Verdad, Inspiración, Esperanza

El estatus de nación más favorecida de China está llegando a su fin, ¿cuáles son las implicaciones?

He Qinglian es una destacada escritora y economista china. Actualmente radicada en Estados Unidos, es autora de "China's Pitfalls", que trata de la corrupción en la reforma económica china de los años 90, y "The Fog of Censorship: Media Control in China", que aborda la manipulación y restricción a la prensa. Escribe regularmente sobre cuestiones sociales y económicas contemporáneas de China.
Published: 19 de enero de 2022
nacion mas favorecida china omc
Los trabajadores subieron la escalera e instalaron la bandera nacional en el poste de la farola el 28 de septiembre de 2021 en Wuhan, provincia de Hubei, China. China está perdiendo su trato de nación más favorecida (NMF). ¿Qué significa esto para el régimen rojo? (Imagen: Getty Images)

China ahora ha regresado aproximadamente al estado comercial que tenía antes de su adhesión a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en diciembre de 2001, ya que Estados Unidos ha eliminado de facto a China del trato de nación más favorecida (NMF). 

Desde el 1 de diciembre, 32 países, incluidos la Unión Europea, el Reino Unido, Canadá, Turquía, Ucrania y Liechtenstein, dejaron de aplicar el estatus NMF a China. En comparación con el período anterior a la OMC, China ha perdido un importante centro de comercio exterior después de que EE. UU. cancelara el tratamiento de zona arancelaria especial para Hong Kong el año pasado. Se mantuvo el trato NMF concedido por Noruega, Nueva Zelandia y Australia.

Algunos comentaristas creen que China ha retrocedido a su posición previa a la adhesión a la OMC y, por lo tanto, se encuentra en serios problemas; pero esto es un error de juicio. Las circunstancias son diferentes ahora. 

China no es la China de hace 20 años, y Estados Unidos y Europa ya no están en la misma gloria. Además, considerando lo que dijo Sullivan, asesor de seguridad nacional de EE. UU., sobre China en una entrevista con CNN el 6 de noviembre, que la administración Biden no busca cambiar a China, este no es un gran golpe para China.

El poder nacional de China acumulado durante sus 20 años de membresía en la OMC

La postura relativamente tranquila de China hacia los 32 países proviene de la conclusión de Xi Jinping de que “el Este está creciendo y el Oeste está decayendo” y que “China finalmente tiene una posición más equitativa en el escenario mundial”. Cuando Beijing presentó el plan de reducción de emisiones de China en la Cumbre del Clima de la ONU a fines de agosto del año pasado, se enteró de que la UE estaba lista para colocar a China en la lista de “países de desarrollo medio”. De hecho, con el segundo PIB más grande del mundo y un PIB per cápita de más de 10.000 dólares, es demasiado vergonzoso para China seguir siendo tratada como un país “en desarrollo”.

Más importante aún, China básicamente obtuvo los beneficios que quería al unirse a la OMC. Bajo la fuerte defensa del presidente Clinton, China se unió oficialmente a la OMC en diciembre de 2001, y la economía china despegó rápidamente desde entonces. Como muestran los datos, en 2001, el PIB de China ascendió a 1,34 billones de dólares, o el 4,0065% del PIB mundial. Luego, 18 años después, en 2019 (en 2020 la pandemia ocurrió en China y luego se extendió por todo el mundo), el PIB de China totalizó $14,28 billones, o el 16,2763% del PIB mundial. Los datos muestran que el crecimiento del poder económico de China se debe a su adhesión a la OMC.

En Globalization v1.0, China se ha convertido en el centro. Es el país en desarrollo más grande en introducir inversiones extranjeras, con un número total de empresas extranjeras establecidas que superan el millón. Es el exportador más grande del mundo y el segundo importador más grande y es el comprador más grande de países ricos en recursos. Especialmente después de que la producción de petróleo de esquisto de EE. UU. cambiara el suministro mundial de petróleo, Rusia, Medio Oriente y otros países productores de petróleo están luchando para reclutar a China. 

