Verdad, Inspiración, Esperanza

Desde los científicos hasta la gente común: lo Divino sí existe

Vision Times es una vista caleidoscópica de las historias más interesantes de la web. También tenemos un talento especial para las historias de China; lea "Sobre nosotros" para descubrir por qué. Tiempos de visión. Cosas fascinantes.
Published: 9 de agosto de 2022
Imagen ilustrativa KELLEPICS / Pixabay

A lo largo de los 5.000 años de historia de China, ha habido una tradición de mejorar la mente y el cuerpo. También conocida como práctica de cultivación, esta lo guía a uno a mejorar constantemente hacia el nivel de Buda o el Tao.

En general, se cree que los chinos son descendientes del emperador Yan y del emperador Amarillo, que vivieron en la región del Río Amarillo hace unos 4.700 años. Desde el emperador Amarillo, han existido numerosas leyendas sobre las palabras y los hechos de la divinidad. Los cultivadores de todas las dinastías, ya fueran de la escuela de Buda o de la escuela de Tao, eran respetados por todos, desde el emperador hasta la gente común. Concretamente, aquellos con sabiduría y elevada moral, e incluso los emperadores, juntaban las manos para mostrar respeto al verlos.

El Shi Ji (Registro Histórico), uno de los libros de historia chinos más respetados, describió la culminación de la cultivación y la elevación del Emperador Amarillo a través de un dragón en los capítulos de «Fengchan Shu» y «Xiaowu Benji».

La leyenda continuó en dinastías posteriores. La historia de Baxian Guohai (Ocho inmortales cruzando el mar) se conoció generación tras generación. Otros taoístas de renombre son Zhang Daoling (dinastía Han), Wang Chongyang (dinastía Song) y Zhang Sanfeng (dinastía Song a dinastía Ming). Del mismo modo, el budismo también dejó muchas leyendas, como la de algunos monjes de la montaña Jiuhua cuyos cuerpos de carne permanecieron intactos muchos años después de la muerte. Además, muchos monjes muy respetados dejaron sarira tras el nirvana.

La tradición de cultivación de miles de años también se refleja en la medicina china avanzada de la antigüedad. El sistema de meridianos, por ejemplo, ya estaba documentado en el Huangdi Neijing (Canon Interior del Emperador Amarillo) hace más de 2.000 años, aunque los científicos no confirmaron su existencia con instrumentos hasta hace décadas. Li Shizhen, un renombrado médico de la dinastía Ming, lo explicó en una ocasión en Qijing Bamai Kao (Investigación textual sobre los ocho meridianos del meridiano impar): «Para ver directamente los órganos internos y los sistemas de meridianos de uno, solo los cultivadores que tienen esas habilidades sobrenaturales podrían lograrlo». En otras palabras, los cultivadores pueden ver los sistemas de meridianos con su tercer ojo mientras entran en la tranquilidad durante la meditación.

Los grandes científicos eran teístas

La conexión divina no se ha perdido totalmente en los días modernos. Las Naciones Unidas realizaron una vez una investigación sobre los 300 científicos más grandes de los últimos 300 años. Los resultados son un poco sorprendentes, ya que el 90% de ellos eran creyentes, creían en Dios.

La lista incluye a muchos de los más grandes científicos, como Isaac Newton, Albert Einstein, Marie Curie, Alfred Nobel, los hermanos Wright, Wernher von Braun (conocido como el «padre de la ciencia de los cohetes»), Max Planck (creador de la teoría cuántica), Jean-Henri Casimir Fabre (entomólogo), Ivan Pavlov y muchos otros.

Este podría ser un fenómeno interesante: ¿qué hace que estos científicos bien establecidos se vuelvan hacia la religión? De hecho, podría ser su dedicación a la búsqueda de la verdad lo que les permitió darse cuenta de las limitaciones de la ciencia.

Tomemos como ejemplo a Isaac Newton. Fue un gran científico que estableció la mecánica clásica al proponer la gravitación. Pero no pudo explicar cómo funciona a través de una larga distancia en el espacio. «La causa de la gravedad es lo que no pretendo saber», escribió.

Además, en comparación con otros planetas, la distancia entre la Tierra y el Sol está bien dispuesta para que la Tierra reciba la luz y el calor adecuados, lo que no puede ser solo un accidente. «La exacta perfección del universo en forma de reloj demostró la existencia de la mano de Dios», escribió Newton, «al existir siempre y en todas partes, Él constituye la duración y el espacio».

