Verdad, Inspiración, Esperanza

Maestro Li Hongzhi: «Por qué existen los seres humanos»

Published: 23 de enero de 2023
El Maestro Li Hongzhi, fundador de Falun Gong, publica: "Por qué existen los seres humanos"

El 20 de enero de 2023, el fundador de la disciplina espiritual Falun Gong, el Maestro Li Hongzhi, publicó un artículo titulado “Por qué existen los seres humanos”.

Con la autorización del Maestro Li, Vision Times presenta el texto completo del artículo en traducción del chino original.


En primer lugar, ¡aprovecho el Año Nuevo Chino para saludarlos a todos!

Durante el Año Nuevo, debería haber algunas palabras de Año Nuevo que a todos les guste escuchar, pero he visto que el peligro se está acercando a los seres humanos paso a paso. Por esta razón, los dioses y budas me pidieron que dijera algunas palabras que los dioses quieren transmitir a todas las multitudes de seres del mundo; cada frase es un secreto celestial, y es para que la gente sepa la verdad, dando nuevamente a la gente la oportunidad de ser salvada.

¿Por qué existen los seres humanos?; el universo tiene que atravesar, desde su creación hasta el final del tiempo, por un largo proceso de cuatro etapas: formación, asentamiento, degeneración y destrucción. Una vez que el universo llegue al final del proceso de «formación, asentamiento, degeneración y destrucción», ¡todo en el cuerpo celestial, incluido el universo en el que existimos, se desintegrará en un instante! ¡Todas las vidas serán completamente aniquiladas!

La muerte humana es solo el deterioro y el envejecimiento del cuerpo superficial, mientras que el espíritu principal humano (el yo real no ha muerto) reencarnará en la próxima vida. El universo tiene formación, asentamiento, degeneración y destrucción, y los humanos tienen nacimiento, envejecimiento, enfermedad y muerte. Esta es la ley del universo. Los dioses también pasan por el mismo proceso, solo que lleva más tiempo, mientras más elevado es el dios, más largo es el proceso. En su vida y muerte no hay dolor, y ellos están muy claros en todo el proceso, es como cambiarse de ropa. Es decir, la vida bajo circunstancias normales no muere. Si el universo y los cuerpos celestiales se desintegran en la etapa final de formación, asentamiento, degeneración y destrucción, la vida ya no tendrá más la reencarnación, y todas las vidas y los objetos desaparecerán, convirtiéndose en polvo, y todo volverá al vacío. En la actualidad, el mundo humano está justamente atravesando el proceso final de «destrucción» de formación, asentamiento, degeneración y destrucción. En el tiempo final, todo se vuelve malo, por eso será destruido, y por eso la sociedad actual está tan caótica. Los seres humanos no tienen pensamientos bondadosos, están la promiscuidad, psicopatía, abuso de drogas, no creen en dios, etc., y abundan otras manifestaciones caóticas. ¡Este es el fin inevitable del cuerpo celestial, y ha llegado a este momento!

El Creador atesora a las multitudes de dioses, las multitudes de vidas bondadosas y buenas y esas maravillosas creaciones en el cuerpo celestial. Por lo tanto, en el comienzo de «degeneración», llevó a algunos dioses a la capa más externa del cuerpo celestial (llamado colectivamente más allá del Reino del Fa), donde no hay dioses, y creó la Tierra. La Tierra no puede existir de forma independiente, tiene que tener una estructura celestial correspondiente para formar un sistema de circulación de vidas y vidas biológicas para poder existir. Por esta razón, el Creador creó un área grande fuera de la Tierra, que los dioses llamaron «Tres Reinos». Mientras no haya llegado a la salvación en el final del tiempo, no importa cuán alto sea un dios, sin el consentimiento del Creador no se le permite entrar o salir de los Tres Reinos a voluntad. Dentro del alcance de los Tres Reinos, hay tres reinos principales; este nivel de todas las multitudes de seres en la Tierra, incluidos los seres humanos, se denomina «Reino del Deseo”; el segundo reino por encima del Reino del Deseo es el «Reino de la Forma»; y el tercer reino de un nivel más alto es el «Reino sin Forma». Mientras más alto es el reino, más hermoso, pero ninguno de ellos puede compararse con el Reino del Fa y los reinos celestiales por encima del Reino del Fa. El cielo a lo que los humanos generalmente se refieren es en realidad el cielo del Reino de Forma y el Reino sin Forma. Debido a que cada reino tiene diez niveles de cielos, hay treinta y tres cielos en los Tres Reinos, incluyendo los Tres Reinos. El hombre está en el Reino del Deseo, que es el nivel más bajo, y el ambiente también es lo más severo. La vida humana es amarga y corta, y lo más aterrador es que no hay principios rectos en este mundo, los principios para los humanos están invertidos en el universo (a excepción de los principios del Fa enseñados por los dioses a los humanos). Por ejemplo: el vencedor es rey, los soldados luchan con fuerza, el fuerte es héroe, etc. A los ojos de los dioses, estos no son principios rectos, todo se obtiene matando y robando. El universo y los dioses no son así, pero acá entre los humanos, esto es necesario, es factible. Este es el principio del mundo humano, y comparado con el principio del universo, son «principios invertidos», por eso si quieren retornar al cielo, hay que “cultivarse” según los principios rectos. Algunas personas viven una vida mejor que otras y piensan que es muy bueno, pero eso son humanos comparándose con otros humanos en este mundo, pero en realidad todos simplemente existen en el basurero del universo. Los Tres Reinos fueron construidos en la capa más externa del universo celestial, y están compuestos de las partículas más bajas, más gruesas y más sucias, como moléculas y átomos. Por eso, en los ojos de dioses, aquí es donde se descarga la basura del universo. Por lo tanto, los dioses consideran que las partículas en el nivel de moléculas son como barro, el nivel más bajo. Este es también el significado original del dicho en la religión de que «Dios creó al hombre del barro». En realidad, el hombre fue creado usando este nivel de materia compuesta de moléculas.