Después de que surgiera la pandemia de COVID-19, los precios del petróleo se desplomaron y, por lo tanto, los pedidos de petróleo de China habían convertido a China en el «rey». A finales de 2020, la inversión extranjera directa (IED) total de China en el exterior alcanzó los 2,3 billones de dólares, solo superada por EE. UU. y los Países Bajos. Más de 28.000 inversores nacionales chinos establecieron 44.000 empresas de inversión extranjera directa en 189 países y regiones de todo el mundo, con activos totales que alcanzan los 7,9 billones de dólares. 

En la ONU, China ha convertido con éxito a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, la OMS, etc. en una herramienta al servicio de sus propios intereses. En estas circunstancias, la eliminación del estatus de nación más favorecida (NMF) de China por parte de EE. UU. y la UE es, de hecho, una opción para ganar influencia.

China cree que tiene el poder de negociar con los EE. UU. y la UE sobre los aranceles.

Según las estadísticas publicadas por la Aduana de China el 7 de noviembre, en los primeros 10 meses de 2021, el valor total de las importaciones y exportaciones de China fue de 31,67 billones de RMB, un 22,2% más que el año anterior, de los cuales las exportaciones fueron de 17,49 billones de RMB, con un aumento del 22,5 por ciento interanual; las importaciones fueron de 14,18 billones de RMB, un aumento interanual del 21,8% y un aumento del 21,4% con respecto al mismo período de 2019.

El superávit comercial fue de 3,31 billones de RMB, con un aumento del 25,5 por ciento interanual. La ASEAN, la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, son el primer, segundo, tercer y cuarto socio comercial, respectivamente. China tiene un superávit comercial con los tres principales socios comerciales: 448.510 millones de RMB con la ASEAN, un aumento del 6,6%, y 1,04 billones de RMB con la UE, un aumento del 38%.

El valor total del comercio entre China y EE. UU. fue de 3,95 billones de RMB, un aumento del 23,4 por ciento. El superávit comercial de China con EE. UU. fue de 2,08 billones de RMB, un aumento del 18,9 por ciento. El déficit comercial con Japón fue de 182.250 millones de RMB, un aumento del 47,8 por ciento. Además, las reservas de divisas de China crecieron en octubre por primera vez desde julio del año pasado. China tiene las mayores reservas de divisas del mundo, alcanzando los $3,218 billones a finales de octubre, un 0,53 por ciento más que en septiembre y ligeramente por debajo de los $3,232 billones de finales de agosto.

Es difícil para EE. UU. y la UE romper relaciones de comercio exterior interdependientes con China. Es probable que China negocie aranceles futuros con EE. UU. y la UE unilateralmente de manera recíproca. Significa «si hay exenciones para ti, entonces hay exenciones para mí», y si «aumenta para ti, entonces aumenta para mí». 

Estados Unidos y la UE seguirán tratando a China de la misma manera que lo han hecho en los últimos 20 años, “cooperación por un lado, confrontación por el otro”. A partir de las experiencias de los últimos 40 años, China confía en que obtendrá un trato arancelario preferencial de todos los países.

Las empresas con vínculos comerciales con China se convertirán automáticamente en grupos de presión

Recordemos las experiencias de China desde que se abrió al mundo hace 40 años. 

Desde finales del siglo pasado, China ha realizado una prueba de sus operaciones de lobby en Estados Unidos. Según el Centro para la Integridad Pública de Estados Unidos, los honorarios de los grupos de presión de China ascendieron a 4.225.300 dólares entre 1998 y 2004. El lobby fue más indirecto en los últimos años. En la página de inicio del sitio web de Open Secrets, la tabla «Lobbying Data Summary» registra el total de los honorarios de los grupos de presión desde 1998 hasta 2021.

Hay dos tipos de este tipo de lobby, uno es el de las agencias de lobby contratadas por el gobierno chino. La administración Trump comenzó a exigir a estas agencias que se registraran como agentes extranjeros. Aunque la política no se aplicó estrictamente, ha ahogado un poco a estas agencias.

LEE MÁS: 4 factores a tener en cuenta en el último estancamiento económico de China

A lo largo de los años, las corporaciones multinacionales han presionado mucho al Congreso para proteger sus inversiones en China. Cuentan con grupos de presión dedicados en Washington D.C. y también han formado alianzas. Antes de la adhesión de China a la OMC, pidieron fervientemente al gobierno estadounidense que extendiera incondicionalmente el estatus de NMF a China. Ante la pésima situación de los derechos humanos y la política autoritaria de China, sus principales argumentos para presionar al Congreso fueron: «China está en vías de mejora para acercarse a la democracia occidental», «el desarrollo económico promoverá la reforma política en China», y «la popularización de Internet traerá la libertad de prensa a China», etc.