Edmund Halley era astrónomo y amigo de Newton. Newton creó una vez un modelo del sistema solar. Con un tirón de la manivela, todos los planetas comenzaron inmediatamente a moverse en sus propias órbitas. Una vez que llegó de visita, Halley vio el modelo y lo estudió durante mucho tiempo. Luego preguntó quién lo había hecho.

Newton le contestó que el modelo no procedía de una invención y que alguien juntó por casualidad todos esos componentes. Halley no se lo creyó y dijo que quien había hecho el modelo debía ser un genio. Newton dijo que, aunque el modelo era intrincado, no era casi nada comparado con el sistema solar real. Si el modelo había salido del diseño y de las manos de alguien, ¿no habría sido el verdadero sistema solar, algo mucho más sofisticado, creado por el todopoderoso Dios? Halley estuvo de acuerdo y empezó a creer en la existencia de Dios.

Durante una entrevista, Einstein dijo que la ciencia actual solo puede demostrar la existencia de algo, pero no su inexistencia. Por ejemplo, la ciencia no puede demostrar la existencia de lo divino debido a las limitaciones de la ciencia. Pero eso no significa necesariamente que lo divino no exista. Es decir, los cinco sentidos de las personas tienen restricciones y no pueden mostrar la existencia de lo divino ni refutar su existencia.

Para quienes no creían en lo divino porque sus cinco sentidos no lo indicaban, Einstein explicó que los cinco sentidos (vista, oído, gusto, tacto y olfato) tienen limitaciones. De hecho, las ondas sonoras tienen que estar entre 20 y 20.000 Hz para ser audibles. Algo parecido ocurre con la vista, ya que solo se pueden ver los objetos bajo la luz visible, que solo representa un rango muy estrecho del espectro de ondas electromagnéticas.

Einstein también añadió que, si hay algo en el futuro que represente la ciencia avanzada, podría ser la Ley Buda, algo que es perfecto.

Experiencia cercana a la muerte durante el terremoto de Tangshan

A pesar de las numerosas campañas políticas, incluida la Revolución Cultural, el interés por las habilidades sobrenaturales y el qigong surgió en China en la década de 1970. La revista Dazhong Yixue (Medicina Popular) publicó un artículo en su quinto número de 1993 sobre el terremoto de Tangshan (magnitud 7,5) de 1976. En concreto, se centraba en las experiencias cercanas a la muerte de los sobrevivientes a partir de una encuesta realizada por trabajadores médicos en 1987. Con un centenar de participantes, fue una de las mayores encuestas de este tipo en el mundo.

Más de la mitad de los sobrevivientes no sintieron miedo al ser golpeados por el terremoto. Por el contrario, se sintieron tranquilos y aliviados. No había pánico y sus mentes estaban despejadas. Además, las cosas que habían sucedido anteriormente en sus vidas vinieron rápidamente a sus mentes, una escena tras otra, como una película. La mayoría de las escenas eran momentos felices, como recuerdos de la infancia, escenas de bodas, logros en el trabajo o la alegría de recibir premios.

Curiosamente, casi la mitad de las personas sentían que su alma había salido de su cuerpo. Algunos afirmaron que se sentían como si estuvieran flotando en el aire o en el techo, observando su cuerpo por debajo. «Era como si mi cuerpo estuviera dividido en dos, uno tumbado en la cama como un caparazón y el otro flotando en lo alto, incluso más ligero que el aire, era muy cómodo», recuerda uno de ellos. Algunos incluso vieron a sus familiares fallecidos.

Alrededor del 60% de los entrevistados que tuvieron experiencias cercanas a la muerte dijeron que tuvieron cambios en su personalidad después del terremoto. Dijeron que su temperamento se suavizó y se volvieron más amables. La mayoría recordaba muy bien la experiencia incluso después de 10 o 20 años. Este informe demostró que el alma de una persona existe. Es decir, el cuerpo físico sirve de portador del alma, y este es abandonado al morir.

Cada vez son más los descubrimientos científicos que ponen en tela de juicio el ateísmo y la evolución. En 2006, más de 500 científicos firmaron una declaración conjunta que cuestionaba públicamente la teoría de la evolución. Muchos descubrimientos han apoyado la existencia de la reencarnación, que es coherente con la creencia china de «el bien es recompensado con el bien y el mal con el mal».

