Verdad, Inspiración, Esperanza

En 2 semanas mueren de 8 bebés en Cuba: ¿al fin se derrumba el mito de su sistema de salud?

Published: 24 de enero de 2023
Hospital Ginecobstétrico Diez de Octubre en La Habana, conocido como Hijas de Galicia, donde fallecieron 8 bebés en 16 días, (Foto: Faia Costeira vía Wikimedia Commons)

La muerte de 8 bebés prematuros en los últimos días en un hospital de La Habana podría hace derrumbar el mito de la salud pública en Cuba.

Desde 1959, el régimen de la isla ha vendido al mundo las supuestas bondades de su sistema de salud y las bajas tasas de mortalidad infantil.

El hecho es que en en apenas 16 días, en el Hospital Ginecobstétrico Diez de Octubre en La Habana, conocido como Hijas de Galicia, fallecieron 8 bebés. Según la nota inicial de las autoridades del Ministerio de Salud Pública, los lamentables decesos ocurrieron en bebés con bajo peso al nacer y prematuridad. 

En este sentido, el Ministerio de Salud de Cuba ha reconocido un aumento de las complicaciones en neonatos desde «la segunda quincena de diciembre» y el organismo asegura que tras la muerte de los ocho bebés «se han adoptado medidas para hacer frente” a la situación que expone la realidad de la salud en Cuba.

Según la agencia EFE, el caso del «Hijas de Galicia» no es una anécdota. Los expertos coinciden en advertir del deterioro del sistema sanitario de un país que durante décadas se ha vendido al mundo como una supuesta potencia sanitaria.

De acuerdo con un análisis del economista cubano Carmelo Mesa-Lago, publicado en el medio independiente El Toque y que toma cifras de los anuarios estadísticos oficiales, el régimen ha recortado desde 2007 el gasto social para ajustarlo a su capacidad económica.

Esto, afirma Mesa-Lago, redujo de forma importante los recursos para la financiación en asistencia social y la sanidad pública y -en cambio- se le ha dado prioridad a la construcción de hoteles y de otras actividades inmobiliarias.

Carencia de medicinas y de médicos de familia

La profunda crisis económica bajo la dictadura comunista se ha agudizado desde hace más de dos años y se extiende a cuestiones vitales como la falta de material sanitario básico y medicamentos.

La semana pasada, Juan Ramón Ojeda Herrera, un cubano residente en Cienfuegos denunció la falta de morfina para su padre, quien padece una grave enfermedad y está sufriendo fuertes dolores, y no puede contar con el único medicamento que podría aliviarlo.

En este sentido, el hombre criticó a los medios de prensa estatales por decir que en el sector de la salud no hay problemas.

«A mí y toda mi familia nos toca sufrir en carne propia el dolor insaciable de mi papá por los terribles dolores de una enfermedad tan maligna, por la falta de morfina. Llevamos semanas con esta misma situación, a la cual no han dado solución. La única respuesta en tantos días de desespero es: ‘no hay morfina'», dijo el denunciante.

Por otro lado, José Raúl Rodríguez Rangel, un médico cubano radicado en Argentina, en una entrevista con BLes.com, se expresó desde el lado del sufrimiento de ejercer la medicina bajo el régimen del comunismo.

“A mis profesores yo los vi envejecer, y enfermos, sin ninguna cobertura jubilatoria importante. Tuve que ayudar a muchos. Estoy hablando de economía colaborativa, es decir, llevarles comida a su mesa”, comenta sobre el ejercicio de la medicina en la isla.

“Durante 20 años gané 20 dólares mensuales. Es terrible”, apunta aclarando: “No puedes mantener a tu familia. Lo haces porque en Cuba el hecho de ser médico te permite sobrevivir”.

Mientras los pocos médicos que se quedan en la isla viven en esas condiciones paupérrimas, aproximadamente la mitad de los médicos de familia se va de la isla como parte de la «exportación de servicios profesionales», sobre todo sanitarios, que es la principal fuente de divisas de Cuba. Este sistema es calificado como esclavista por el hecho de que la dictadura se queda con aproximadamente 95 % de esos ingresos, según denuncias hechas desde México, donde ha proliferado en los últimos años el envío de médicos cubanos.

Descenso de la tasa de natalidad

Cuba registró en 2021 el número más bajo de nacimientos, 99.096, y la mayor cifra de fallecimientos, 167.645, de las últimas seis décadas.

Actualmente, la tasa de fecundidad total es de 1,45 hijos por mujer, muy por debajo de la de reemplazo y también del promedio de 2 en América Latina según datos del Banco Mundial.

Esta tendencia se produce en un momento de crisis extrema en el régimen comunista, donde escasean los alimentos, medicinas, productos sanitarios y otros bienes básicos.

Por otro lado, médicos cubanos en el exilio, comentan ‘off de record’ que la ‘panacea de la salud’ que vendieron al mundo y las pocas muertes infantiles en la isla fue toda una fabricación mediática. En realidad, la baja tasa de mortalidad infantil se atribuye -según estos médicos- a que no se registran oficialmente todas las muertes de neonatos, más aún cuando nacen con algún problema de salud.

LEE TAMBIÉN: El régimen cubano sugiere a los agricultores que usen la orina humana como fertilizante