Verdad, Inspiración, Esperanza

El gobierno del Reino Unido permite «silenciosamente» la adquisición china de la planta de semiconductores más grande de Gran Bretaña

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 6 de abril de 2022
Una vista general de la planta de Nexperia el 1 de abril de 2022 en Newport, Gales. Nexperia, una filial holandesa de la empresa tecnológica Wingtech, vinculada al Partido Comunista Chino, adquirió la mayor empresa de semiconductores del Reino Unido, Newport Wafer Fab, en julio de 2021 durante una adquisición hostil. Una revisión de la seguridad nacional por parte del gobierno británico parece haber salido con las manos vacías. (Imagen: Matthew Horwood/Getty Images)

El gobierno del Reino Unido se negó a ejercer los poderes de seguridad nacional recién otorgados para intervenir en un caso de adquisición hostil del mayor fabricante de semiconductores del país por parte de una empresa propiedad del Partido Comunista Chino.

El 1 de abril, Politico Europe anunció que el Reino Unido había «aprobado discretamente» la compra por 63 millones de libras de Newport Wafer Fab (NWF) por parte de Nexperia, una empresa con sede en los Países Bajos que no es más que una filial de propiedad exclusiva de Wingtech, con sede en Shanghai.

Politico declaró, basándose en información de «dos funcionarios del gobierno», que tras una investigación de seis meses, el asesor de seguridad nacional Stephen Lovegrove «concluyó que no había suficientes preocupaciones de seguridad para bloquear» la transacción.

Una larga historia

En 2017, Neptune 6 compró una filial de la alemana Infineon llamada IR Newport Ltd. por una cantidad no revelada, cambiando la marca de la empresa a Newport Wafer Fab, el nombre que la empresa tenía en 2003 antes de una adquisición anterior.

En un comunicado de prensa en el que se anunciaba la adquisición, se afirmaba que el HSBC y el Gobierno de Gales habían «facilitado la transacción».

LECTURA RELACIONADA:
Acuerdo entre Argentina y China para construir planta nuclear enciende las alarmas

Bitcoin en las fauces de la China comunista

Mientras la empresa llevaba a cabo sus operaciones en silencio, en junio de 2019, NWF anunció que había «completado un acuerdo de refinanciación de varios millones de libras», que «implicaba una reestructuración de los préstamos existentes del Gobierno de Gales y una nueva línea de financiación de activos de HSBC UK», según South Wales Argus.

Un reportaje de diciembre de 2019 publicado por Insider Media pintó una imagen de que todo estaba bien dentro de NWF, ya que la empresa buscaba aumentar la producción de 8.000 a 11.000 obleas por semana.

En la pieza, el Director de Asuntos Externos y Calidad, Sam Evans, reveló con despreocupación el verdadero valor de la firma: «Si usted construyera Newport Wafer Fab hoy desde cero, su valor en la región sería de mil millones de libras.»

NWF permaneció principalmente fuera del radar hasta enero de 2021, cuando un reportaje de The Telegraph caracterizó la adquisición de 2017 como una «compra por parte de la dirección» que «rescató» a la empresa del plan de Infineon de cerrar sus operaciones.

En el artículo, el presidente de NWF y jefe de Neptune 6, Drew Nelson, hizo un llamamiento al Gobierno para que invirtiera más, afirmando que «hay una serie de proyectos listos en el Reino Unido, que solo necesitan inversión», mientras Nelson expresaba su deseo de iniciar una expansión de 50 millones de libras.

«El Gobierno no ha captado realmente la importancia de la inversión en capacidades soberanas en su propia industria de semiconductores», declaró.

El artículo también revelaba que, un año y medio después, NWF seguía buscando estímulos de capital riesgo para aumentar su producción de 8.000 obleas a la semana, con el objetivo de alcanzar una nueva meta de 14.000.

Los deseos de la empresa se basan en la demanda, que Nelson describió como «absolutamente disparada» en medio de la escasez mundial de chips y el impulso de los vehículos eléctricos.

Un grito de ayuda

Sólo unos meses más tarde, en mayo de 2021, los medios de comunicación del Reino Unido comenzaron a informar de que NFW había escrito repentinamente al Secretario de Negocios del Reino Unido, Kwasi Kwarteng, haciendo sonar la alarma después de que Nexperia consiguiera ocupar dos puestos en el Consejo de Administración de la empresa en medio de una «disputa contractual.»

