Verdad, Inspiración, Esperanza

El excéntrico pato australiano que puede hablar

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 21 de septiembre de 2021
El "pato almizclero" de Australia, de aspecto inusual, tenía no uno, sino dos miembros de su especie que podían hablar "australiano". (Imagen: JJ Harrison vía Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0)

Aunque todos conocemos a los loros parlantes, e incluso a algún cuervo que habla, estas aves son excepcionales en la imitación, y a menudo se necesitan años de entrenamiento para que formen palabras reconocibles. Así que, ¿quién iba a imaginar que un pato podría adoptar también el habla?

Un pato de Australia lo ha hecho. Su frase pronunciada no es ni profunda ni amable, pero sin duda tiene valor de diversión, y ha llamado la atención de un científico holandés.

El pato almizclero

El pato almizclero, que se encuentra principalmente desde el noroeste de Australia Occidental hasta Queensland, es una de las aves acuáticas más extrañas del país. Debajo de su pico, el pato macho tiene un lóbulo oscilante que cuelga hacia abajo. Al inflar el lóbulo, el pato también abanica su larga y rígida cola para atraer a sus parejas. Los patos almizcleros deben su nombre al fuerte olor que desprende una glándula situada en la grupa.

Un pato almizclero, apodado Ripper, llamó la atención del científico de la Universidad de Leiden Carel ten Cate, que se interesó por su capacidad de producir una frase casi humana. Los machos de pato almizclero suelen ser criaturas solitarias, pero Ripper fue una excepción, ya que fue criado por humanos en un parque de aves de Australia. Cabe suponer que allí aprendió algunas frases humanas.

Al escuchar por primera vez unas grabaciones antiguas de Ripper, ten Cate pensó que eran falsas. Sin embargo, las grabaciones eran auténticas; las realizó el ornitólogo Peter Fullagar, coautor de la investigación de ten Cate que se publicó en la revista Philosophical Transactions of the Royal Society de los Países Bajos.

Fullagar había grabado por primera vez a Ripper con una grabadora Sony Walkman y un micrófono Sennheiser los días 19 y 26 de julio de 1987. El pato no solo era capaz de producir algo parecido a una frase, sino que también imitaba el sonido de un portazo, junto con pequeños murmullos similares a los del habla. Entre los sonidos que emitía, el más interesante sonaba como: «¡Maldito idiota!»

Las grabaciones se guardaron en la Australian National Wildlife Collection, donde permanecieron intactas hasta que ten Cate las encontró décadas después.

«Definitivamente se basa en la voz humana, aunque la pronunciación es un poco extraña, lo que podría ser el acento australiano, no lo sé», dijo ten Cate.

Fullagar también hizo una grabación de otro pato macho en junio de 2000, con tecnología más reciente. El pato también era capaz de emitir sonidos similares a los de Ripper, posiblemente porque se habían encontrado en el pasado.

Sonogramas

Fullagar y ten Cate crearon entonces sonogramas de los sonidos emitidos por Ripper y el segundo pato. Se analizaron los sonogramas y se comprobó que eran casi idénticos entre sí.

Aunque resultaba divertido pensar que Ripper utilizaría un lenguaje tan vulgar, ten Cate cree que podría haber estado diciendo «comida» en lugar de «tonto».

«Me imagino que el cuidador diría en broma: ‘Aquí tienes tu maldita comida'», dijo ten Cate.

A partir de las observaciones de las diferencias vocales entre otros patos en cautiverio, se cree que existe un nivel de «aprendizaje vocal avanzado» que está a la altura de los pájaros cantores y los loros.

«Encontrar una especie fuera de estos grupos… en un pato, es bastante extraordinario. Se trata de un hecho evolutivo independiente de la capacidad de aprendizaje vocal, algo muy especial», dijo ten Cate.

Asimismo también cree que el pato almizclero podría haber adoptado esta capacidad única de imitar a su cuidador debido a la tendencia de la especie a adherirse a quien percibe como su figura paterna. Así, es probable que patos individuales, como Ripper, puedan formar fuertes vínculos con sus cuidadores humanos.

«La larga dependencia también podría ir acompañada de un desarrollo más gradual de los sistemas neuronales, lo que daría pie a un mayor impacto de la experiencia (aprendizaje) en el desarrollo del comportamiento», afirma ten Cate en su estudio.

Esta es la historia de los patos parlantes. Si hay una lección que aprender, tal vez sea que debemos vigilar nuestra boca; no sólo con los niños, que repiten fácilmente lo que oyen, sino también con los animales, porque nunca se sabe cuándo esas palabras pueden volver a perseguirnos.