Discovery Channel emitió un episodio en 2011 con el título de «La vida después de la muerte», centrado en la reencarnación. Del mismo modo, Newsweek publicó un artículo de portada en octubre de 2012 titulado «La prueba del Cielo: experiencia de un médico con el más allá». Muchas pruebas han demostrado que las experiencias cercanas a la muerte son reales.

El estudio del Qigong fue inicialmente permitido por las autoridades chinas

Al principio, algunos funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) de mente abierta también apoyaban el estudio del qigong y las capacidades sobrenaturales. Bajo la dirección del renombrado científico Qian Xuesen (Hsue-Shen Tsien), conocido como el «Padre de la Cohetería China», el Instituto de Ingeniería Médica Aeroespacial (Laboratorio 507) realizó importantes investigaciones sobre la ciencia humana. Además, el propio Qian impartió más de 100 seminarios y discursos en el instituto. Muchos experimentos demostraron que algunos niños tenían habilidades sobrenaturales, como reconocer caracteres chinos con las orejas. Incluso científicos de alto nivel y líderes chinos participaron en el estudio del qigong y las habilidades sobrenaturales. Si esto no fuera real, no se habría permitido en la China comunista.

Qian escribió una vez al Comité Central del PCCh que las habilidades sobrenaturales existían. Su prestigio llegó a afectar a altos dirigentes del PCCh. Para el primer foro sobre capacidades sobrenaturales humanas celebrado en Shanghái en febrero de 1980, el entonces secretario general del Secretariado Central del PCCh, Hu Yaobang, escribió unas palabras que luego selló en un recipiente. Luego pidió a su secretaria que llevara el recipiente sellado al foro. Varias personas con habilidades sobrenaturales fueron capaces de decir con precisión lo que Hu escribió sin abrir el contenedor. Poco después, Hu emitió una política sobre el qigong para el Departamento Central de Propaganda, diciendo: «No se puede abogar, no se puede discutir y no se puede criticar». También permitió la realización de estudios a pequeña escala sobre el qigong.

La raíz de la cultura

China tiene una larga civilización inspirada en lo divino. Por ejemplo, la gente creía en hacer las cosas según nuestra conciencia, y «el bien se recompensa con el bien, y el mal con el mal». Existía la creencia de que somos vigilados por lo divino. Del mismo modo, hacer el bien o el mal también afectará al siguiente ciclo de vida en la reencarnación.

Sin embargo, después de que el PCCh tomara el poder en 1949, comenzó a adoctrinar a la nación con odio, brutalidad y mentiras. Como resultado, muchas personas se han desviado de su conciencia y de lo divino. Incluso recurren a todos los medios para sus propios intereses a costa de los demás. Los productos adulterados y falsos han inundado los mercados, como los cigarrillos, el vino, las vacunas, los diplomas, el arroz, los alimentos, los preparados para bebés y muchos más. Todo esto se debe a que muchas personas han perdido las restricciones de la moral y la ley, pensando que nadie sabrá si hacen cosas malas, y que no sufrirán ninguna consecuencia por hacerlo, la ley ha dejado de gobernar el corazón de las personas.

Los astrofísicos han descubierto que nuestro inmenso universo y muchas otras galaxias han estado pasando por una reorganización. Muchas galaxias han estado experimentando una explosión y un renacimiento. Muchas galaxias más grandes que nuestra Vía Láctea han desaparecido instantáneamente. Nuestra Vía Láctea no es más que una mota de polvo en el inmenso universo, y mucho menos nosotros, los seres humanos de la Tierra. Esta puede ser la razón por la que nuestros antepasados siempre han venerado las fuerzas misteriosas del universo.

En este momento crítico, si podemos ver la reorganización del universo a través de la lente de la cultura tradicional china, tal vez podamos entender muchas preguntas difíciles de responder y ver la esperanza para el futuro.

La cultura tradicional china cree en la armonía del Cielo, la Tierra y la humanidad. Cuando la gente sigue la dirección del PCCh y actúa de forma imprudente, está perjudicando a los demás y conduciéndose a un futuro arriesgado. Cuando las catástrofes golpean el mundo, y cuando se producen nuevos acontecimientos astronómicos, suelen servir de pista para que volvamos sobre nuestro origen y conciencia. Si rechazamos al PCCh y abrazamos la bondad, nosotros y nuestras futuras generaciones seremos bendecidos.

Artículo publicado originalmente en Minghui.org