Un portavoz de Nexperia dijo a The Verdict: «Nexperia es el segundo mayor accionista de Newport Wafer Fab desde 2019 y tiene derechos contractuales para nombrar [la mayoría de los] miembros del consejo de administración en circunstancias definidas.»

El portavoz también desestimó la petición de ayuda de NWF como un mero «rumor».

La oficina de Kwarteng dijo al medio: «El gobierno del Reino Unido no considera apropiado intervenir en este momento».

En julio, la verdadera naturaleza de la situación se reveló al público en un artículo de The Telegraph que afirmaba que el gobierno galés prestó originalmente a la NWF 13 millones de libras durante su adquisición en 2017, que fueron devueltos en su totalidad con intereses.

El gobierno fue parafraseado diciendo que mientras «había considerado invertir de nuevo», un portavoz fue citado directamente diciendo en términos inequívocos:

«Sin embargo, un acuerdo entre los entonces accionistas mayoritarios de NWF y el entonces accionista minoritario, Nexperia, otorgaba derechos legales a Nexperia que hacían inviable que nuevos inversores, incluido el Gobierno de Gales, pusieran más inversión en el negocio.»

En una cobertura adicional, The Telegraph dilucidó que NWF «se ha visto forzada a la venta tras ser incapaz de cumplir con sus obligaciones de producción, lo que ha permitido a Nexperia tomar el mando de la planta».

Un artículo de Reuters no sólo revelaba que NWF se desharía de ella a favor de Nexperia por una miseria de 63 millones de libras, sino que la firma estaba en problemas de larga duración, ya que los ingresos habían caído drásticamente de 49 millones de libras en 2019 a sólo 30 millones de libras en 2020.

Un artículo de la CNBC sobre la adquisición reveló que NWF también tenía una deuda importante, ya que debía a HSBC 20 millones de libras, además de otros 18 millones de libras pendientes de pago al gobierno galés, que serían devueltos por Nexperia durante la adquisición.

La CNBC también afirmó que, en el acuerdo, el presidente Nelson, máximo accionista de la empresa, tenía previsto cobrar 15 millones de libras en la facturación.

El primer ministro, Boris Johnson, desautorizó a Kwarteng y ordenó a la oficina de Lovegrove que realizara una revisión en virtud de las nuevas leyes de seguridad nacional redactadas por primera vez en noviembre de 2020.

Tonos rojos

El informe de CNBC también mostró que la adquisición de Nexperia era motivo de preocupación porque la firma fue adquirida al 100% por Wingtech, con sede en Shanghái, en 2019.

El Times afirma que Wingtech también es un proveedor de Huawei, el gigante de las telecomunicaciones respaldado por el PCCh en el centro de un despliegue internacional de 5G muy disputado.

Wingtech ganó aún más notoriedad, afirma CNBC en un segundo artículo, porque la compañía «está fuertemente respaldada por el Partido Comunista Chino.»

LECTURA RELACIONADA

Científico escapa y revela información secreta del misil hipersónico [Video Informe]

Basándose en el análisis de la empresa de análisis Datenna, el medio reveló que el 30 por ciento de las acciones de Wingtech se remonta a entidades gubernamentales chinas controladas por el PCCh.

En su momento, Datenna compartió sus datos en exclusiva con la CNBC. Sin embargo, los hallazgos, que ahora están disponibles públicamente en el sitio web de la firma, también revelaron que «en el momento de la adquisición, se declaró que el equipo de gestión de Nexperia permanecería sin cambios».

«Sin embargo, sólo medio año después, el director general Frans Scheper fue sustituido por Zhang Xuezheng y enviado a la jubilación anticipada. Zhang Xuezheng es también director general y presidente del consejo de administración de Wingtech Technology».

En un artículo adicional de agosto de 2021, la CNBC informó que, inmediatamente después de que Nexperia ejerciera la adquisición hostil de NWF, Mark Granahan, director general de Ideal Semiconductor, con sede en Pensilvania, que se abastecía de la producción de sus obleas en la empresa galesa, dijo que el suministro se había «paralizado».

«No hablar mal»

En la cobertura que hizo Político de la decisión de Lovegrove de dar luz verde a la venta, el medio restó importancia a la adquisición de Nexperia.

El medio citó a un «antiguo funcionario de seguridad que no quiso ser nombrado debido a lo delicado de la decisión» y afirmó: «Lo que hace Newport Wafer Fab en este momento no es tan excepcional; se puede argumentar que no es estratégicamente importante, y ese es un caso posible».

Utilizando los comentarios de un «funcionario en activo» adicional, aunque anónimo, el medio añadió la capa adicional de retórica: «Lovegrove llegó a la misma conclusión que el viceconsejero de seguridad nacional que estudió inicialmente la adquisición».

