Verdad, Inspiración, Esperanza

Universidad financiada por el Pentágono recibe a economista que promueve el socialismo como forma de contrarrestar a China

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 19 de febrero de 2022
Pentágono China Thomas Piketty
El economista francés Thomas Piketty habla a los estudiantes e invitados durante una presentación en el King's College, en el centro de Londres, el 30 de abril de 2014. Piketty dijo que esperaba crear una "lucha más informada" sobre el tema de la desigualdad de ingresos al lanzar su éxito de ventas y libro muy controvertido en Gran Bretaña. (Imagen: LEON NEAL/AFP vía Getty Images)

El Pentágono ha intensificado la promoción de la ideología progresista en las filas del ejército de los EE. UU., ya que los funcionarios en ejercicio descuidan el fuerte enfoque hacia China formulado durante la era Trump.

Thomas Piketty, profesor francés de economía, dio una conferencia en la Universidad de Defensa Nacional en Washington, DC el 16 de febrero argumentando que un “socialismo democrático y participativo, ecológico y poscolonial” es la clave para ganar la confrontación de Estados Unidos con el Partido Comunista Chino.

El académico, profesor de la Escuela de Economía de París y de la Escuela de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales, afirma que Estados Unidos y otras democracias se están abocando al fracaso si «se aferran a su habitual postura sermoneadora y a un modelo hipercapitalista anticuado» al tratar con la República Popular, según una introducción publicada antes del evento.

El discurso de Piketty se pondrá a disposición del público más adelante en la semana. 

LEE MÁS:

¿Valores estadounidenses o la ‘etapa primaria del comunismo’? 

La invitación al evento señala que EE. UU. y sus aliados “todavía están luchando por definir su actitud hacia el régimen de Beijing”, una observación conmovedora dado que la administración Biden-Harris aún no ha publicado una estrategia para China desde que asumió el cargo el 20 de enero pasado.  

Si bien la Casa Blanca describió a China como un «desafío de política exterior a largo plazo» para los EE. UU. y emitió una condena de los abusos contra los derechos humanos de Beijing, la postura de la administración ha evitado el tipo de generalización que se escuchó de los funcionarios de la era Trump. 

En octubre de 2018, el entonces vicepresidente Mike Pence pronunció un discurso que diferenciaba la búsqueda de un gobierno constitucional de Estados Unidos del autoritarismo del Partido Comunista Chino. A partir del próximo año, las personas designadas por Trump lanzaron múltiples andanadas contra el PCCh cuando la Casa Blanca tomó medidas drásticas contra el espionaje chino, sancionó a los funcionarios del Partido, impuso aranceles a los productos chinos y tomó medidas para frenar la expansión internacional de Beijing. En octubre de 2019, el entonces secretario de Estado Mike Pompeo cuestionó la legitimidad del propio Partido Comunista, calificándolo de régimen totalitario “empeñado en la lucha y la dominación internacional”. 

Pompeo articuló aún más el enfoque de la administración Trump para el “Desafío de China” en 2020, y en julio pronunció comentarios en los que defendió la fe en la Constitución de los EE. UU. como respuesta a la agresión del PCCh y las estrategias de “frente unido” destinadas a cooptar a las élites extranjeras. 

Sin basarse en los principios fundacionales de Estados Unidos, advirtió, el esfuerzo por “proteger y promover los derechos humanos está desatado y, por lo tanto, destinado al fracaso”.

En 2020, los funcionarios estadounidenses prohibieron la entrada a los miembros del PCCh a los Estados Unidos, intensificaron el reconocimiento de Taiwán y sancionaron a los funcionarios por su participación en la represión de las protestas de Hong Kong, su participación en los campos de internamiento de Xinjiang y la persecución a Falun Gong. 

Al asumir el cargo, la administración de Biden se retractó rápidamente del enfoque de sus predecesores, y la página “Desafío de China” que describía al PCCh como una amenaza ideológica para Estados Unidos fue eliminada del sitio web del Departamento de Estado. 

El gobierno de Biden ha evitado confrontar directamente a Beijing o su ideología marxista, que sostiene que el socialismo es la “etapa principal” para lograr el comunismo. 

Un análisis reciente de Politico identificó puntos muertos en los esfuerzos de la Casa Blanca para formar una estrategia coherente sobre China, y señaló que la administración está «dividida en facciones» que no están de acuerdo sobre lo que quieren lograr en el enfoque de Estados Unidos hacia Beijing. 

“Biden está acorralado entre lo que esperan los votantes en casa y lo que quieren los aliados en el extranjero”, informó Politico. Como resultado, “los esfuerzos para crear un plan panasiático para apartar a China de un codazo apenas se han movido”.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!