Verdad, Inspiración, Esperanza

199 personas han sido congeladas mediante criogenia en Arizona

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 14 de octubre de 2022
criogenia
El director de la empresa rusa de criogenia KrioRus, Danila Medvedev (izquierda), y el cliente Innokenty Osadchy (derecha), observan el interior de una unidad de almacenamiento de cerebros humanos a baja temperatura en las afueras de Moscú, el 17 de junio de 2010. 199 cadáveres humanos y "casi" 100 cadáveres de animales domésticos reposan ahora congelados en las instalaciones de un competidor en Arizona. Los compradores esperan que la ciencia moderna avance algún día lo suficiente como para que sus seres queridos vuelvan a la vida. (Imagen: cubas metálicas llenas de nitrógeno líquido. (Imagen: Alexey SAZONOV/AFP vía Getty Images)

«Así que no están realmente muertos. Sólo están legalmente muertos», así es como Max More, CEO de Alcor Life Extension Foundation, con sede en Scottsdale, Arizona, enmarcó el estado de los 199 humanos y «casi 100 mascotas» que actualmente están congelados mediante criogenia por su empresa en una entrevista con el diario británico Metro.

“No están biológicamente muertos, obviamente, porque puedes retrasar todo tipo de órganos que aún son viables y mantener vivas a otras personas. Simplemente significa que ha fallado algo crítico que no podemos arreglar hoy”, agregó More.

Continuó: “Nuestros pacientes no están muertos, y por eso los llamamos pacientes. Son muy parecidos a las personas que están en coma a largo plazo, excepto que no hay metabolismo”.

Y aunque los comentarios del portavoz pueden parecer a primera vista algo que uno encontraría en The Onion, The Babylon Bee o un episodio de la primera época del clásico Viaje a las Estrellas de William Shatner, el equipo de cámaras de Metro tomó imágenes de las instalaciones de almacenamiento de Alcor, una sala oscura e iluminada de azul llena de lo que parecen ser hileras de docenas de objetos con forma de tanque de agua caliente.

Un artículo del 12 de octubre de Reuters sobre el tema revela cierta información sobre los tipos de personas almacenadas dentro de las pseudo-catacumbas de Alcor.

Una es una niña de 2 años de Tailandia, Matheryn Naovaratpong, que murió de cáncer cerebral en 2015. More explicó su historia brevemente: “Ambos padres eran médicos y tuvo múltiples cirugías cerebrales y, lamentablemente, nada funcionó. Así que se pusieron en contacto con nosotros”.

Otros «dormidos» en las profundidades son Hal Finey, quien finalmente ganó fama por ser el destinatario de la primera transacción de Bitcoin, pero murió de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) en 2014, y la leyenda del béisbol Ted Williams, quien falleció en 2002.

More dio a Metro un ejemplo del proceso utilizado para preservar los cadáveres, afirmando que tienen que esperar hasta que la persona haya sido declarada clínicamente muerta antes de trasladarla de su cama de hospital a un objeto que se parece a un ataúd de goma lleno de hielo, que luego se llena de agua.

La segunda etapa consiste en conectar un actuador mecánico de RCP y un respirador al difunto. More dijo que esto es para asegurar la circulación sanguínea a través del cadáver para que el calor corporal restante se disipe uniformemente en el baño de hielo.

Además, se administra una «serie de medicamentos» para «proteger las células contra el daño».

El director general explicó además que «no queremos congelar al paciente. Queremos vitrificarlos».

Dijo que la idea era, idealmente, evitar que las células se congelaran y fueran dañadas por el hielo o comenzaran a deshidratarse, sino lograr el objetivo de que la solución circundante «se volviera cada vez más espesa, como un bloque vidrioso que mantuviera todas las células en su lugar…»

El proceso descrito puede haberse inspirado en cuando Darth Vader congeló a Han Solo en carbonita durante la película Star Wars.

La esposa de More, Natasha Vita-More, está inscrita para que le suspendan el cerebro a través del proceso de la compañía, declaró Metro.

Natasha, quien se describe como futurista y autora, le dijo al medio que imagina un futuro en el que todos puedan descongelarse y reunirse felizmente con sus familiares y mascotas también congelados si la ciencia de la humanidad alguna vez avanza lo suficiente.

“La enfermedad o lesión se curó o arregló, y la persona tiene un nuevo cuerpo clonado o una prótesis de cuerpo completo o su cuerpo reanimado y se encuentra con sus amigos nuevamente”, fantaseó.

Pero según Reuters, más expertos creen que todo es ciencia ficción apenas disimulada con el objetivo de obtener pólizas de seguro de vida.

El jefe de ética médica de la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, Arthur Caplan, dijo a Reuters: «Esta noción de congelarnos en el futuro es bastante ciencia ficción y es ingenua».

“El único grupo… que se emociona con la posibilidad son las personas que se especializan en estudiar el futuro lejano o las personas que tienen interés en querer que pagues el dinero para hacerlo”.

El artículo explica que Alcor cobra 200.000 dólares por cuerpo y 80.000 dólares por cerebro por sus servicios, y la familia de la mayoría de los compradores cubre el cargo al convertir a la empresa en el único beneficiario del plan de seguro de vida del difunto.

Pero quizás el concepto en sí no sea del todo descabellado. En un artículo de septiembre sobre tecnología criogénica, Forbes afirmó que hay algunos ejemplos científicos que muestran viabilidad.

“En 1954, utilizando glicerol, el esperma humano fue congelado, recalentado y utilizado con éxito para fecundar a tres mujeres”, decía el artículo.

Y agregó: “En 1983, el primer embrión humano fue criopreservado con éxito. Desde entonces, la crioconservación de sangre humana, células madre, esperma, ovocitos y embriones, con más de 300.000 nacimientos a partir de embriones congelados en la actualidad”.