Verdad, Inspiración, Esperanza

Italia investiga a Pfizer en caso de presunto fraude fiscal por valor de 1200 millones de dólares

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 27 de octubre de 2022
A un niña enmascarada se le inyecta una dosis de la vacuna COVID de terapia génica de ARN mensajero de Pfizer en diciembre de 2021 en Turín, Italia. (Imagen: Diego Puletto/Getty Images)

El gobierno italiano está investigando a Pfizer por presuntamente eludir 1200 millones de euros (~1200 millones de dólares estadounidenses) en impuestos, según un nuevo informe.

La Guardia di Finanza del gobierno (que se traduce aproximadamente como «Policía financiera») está investigando a la empresa más destacada por su novedosa inyección de terapia génica ARN mensajero para la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) por presuntamente eludir los requisitos de informes de capital al transferir ganancias a entidades en los Estados Unidos y los Países Bajos.

Tales asuntos fueron informados por Bloomberg el 26 de octubre en base a la información proporcionada por «personas familiarizadas con la investigación» que «pidieron no ser nombradas porque la información no es pública».

En el sitio web de la agencia no aparece ningún comunicado oficial sobre el caso.

Los informantes le dijeron al medio que la investigación es muy anterior a la pseudopandemia de COVID, comenzando en 2017, supuestamente enviando “el capital a filiales extranjeras que están vinculadas a Pfizer Production LLC y Pfizer Manufacturing LLC con sede en Delaware” para evadir una tasa impositiva de hasta el 26 por ciento.

Un vocero de la compañía negó haber actuado mal cuando Bloomberg solicitó comentarios, mientras que un vocero de Guardia se negó a comentar sobre el caso.

Los informantes fueron citados diciendo que Guardia también alegó que Pfizer pudo haber afectado a los accionistas ya que “decidió no distribuir dividendos durante el período de la investigación, remunerando a sus accionistas mediante la reducción del capital social de la empresa”.

La noticia aparece detrás de un comunicado de prensa del 14 de octubre de la Fiscalía Europea que anuncia una investigación sobre la adquisición de vacunas por parte de la Unión Europea durante la pandemia.

El anuncio se hizo en una breve actualización de tres oraciones en el sitio web de la agencia, que dice: “La Fiscalía Europea (EPPO) confirma que tiene una investigación en curso sobre la adquisición de vacunas COVID-19 en la Unión Europea. Esta confirmación excepcional llega después del altísimo interés público. No se harán públicos más detalles en esta etapa”.

En enero, la Defensora del Pueblo de la UE, Emily O’Reilly, criticó a la presidenta Ursula von der Leyen por eludir una solicitud de acceso a registros públicos que habría revelado mensajes de texto realizados entre von der Leyen y el jefe de Pfizer, Albert Bourla.

Politico informó que O’Reilly descubrió “que la Comisión no le había pedido a la oficina de von der Leyen que buscara mensajes de texto, a pesar de que… los solicitó específicamente. En cambio, solicitó elementos que cumplan con los criterios de la Comisión para registrar ‘documentos’, una definición que no incluye mensajes de texto”.

O’Reilly declaró en un comunicado: «La forma limitada en que se trató esta solicitud de acceso público significó que no se intentó identificar si existía algún mensaje de texto… Esto no cumple con las expectativas razonables de transparencia y estándares administrativos en la Comisión».

La existencia de los mensajes salió a la luz en un artículo de abril de 2021 de The New York Times, que intentó elogiar al presidente de la UE por trabajar personalmente para obtener dosis en medio del edicto de vacunación mundial del bloque globalista y el crédito social del pasaporte de vacunas que siguió.

NYT declaró que «los críticos dentro y fuera de la Unión Europea cuestionaron el liderazgo de la Sra. von der Leyen y la acusaron de manejar mal la crisis» después de que no se pudieron obtener las inyecciones.

Pero la crisis se convirtió en una oportunidad política: “Durante un mes, la Sra. von der Leyen había estado intercambiando mensajes de texto y llamadas con Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, otro proveedor de vacunas del bloque”. 

“Y mientras hablaban, quedaron claras dos cosas: Pfizer podría tener más dosis que ofrecer al bloque, muchas más. Y la Unión Europea estaría encantada de tenerlos”, continúa el artículo.

Al arrojar una luz optimista sobre el ajetreo de von der Leyen, el NYT puede haber implicado que había un posible conflicto de intereses, ya que declaró: “Esa diplomacia personal desempeñó un papel importante en un acuerdo, que se finalizará esta semana, en el que la Unión Europea asegurar 1.800 millones de dosis de Pfizer, que, con su socio alemán más pequeño, BioNTech, fabricó la primera vacuna contra el covid-19 en obtener la aprobación regulatoria en la Unión Europea”.