Verdad, Inspiración, Esperanza

Uganda se prepara para implementar un sistema de identificación nacional con extracción de ADN

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 12 de agosto de 2022
Un refugiado recién llegado de la República Democrática del Congo (RDC) registra sus huellas dactilares en una máquina biométrica en Kisoro, Uganda, el 7 de junio de 2022. Uganda anunció que actualizará su sistema de identificación nacional existente a uno que utiliza la recolección de ADN, la toma de huellas dactilares y tecnología de escaneo del iris para 2024. (Imagen: BADRU KATUMBA/AFP vía Getty Images)

En 2024, la nación africana de Uganda actualizará su sistema de identificación nacional ya existente a un sistema biométrico al estilo del Partido Comunista chino que utiliza la extracción de ADN para la verificación de identidad, según los informes.

En mayo, el sitio web de noticias de Kenia, Tuko, informó que el Ministro de Relaciones Exteriores, el general David Muhoozi, le dijo al Parlamento que el esquema existente de tarjetas de identificación nacional emitidas por la Autoridad Nacional de Identificación y Registro se eliminaría gradualmente a favor de la identificación digital biométrica.

Uganda implementó por primera vez identificaciones nacionales en 2014, con una fecha de vencimiento de 10 años.

El ministro del Interior, el general de división Kahinda Otafiire, calificó la versión biométrica mejorada como una «tarjeta de identidad nacional más fácil de usar», según el medio de comunicación ugandés UBC.

Un artículo del 9 de agosto de World Freedom Alliance afirma que la identificación nacional existente es tan generalizada que se requiere «para abrir una cuenta bancaria, comprar una tarjeta SIM móvil, obtener un pasaporte o solicitar un préstamo estudiantil».

Muhoozi le dijo al Parlamento: “El gobierno busca aprovechar los avances tecnológicos que aumentarán la portabilidad y la verificación para respaldar las transacciones globales. El ejercicio mejorará la precisión y la credibilidad del registro para la planificación y la mejora de la prestación de servicios”.

El ministro agregó que se pensaba que la biometría también generaría ingresos para la administración porque se podría cobrar a los ciudadanos por el servicio.

Tuko declaró que “se espera que el gobierno recopile las propiedades de su ADN de los ugandeses para utilizarlos en el desarrollo de nuevas tarjetas de identidad nacional (ID)”.

Un informe de abril del medio de comunicación ugandés The Independent declaró que el país produciría su identificación digital dentro de sus propias fronteras en una nueva fábrica, pero en asociación con Verdios GmbH, con sede en Alemania. 

La nueva instalación fue promocionada como la creación de «licencias de conducir computarizadas seguras y de clase mundial» al mismo tiempo que administra «pasaportes electrónicos».

En enero de 2021, el gobierno anunció una «campaña de registro masivo» para recopilar datos biométricos de los ciudadanos, promocionando que ya había completado el primer paso del programa, emitiendo identificaciones nacionales a 25,6 millones de ciudadanos, lo que representa el 70,6 por ciento de los elegibles mayores de 16 años. población, informó el sitio web de la industria Actualización biométrica.

El medio declaró que la campaña «expandiría el sistema a otras formas de biometría además de las huellas dactilares, incluidas [ing] iris y biometría facial», y que el gobierno «tiene la intención de trabajar con organizaciones de la sociedad civil y otros socios» para completar sus tareas.

Impopular internamente

Aunque la transformación de la sociedad ugandesa en una utopía tecnocrática a menudo está presentada con optimismo en los informes de los medios de comunicación nacionales y extranjeros, no todos apoyan el asunto.

Un artículo de opinión del medio de comunicación ugandés Monitor del 17 de mayo instó al gobierno a “ir despacio” en la recolección de ADN.

“La decisión de recolectar muestras de ADN, por lo tanto, plantea más preguntas que respuestas. ¿Por qué ahora?» preguntaron. “¿No son suficientes los datos que el gobierno ha estado recopilando regularmente en múltiples plataformas?”

