Verdad, Inspiración, Esperanza

El régimen chino redobla los arrestos y la censura antes del 20.º Congreso del Partido

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 29 de septiembre de 2022
Dos policías paramilitares aseguran un área a lo largo de una calle durante el Foro de la Franja y la Ruta en Beijing el 25 de abril de 2019. (Imagen: NICOLAS ASFOURI/AFP a través de Getty Images)

El 20.º Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh), programado para comenzar el 16 de octubre, se llevará a cabo en el transcurso de un mes y se espera que el líder actual, Xi Jinping, obtenga un tercer mandato sin precedentes como presidente de China y secretario general del PCCh.  

Antes de la importante reunión, que tiene lugar cada cinco años, el régimen chino ha intensificado sus esfuerzos para reprimir a los activistas que se pronuncian en contra del gobierno o de las políticas impuestas por el gobierno. 

Todas las formas de “disidencia política” que el régimen autoritario considere cuestionables se someterán a un mayor escrutinio, y las autoridades se reservarán el derecho de arrestar y encarcelar a cualquiera que viole este principio.

Aumento de la censura

Recientemente, una película titulada “Return to Dust” fue eliminada de todas las plataformas de transmisión del país. La película, que habla sobre las luchas de una pareja de agricultores azotados por la pobreza en la China rural, fue retirada después de que los funcionarios dijeron que la película “promovía una representación inexacta del pueblo chino”, informó el medio estadounidense Radio Free Asia (RFA)

Después de ser eliminados, multitud de internautas acudieron a las redes sociales para expresar su frustración por lo que consideran «medidas extremas» de los programas de censura del gobierno. 

Un usuario dijo en la plataforma de redes sociales similar a Twitter de China, Weibo, que la película había sido eliminada y «no estaba disponible» en ningún sitio de transmisión. 

«¿Por qué la han quitado?», se preguntaban decenas de personas, y un usuario señalaba que el «final abrupto» de la película, en el que la pareja se ve abocada al suicidio tras ser continuamente rechazada por sus comunidades, podría haber sido una razón clave para su retirada.

“Soy nativo del noroeste”, dijo a RFA Wang Ruiqin, ex miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino de la provincia de Qinghai. 

“Pasé mucho tiempo en Qinghai y Gansu, y estoy muy familiarizado con esos lugares”, dijo Wang, y agregó que “esta película pinta un retrato muy vívido y realista de la vida rural en el noroeste”. 

Wang, que ahora vive en EE. UU. con su familia, dijo que es común que el PCCh vea cualquier historia similar a la de “Return to Dust” como “un ataque al partido gobernante”.

“La tendencia ideológica en China en este momento es que todo está influenciado por el control del PCCh, y el PCCh considera [este tipo de historia] como una especie de calumnia, y no tolerará ningún tipo de representación objetiva o precisa”, dijo Wang.

“Solo quieren escuchar elogios [para el PCCh] y atacarán cualquier cosa que tenga que ver con la injusticia social como inaceptable”. 

LEE TAMBIÉN: Xi Jinping reapareció: ¿pero está realmente a salvo?

Duplicando los arrestos

En otro caso que provocó la indignación pública, un hombre llamado Dong Jianbiao de la provincia de Hunan, en el sur de China, fue internado por la fuerza en un centro psiquiátrico por hablar en nombre de su hija Dong Yaoqiong. 

En julio de 2018, Yaoqiong publicó una transmisión en vivo de ella misma desfigurando un póster de Xi Jinping y salpicándolo con tinta. 

Poco después del incidente, la policía detuvo a Yaoqiong y la envió a una institución mental. Después de que su padre hablara en contra del arresto, las autoridades lo detuvieron y también lo internaron en un centro psiquiátrico.

El 26 de septiembre, RFA informó que el anciano Dong había muerto mientras estaba detenido en la instalación no revelada. Según el informe, las autoridades “se estaban moviendo para incinerar sus restos en medio de sospechas de juego sucio”.

Dong murió el 23 de septiembre mientras estaba bajo custodia, dijo el activista Chen Siming.

Un informe de agosto del grupo no gubernamental de derechos humanos Safeguard Defenders también arrojó nueva luz sobre cómo las autoridades chinas han recurrido al encierro rutinario de activistas y miembros de grupos marginados en instalaciones psiquiátricas como una forma de silenciarlos. 

Titulado “Drogados y detenidos: las prisiones psiquiátricas de China”, el informe describe cómo el PCCh ha estado empleando este método de internar a la fuerza a las personas en salas psiquiátricas sin la justificación médica adecuada; la práctica se remonta a la década de 1980. 

Desde sus inicios en 1949, ha sido una práctica común que los oficiales del PCCh arresten, encarcelen e incluso torturen arbitrariamente a activistas y abogados de derechos humanos por hablar o tratar de ayudar a miembros privados de sus derechos, como musulmanes uigures y practicantes de Falun Gong.

Desde entonces, miles de activistas han sido arrestados y acusados ​​de “delitos de subversión”. Para muchos, su destino sigue siendo desconocido.