La creación del hombre por las multitudes de dioses fue asignada por el Creador que dijo a diferentes dioses que crearan al hombre con diferentes apariencias según su imagen propia, por lo que hay gente blanca, amarillas, negra y otras razas. La diferencia resta solo en la apariencia superficial, pero la vida interior es dada por el Creador, por eso todos tienen valores comunes. El propósito por el que el Creador dijo a los dioses que crearan al hombre es para usarlo para salvar a todos los seres del universo, incluidos los dioses, en el final del tiempo.

Entonces, ¿por qué el Creador dijo principalmente a las multitudes de dioses que crearan humanos en un entorno tan bajo e inferior? Esto se debe a que este es el nivel más bajo del universo y el lugar más amargamente difícil. Solo con el sufrimiento uno se puede cultivar, y solo el sufrimiento puede eliminar el ye del pecado. En medio del sufrimiento, la gente aún puede mantener la bondad y saber ser agradecida, ser una buena persona; esta es la elevación de uno mismo. Además, la salvación es un proceso de abajo hacia arriba, y debe comenzar desde lo más bajo. La vida aquí es sufrida, habrá conflictos de intereses entre la gente, el entorno natural es duro, los seres humanos tienen que trabajar y pensar duramente para sobrevivir, etc., todo lo cual brinda a las vidas oportunidades para elevarse y eliminar el ye. Definitivamente el sufrimiento puede eliminar ye de pecados, en medio del sufrimiento y de los conflictos, si una persona aún puede mantener la bondad, acumulará virtudes, y así la vida asciende.

En el tiempo moderno, cuando el Creador quiere usar los cuerpos humanos para salvar las multitudes de seres del universo, la mayoría de las vidas originales en el cuerpo humano fueron reemplazadas por «dioses» reencarnados como humanos. Porque el cuerpo humano puede eliminar el ye de pecados en medio del sufrimiento y, al mismo tiempo, en medio de la ausencia de principios rectos, si pueden aferrarse con determinación a los principios rectos transmitidos por los dioses y mantener la bondad, obtendrán la elevación de la vida. Ha llegado el final del tiempo, las puertas celestiales de los Tres Reinos se han abierto y el Creador del mundo ya está eligiendo a este tipo de personas para salvar.

Durante el proceso de formación, asentamiento y degeneración del universo celestial, todo se vuelve impuro y no es tan bueno como cuando se formó por primera vez, por eso avanza hacia la «destrucción». Es decir, todo en el cuerpo cósmico está degenerado, y todas las multitudes de seres no son tan buenas como lo eran al principio, y las vidas ya no son puras, y todas tienen ye de pecado, por eso habrá destrucción. Este tipo de pecado se llama «pecado original» en la religión. Para salvar al cosmos celestial, el Creador llamó a las multitudes de dioses y Señores a descender al mundo humano para ser seres humanos en este entorno, soportar las dificultades, elevarse, eliminar los pecados, reconstruirse y luego regresar al cielo (porque mientras que el Creador está salvando gente, está también recreando el universo). El nuevo cosmos celestial es absolutamente puro y hermoso. Si el hombre puede mantener pensamientos bondadosos en un entorno difícil, y bombardeado por los conceptos modernos, puede perseverar con los conceptos tradicionales, y entre los ataques del ateísmo y la teoría de la evolución, todavía puede creer en Dios, este tipo de gente logrará la meta de ser salvada y regresar al reino celestial. Todas las manifestaciones caóticas son arregladas al final por los dioses, cuyo propósito es probar si las multitudes de seres pueden obtener la salvación y, al mismo tiempo, el sufrimiento también puede eliminar el ye de pecados en este proceso. Todo se hace para salvar a la gente de regreso al mundo celestial.