“El gobierno tiene datos de todos los titulares de documentos nacionales de identidad. Tiene datos para todos los titulares de pasaportes. El gobierno tiene información de registros de votantes, instituciones de aprendizaje, presidentes de aldeas, etc.; y la mayor parte está documentada”.

Monitor agregó: “Sin embargo, de alguna manera, el mismo gobierno sufre déficits de información en tiempos de delincuencia y rastreando documentación importante o personas de interés”.

LEE TAMBIÉN: Sociedad basada en el crédito social: un futuro temible que ya se acerca

Más que escanear el iris

Pero hay más en el lanzamiento del sistema biométrico que el escáner de iris. En mayo, Reuters informó que el esquema de identificación nacional ya se había vinculado como una condición previa para el cobro de subsidios de asistencia social del gobierno por parte de los ancianos.

“Cuando Otajar John escuchó que a las personas mayores se les darían 25.000 chelines ugandeses (7 dólares) por mes como parte de un nuevo plan de asistencia social del gobierno, aprovechó la oportunidad para presentar una solicitud”, se lee en el artículo.

Agregó: “Después de toda una vida trabajando como agricultor, el octogenario del este rural de Uganda vivía al día, y dependía de la mendicidad para sobrevivir. El apoyo financiero ofrecido por el estado ciertamente lo ayudaría, pensó”.

Y continuó: “Pero casi dos años después, John todavía no ha podido reclamar su asignación mensual porque no tiene una tarjeta de identidad digital nacional válida”.

El informe explicó además que los estándares de control de calidad del sistema no son exactamente de clase mundial.

John declaró que, aunque intentó solicitar una identificación nacional, la fecha de nacimiento emitida en su tarjeta era 10 años anterior a la real, lo que lo hacía inelegible para recibir beneficios.

Vincular los ingresos a la identidad digital se relaciona con la moneda digital del banco central de Ucrania (CBDC) y la aplicación de identificación digital, Diia, que paga a los usuarios «fondos» por completar ciertas tareas, como aceptar las vacunas contra la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19).

Sin embargo, una característica clave de las CBDC que difiere de los sistemas normales de pago en efectivo y electrónico es que los fondos se distribuyen en forma de algo así como un contrato inteligente o un cupón. 

En el caso de Diia, por ejemplo, uno de esos desembolsos solo pudo gastarse en libros vendidos por cierta editorial vinculada al estado.

Un artículo de mayo de 2021 de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones reveló que la cantidad de datos que recopilaba el sistema de identificación nacional no biométrico ya era excepcional.

Basándose en una encuesta realizada por un segundo medio, el artículo afirmaba que el 25 por ciento de los hombres y el 13 por ciento de las mujeres encuestadas declaraban que el sistema «se consideraba una invasión de su privacidad» y «una estratagema del gobierno para espiarles», porque recogía «información relativa a la etnia, la tribu, los datos de los padres, el número TIN, la ocupación, la dirección y los datos del cónyuge».

Un duro precedente

El despliegue de la recopilación de datos biométricos en el mundo en desarrollo está lejos de ser nuevo.

En el caso más crudo, quizás, durante la debacle garrafal que supuso la retirada de Estados Unidos de Afganistán el año pasado, salió a la luz después que un grupo de fuerzas especiales vinculadas a los talibanes había empezado a cazar a los aliados de la OTAN utilizando datos afganos recogidos por el ejército estadounidense y dejados en material abandonado.

Un comandante de brigada de las fuerzas especiales de Al Isha fue citado mientras se jactaba orgullosamente ante el mundo en ese momento: “Que su unidad está utilizando escáneres portátiles fabricados en EE. UU. para acceder a una enorme base de datos biométrica construida en EE. ayudó a los aliados de la OTAN o trabajó con la inteligencia india”, informó Zenger en una entrevista traducida.