo que es dudoso que seas consciente de lo que te estás poniendo en la piel. 

Otros compuestos peligrosos que suelen encontrarse en los jabones son los parabenos, los sulfatos y el triclosán. Los parabenos son conservantes que pueden entrar en el torrente sanguíneo a través del contacto con la piel e imitar al estrógeno. El principal productor de espuma, los sulfatos, despojan a la piel de sus aceites naturales y hacen que se reseque. El triclosán es una preocupación aún más grave, ya que «favorece la aparición y el crecimiento de bacterias resistentes a los limpiadores antibióticos».

Entonces, ¿qué jabón es seguro? En general, cuantos menos ingredientes contenga un jabón, mejor será para ti. Opta por jabones en barra totalmente naturales. O utiliza el jabón sólo cuando sea necesario. Aplícalo en las manos, las axilas, la ingle, las nalgas y los pies.

Las manos son la única parte del cuerpo que realmente necesita jabón. Lavarse las manos es más eficaz que los desinfectantes contra las bacterias, y el jabón también es fundamental para eliminar la suciedad. (Imagen: the Italian voice vía Flickr CC BY 2.0)

El Dr. Ballingall subraya que lavarse las manos con jabón es esencial para prevenir la transmisión de enfermedades, pero poner jabón en el resto del cuerpo tiene pocos beneficios. Un buen lavado con agua corriente es suficiente para el resto del cuerpo. Para evitar el mal olor, asegúrate de secarte completamente después de lavarte. Así se evita la proliferación de bacterias, que florecen en las grietas cálidas y húmedas.

Experimenta con la limpieza con aceite

Los aceites limpiadores son una alternativa al jabón. En contra de la creencia popular, untar la piel con aceite la limpia mejor que el jabón. Los limpiadores a base de aceite son especialmente eficaces para atrapar la suciedad y las células muertas de la piel. Esto permite lavar la piel sin romper la barrera de aceite. Acuérdate de aceitarte antes de entrar en la ducha. Los limpiadores a base de aceite vienen ahora en espumas suaves que se aclaran rápidamente sin dañar la piel ni dejar residuos. Sin embargo, el aceite en la ducha representa un peligro evidente, así que asegúrate de tener una alfombrilla de goma antideslizante para la bañera. 

Elimina las células muertas de la piel con un cepillo

El cepillado en seco elimina las células muertas y la suciedad de la superficie de la piel al tiempo que estimula la liberación de aceites saludables. Se utiliza un cepillo de fibra natural para cepillar en seco la piel cuando aún está seca. La acción de las cerdas al moverse por la piel exfolia y elimina la suciedad. También está demostrado que el cepillado de la piel puede estimular el drenaje linfático, purificando la piel y todo el cuerpo.

Crea tu propio exfoliante natural

Hay literalmente cientos de recetas de exfoliantes caseros. Hay exfoliantes de sal y azúcar, así como de avena y miel. Estas recetas naturales ayudan a exfoliar las células muertas de la piel y a hidratar el cuerpo sin dañar la barrera protectora de la piel. Sin embargo, abstente de utilizar exfoliantes fuertes en la cara, ya que pueden causar microabrasiones.

Jabones y lavados artesanales

En comparación con las pastillas de jabón fabricadas comercialmente, los jabones hechos a mano son menos agresivos para la piel y suelen utilizar grasas y aceites de mayor calidad durante la saponificación. Como base de estos jabones se suelen utilizar componentes buenos, como la manteca de karité, el aceite de coco o el aceite de oliva, en lugar de los productos químicos agresivos y los aceites y grasas de baja calidad que suelen encontrarse en los jabones comerciales. 

Los populares «jabones corporales» que se encuentran hoy en día son una opción algo más suave. Contienen tensioactivos más cercanos al pH natural de la piel, en lugar de los compuestos alcalinos agresivos de los jabones.

Aun así, es preferible mantener un microbioma natural funcional para conservar una piel y  cabello sanos. Ten en cuenta que las bacterias «buenas» se eliminan junto con las «malas» cuando utilizas cualquier limpiador. Si dejas que tu piel haga el trabajo para el que fue concebida, descubrirás que hace un trabajo extraordinario.