En otras palabras, el propósito de que el hombre exista en este mundo no es por algún logro social. La lucha, el trabajo duro y las adquisiciones sin escrúpulos en la vida solo pueden empeorar al hombre. Bajarse a este mundo para ser humano es para eliminar ye de pecados, y cultivarse uno mismo bien es el propósito. La gente viene a este mundo para ser salvada, y venir para ser humano es para esperar que el Creador la salve al mundo celestial, y en la espera, vida tras vida, está acumulando virtudes, que es también el propósito de la reencarnación humana, y el mundo caótico es para forjar las multitudes de seres. Sin embargo, también hay algunas personas que piden ayuda a los dioses ante las dificultades, y cuando no están satisfechas, comienzan a odiar a los dioses, así llegan al punto de rebelarse contra los dioses, y hasta entraron en el camino demoníaco y crearon nuevos ye de pecados. Esas personas deben regresar rápidamente, y pedirles perdón a los dioses, arrepentirse y ser salvadas. De hecho, todo en la vida, ya sea que se lo merezcan o no, es la causa y el efecto de las cosas buenas o malas de las vidas anteriores que causan los efectos de las próximas vidas. La cantidad de virtudes acumuladas en la vida anterior determina cuántas bendiciones se tendrán en esta vida o en la próxima. Si se tiene mucha virtud en la próxima vida, se puede cambiar la virtud por un alto rango oficial y tener un salario alto, y también se la puede cambiar por varias riquezas y bendiciones, incluso si su familia es feliz o no, e incluso cómo son los hijos. Esta es la razón fundamental por la que algunas personas son ricas, otras son pobres, algunas son altos funcionarios y otras no tienen hogar. Esto no es como la retórica demoníaca de igualdad que propaga el perverso partido comunista. El universo es justo; si una vida lo hace bien, será recompensada, si hace cosas malas, tendrá que pagar; si no paga en esta vida, lo pagará en la próxima vida. ¡Esto es la ley absoluta del universo! El cielo, la Tierra, los dioses y, el Creador son misericordiosos hacia las multitudes de seres. El cielo, la Tierra, los humanos y los dioses son todos creados por el Creador que, nunca trata diferentemente a las vidas. La retribución de causa y efecto es la razón fundamental de si una vida humana tiene bendiciones o no.

La manifestación de ganancias y pérdidas parecen como una manifestación normal de la sociedad. Pero fundamentalmente son causas y efectos por las acciones de la vida misma. Sin embargo, tener o no tener, las ganancias y las pérdidas, en la sociedad humana cuando se manifiestan en la sociedad humana encajan con las condiciones de la sociedad humana, por lo tanto, no importa cuán rico o pobre seas en la vida en este mundo, debes hacer buenas obras, no hagas malas cosas, mantén la bondad, respeta al cielo y a los dioses, y debes estar dispuesto a ayudar a los demás. De esta manera, se acumularán virtudes y habrá bendiciones en la próxima vida. En el pasado, los ancianos en China solían decir que, si sufres mucho en esta vida, no culpes al cielo o a la Tierra, haz más obras buenas y acumula DE, y estarás bien en la próxima vida; es decir si no lo hiciste bien en la vida pasada, no acumulaste virtudes, no sirve de nada rogar a los dioses por ayuda. El universo tiene leyes del universo, los dioses también tienen que seguirlas. Si los dioses hacen lo que no deben hacer, los dioses también serán castigados. No es tan simple como la gente piensa, ¿acaso los dioses tienen que darte lo que quieras? ¡La condición es que debes tener las virtudes acumuladas en la vida anterior y las usas para intercambiar por las cosas que quieres! Porque esto está determinado por la ley del universo. Pero fundamentalmente hablando, este no es el propósito esencial de acumular virtudes. ¡Acumular más virtudes en la vida para pavimentar el camino para el regreso al cielo es lo más clave, y no es para cambiar por la felicidad de una vida!

Shi Li Hongzhi
Vigésimo noveno día del duodécimo mes lunar en el año Renyin
20 de enero de 2023.

Traducción al español de Minghui.org