Verdad, Inspiración, Esperanza

Niegan operación del corazón a un niño de Chipre porque sus padres no estaban vacunados

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 5 de febrero de 2022
niño chipre corazón
Varios hospitales se negaron a operar a un niño porque sus padres no se habían vacunado contra el COVID-19. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Los hospitales de tres países rechazaron la cirugía de un niño de tres años de Chipre que padecía una enfermedad cardíaca grave debido a que los padres no estaban vacunados contra el COVID-19. El incidente ha planteado dudas sobre las dimensiones éticas de la vacunación.

Inicialmente, se suponía que el niño se sometería a una cirugía en Chipre, un pequeño país insular en el este del mar Mediterráneo. Sin embargo, como los hospitales no podían realizar la cirugía, el ministerio de salud del país dispuso que lo llevaran a Alemania. 

Pero apenas un día antes del traslado, el hospital alemán informó que cancelan la cirugía ya que los padres del niño no han sido vacunados. Aunque las autoridades chipriotas sugirieron que el niño podría estar acompañado por un tutor legal, el hospital se negó.

Luego, las autoridades chipriotas se pusieron en contacto con hospitales en Israel y el Reino Unido. Pero ellos también se negaron a operar al niño. Después de mucho esfuerzo, un hospital en Atenas accedió a realizar la cirugía.

Un funcionario del ministerio de salud de Alemania declaró más tarde que el país no ha impuesto ninguna regla que impida que los hospitales traten a personas no vacunadas o familiares de dichas personas. Sin embargo, cada hospital tendrá sus propias reglas, indicó el funcionario. Un portavoz del departamento de salud de la Comisión Europea insistió en que las políticas sanitarias son responsabilidad de los estados miembros y que la organización no tiene ningún papel en estos asuntos.

“Sé que en los hospitales de Alemania ingresan pacientes sin vacunar… No sabía que tenía que vacunarme para que mi hijo fuera operado en ese hospital. Si lo hubiera sabido, por supuesto que lo habría hecho… Estoy sano y no quería vacunarme. Me parece inapropiado que alguien que está sano se vacune”, dijo el padre del niño en un comunicado.

Los padres ahora han recibido vacunas COVID-19. Las autoridades chipriotas habían pedido a los padres que se vacunaran con la vacuna J&J. Sin embargo, los padres terminaron tomando una vacuna de Pfizer por consejo de un hospital alemán.

Prohibido recibir servicio médico

Mientras tanto, ha salido a la luz otro incidente de un hospital que se niega a atender a un paciente debido al COVID-19, esta vez en Estados Unidos. DJ Ferguson, de 31 años, necesita urgentemente un trasplante de corazón. Sin embargo, el hospital que se suponía que debía haber realizado la cirugía de trasplante, Brigham and Women’s Hospital, eliminó a Ferguson de la lista de cirugía después de que salió a la luz que no había sido vacunado contra el COVID-19.

LEE MÁS: Iowa avanza proyecto de ley para permitir que los pacientes con COVID-19 usen ivermectina

El hospital requiere “la vacuna Covid-19 y comportamientos de estilo de vida para los candidatos a trasplante para crear la mejor oportunidad de una operación exitosa y optimizar la supervivencia del paciente después del trasplante, dado que su sistema inmunológico está drásticamente suprimido”, dijo un portavoz del hospital en una declaración.

El padre de Ferguson, David, insistió en que la vacuna contra el COVID-19 va en contra de los “principios básicos” de su hijo porque no cree en ella. Ferguson ha estado en el hospital desde el fin de semana de Acción de Gracias. Su problema cardíaco hereditario hace que los pulmones se llenen de sangre y fluidos. 

En una entrevista con CBS, el Dr. Arthur Caplan, jefe de ética médica de la Facultad de Medicina Grossman de la NYU, afirmó que vacunarse contra el COVID-19 es fundamental antes de realizar este tipo de cirugías, a pesar de la posibilidad casi inexistente de que un joven sano o niño que muere a causa de la enfermedad. 

“Después de cualquier trasplante, riñón, corazón, lo que sea, su sistema inmunológico se apaga… La gripe podría matarlo, un resfriado podría matarlo, el COVID podría matarlo. Los órganos son escasos, no los vamos a distribuir a alguien que tiene pocas posibilidades de vivir cuando otros que están vacunados tienen más posibilidades de sobrevivir después de la cirugía”, dijo Caplan.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!