Ya el 29 de abril de 1997, el New York Times publicó un artículo en el que se afirmaba que Boeing y otras empresas interesadas estaban presionando al Congreso de Estados Unidos a favor de China. El número de abril de 2015 del Atlantic Monthly también publicó un artículo titulado «Cómo los lobbies corporativos conquistan la democracia estadounidense». Estos artículos exponen el hecho de que los conglomerados estadounidenses, como General Electric, Microsoft, Boeing, Coca-Cola, Citi Bank, etc., y casi todas las grandes empresas que entran en el mercado de China continental se disfrazan automáticamente de grupos de presión en el Capitolio.

Además, son más elocuentes e influyentes que los grupos de presión profesionales. Conocen mucho mejor que los chinos la política de los grupos de presión de Estados Unidos y tienen más capacidad para actuar en ella.

En 2007, Estados Unidos introdujo la «Revisión y aclaración de los controles de exportación y reexportación para la República Popular China (RPC) y la nueva autorización validada para el usuario final», que añadió 47 productos de exportación controlados. Lo que finalmente llevó a Estados Unidos a reducir el número de productos controlados no fue la protesta del gobierno chino, sino la presión de conglomerados multinacionales estadounidenses como Boeing y United Technologies.

Mi opinión es que la supresión del tratamiento de China en la OMC por parte de muchos países no debe considerarse como un asedio al Partido Comunista Chino (PCCh), como creen muchos comentaristas. Estos países occidentales sólo piensan que China se ha enriquecido y ha entrado en las filas de los países medianamente desarrollados, por lo que cancelan todo tipo de ayuda. También quieren acabar con el tratamiento arancelario preferencial que clasifica a China como país en desarrollo.

En el futuro volverán a las negociaciones comerciales unilaterales o multilaterales sobre los aranceles. Casualmente, mientras terminaba de escribir este artículo, me encontré con un artículo publicado el 8 de noviembre en on.cc, titulado «Otra crisis en la cadena de suministro global: EE.UU., Reino Unido y otros quieren que China retrase las nuevas regulaciones de importación». Diplomáticos de siete sistemas económicos, entre ellos EE.UU., Reino Unido y Japón, junto con Australia, Canadá, la UE y Suiza, enviaron el 27 de octubre una carta a Yuefeng Ni, director de la Administración General de Aduanas (GAC) de China, en la que expresaban su preocupación por los decretos aduaneros chinos 248 y 249, publicados en abril.

Las dos órdenes piden a los importadores de alimentos que cumplan con los nuevos requisitos de registro, inspección y etiquetado integrales antes del 1 de enero de 2022. Estos países argumentaron que los decretos interrumpirían la cadena mundial de suministro de alimentos y retrasarían el suministro de alimentos a China. Sugirieron que el GAC retrase las medidas de importación de alimentos durante «al menos 18 meses». Hasta el 8 de noviembre de 2021, ni el GAC ni el Ministerio de Relaciones Exteriores han respondido a estas solicitudes. 

“No hay amigos permanentes ni enemigos permanentes en el mundo”, y el ingreso de China a la OMC es la mejor nota al pie de este famoso dicho. Antes de que China se uniera a la OMC, muchos países estaban muy contentos de aceptarlo, donde Estados Unidos vio la brillante perspectiva de democratizar a China a través de la OMC. Después de la entrada de China a la OMC, los países aprendieron hasta qué punto China, el nuevo miembro, puede provocar problemas. Pero al final, no había nada que pudieran hacer al respecto. 

Hoy, 20 años después, finalmente sienten que a China ya no se le debe permitir disfrutar del trato de nación favorecida como país en desarrollo, y quieren volver a la relación de negociación comercial unilateral que existía antes de 2001. El problema real para Occidente en el futuro es que China no es el mismo socio comercial (o adversario) que era entonces, y ahora es mucho más difícil tratar con él.

Este artículo fue publicado originalmente por Radio Free Asia el 9 de noviembre de 2021.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!