Verdad, Inspiración, Esperanza

Empuñando la Ley de Emergencias, Trudeau libra una guerra económica contra los manifestantes pacíficos

Published: 17 de febrero de 2022
Trudeau Ley de Emergencias convoy de la Libertad
Un oficial de policía hace guardia cerca de los camiones que participan en un bloqueo de las calles del centro cerca del edificio del parlamento mientras continúa una manifestación encabezada por camioneros que protestan por los mandatos de vacunación el 16 de febrero de 2022 en Ottawa, Ontario, Canadá, el primer ministro Justin Trudeau ha invocado la Ley de Emergencias por primera vez en la historia de Canadá para tratar de poner fin al bloqueo que ya va por su tercera semana. (Imagen: Scott Olson/Getty Images)

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ejerce nuevos poderes otorgados al invocar la Ley de Emergencias y está librando una guerra económica contra los camioneros que participan en protestas pacíficas en la capital de Canadá, Ottawa. 

El medio de comunicación independiente de base canadiense, The Counter Signal, ha tomado posesión de una orden enviada por la policía federal de Trudeau que exige que todas las empresas reguladas por FINTRAC en Canadá dejen de realizar transacciones con 34 billeteras de criptomonedas, una fuente potencial de financiación para las protestas en curso.

FINTRAC, o el Centro de Análisis de Informes y Transacciones Financieras de Canadá, fue establecido en 2000 por el gobierno canadiense bajo la Ley de Activos del Crimen para facilitar la detección e investigación del lavado de dinero. El mandato del Centro se amplió a fines de 2001 para incluir disposiciones de divulgación con respecto a la sospecha de financiamiento del terrorismo. 

Según se informa, las billeteras de criptomonedas objetivo contienen criptomonedas valoradas en más de 1,4 millones de dólares canadienses.

LEE MÁS:

The Counter Signal ha confirmado que una de las billeteras contiene más de 1 millón en Bitcoin y es parte de la campaña «HonkHonkHodl» para apoyar a los camioneros.

La orden enviada a la policía federal de Trudeau establece: “Cualquier información sobre una transacción o transacción propuesta con respecto a estas direcciones debe divulgarse de inmediato al Comisionado de la Real Policía Montada de Canadá, en [email protected] .gc.ca”.

“Si bien la policía está ansiosa por congelar cualquier fondo relacionado con Freedom Convoy, con toda probabilidad este efectivo digital está mucho más allá del alcance del Gobierno de Canadá”, informó The Counter Signal. 

Las cuentas bancarias tradicionales también están siendo atacadas por el gobierno canadiense. La viceprimera ministra canadiense, Chrystia Freeland, dijo en una conferencia de prensa el 15 de febrero: “Se trata de seguir el dinero. Se trata de detener el financiamiento de estos bloqueos ilegales”, y agregó que “hoy estamos dando aviso, si su camión está siendo utilizado en estos bloqueos ilegales, sus cuentas corporativas serán congeladas. El seguro de su vehículo será suspendido”.

Los bloqueos en todos los principales cruces fronterizos del país prácticamente se han dispersado; sin embargo, parece que el gobierno de Trudeau está tratando a los cientos de camiones que han inundado el distrito parlamentario de Ottawa como un bloqueo. 

La presión económica parece ser la principal herramienta a disposición del gobierno canadiense para abordar las protestas en curso; las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley parecen estar mal equipadas para gestionar las protestas, y las empresas contratadas por el gobierno canadiense se niegan a prestar servicios para retirar los camiones. 

El Servicio de Policía de Ottawa (OPS, por sus siglas en inglés) emitió un aviso a los manifestantes el 16 de febrero diciéndoles “Deben irse ahora” y que “Cualquiera que bloquee las calles o ayude a otros a bloquear las calles está cometiendo un delito penal y puede ser arrestado.» 

Las transmisiones en vivo del área de protesta muestran que los manifestantes han despejado carriles completos de tráfico para permitir el uso tanto civil como de emergencia. 

Cualquier persona que participe en las protestas o que se aventure en el área que ocupan los manifestantes enfrenta la amenaza de arresto.

“La Ley Federal de Emergencias permite la regulación y prohibición de viajes hacia, desde o dentro de cualquier área específica. Esto significa que cualquiera que venga a Ottawa con el propósito de unirse a la manifestación en curso está infringiendo la ley”, dice el aviso.

Mientras tanto, después de luchar contra un intenso ataque cibernético durante el fin de semana pasado, la plataforma cristiana de financiación colectiva, GiveSendGo, está nuevamente operativa y las donaciones para la campaña “Freedom Convoy 2022” continúan llegando. Actualmente, la campaña ha recaudado cerca de $ 9.5 millones.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!