«El funcionario dijo que Newport Wafer Fab utiliza tecnología de hace 20 años que los chinos ya tienen».

La narrativa es coherente con los mensajes enmarcados de manera similar que se remontan a julio de 2021, donde medios como The Conversation afirmaron que NWF «no estaba en la misma liga», como, por ejemplo, el líder de la industria Taiwan Semiconductor Manufacturing Corporation (TSMC), que produce chips regulares con circuitos tan pequeños como 3 nanómetros, en comparación con los productos compuestos de 180 nanómetros de NWF.

Discrepancias no tan microscópicas

A pesar de la supuesta incompetencia y el escaso valor de Newport Wafer Fab, The Guardian informó en agosto de 2021 de que un consorcio de nueve empresas nacionales había dado un paso adelante, anunciando su intención de comprar NWF en caso de que la Administración Johnson ejerciera sus poderes de seguridad nacional para anular la adquisición de Wingtech.

El grupo declaró que estaba dispuesto a inyectar 300 millones de libras en la empresa, ampliando sus operaciones.

Según el artículo, tres de las empresas implicadas eran antiguos clientes de NWF que deseaban mantener su cadena de suministro, y otras tres eran instituciones financieras.

El consorcio también estaba abierto a proporcionar a Nexperia una participación minoritaria en la empresa como compensación.

Un artículo publicado el 1 de abril por el China Research Group (CRG) dilucidaba plenamente la naturaleza de la importancia del fabricante galés tanto para el Reino Unido como para el PCCh.

Al explicar la diferencia entre los semiconductores compuestos que produce NWF y los semiconductores normales, como los fabricados por TSMC, el CRG desbarató la noción que propugnan los medios de comunicación del establishment de que NWF es una empresa intrascendente que produce tecnología anticuada:

«Los semiconductores compuestos (también conocidos como chips de tercera generación) se diferencian de los chips de silicio estándar por la combinación de dos o más elementos de la tabla periódica para formar un compuesto, como el nitruro de galio o el carburo de silicio».

«La innovación en los chips de silicio consiste en perseguir la ley de Moore intentando reducir la nanotecnología para hacer chips semiconductores más avanzados», afirma el CRG.

«Pero en los semiconductores compuestos, el tamaño nanométrico de la oblea no es una medida relevante: el aspecto crucial es el desarrollo de materiales semiconductores compuestos avanzados».

Añade que los chips compuestos «se utilizan allí donde el silicio no puede operar, como en los equipos de radio de alta potencia y muy alta frecuencia» utilizados en aplicaciones tecnocráticas críticas como los sensores de reconocimiento facial y también en los vehículos eléctricos.

El CRG también señaló que tanto la central de Shanghai como la nacional del PCCh identifican específicamente los semiconductores compuestos de nitruro de galio y carburo de silicio y los circuitos integrados como focos principales en sus planes quinquenales para 2021-2025.

Una piedra angular nacional

Además, el artículo explicaba que Newport Wafer Fab servía de empresa ancla y fundición de chips para todo el clúster CSConnected, una iniciativa conjunta del Gobierno de Gales y el Reino Unido diseñada para reforzar el sector de los semiconductores compuestos del país.

Cuando Neptune 6 compró NWF en 2017, el comunicado de prensa citaba al director legal Steve Berry afirmando que el fabricante estaba «extremadamente bien situado para contribuir al rápidamente emergente Clúster Internacional de Semiconductores Compuestos del Sur de Gales».

Mientras que el clúster genera cerca de 600 millones de libras en ingresos anuales, NWF fue el único beneficiario de al menos 43 millones de libras en financiación adicional de Innovación e Investigación del Reino Unido, según CRG.

La empresa también firmó un acuerdo de 5,4 millones de libras con UK Innovate «para desarrollar diseños de nitruro de galio de alta frecuencia RF MMIC para sistemas de radar 5G de defensa» para aplicaciones militares.

El 5 de abril, la BBC informó que, ante la presión pública, el gobierno de Johnson había desmentido formalmente la información de Politico al afirmar que «no se ha tomado ninguna decisión» sobre la adquisición.

El artículo enturbiaba aún más las aguas al citar al diputado Tom Tugenhadt, presidente del Comité de Asuntos Exteriores, quien afirmaba que «se han proporcionado tan pocos detalles al comité, que nos quedamos con la desafortunada conclusión de que no se ha llevado a cabo ninguna revisión».