Verdad, Inspiración, Esperanza

Austria recluta a expolicías para ejecutar las restricciones de confinamiento

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 18 de enero de 2022
El gobierno austriaco tiene previsto lanzar un mandato de vacunación en todo el país en febrero, aunque la autoridad encargada de su aplicación advirtió que es más probable el 1 de abril. (Imagen: Jan Hetfleisch/Getty Images)

Alta Austria, provincia austriaca fronteriza con la República Checa y Alemania, está contratando, a expolicías de hasta 70 años con el objetivo de utilizarlos para reforzar el cumplimiento de las restricciones del COVID-19 en la región, según los informes. 

A finales de diciembre, el gobernador Thomas Stelzer dio instrucciones al departamento de policía local para que escribiera una carta a 700 ex agentes, solicitando que volvieran al servicio activo.

«Hemos recibido respuesta de 37 policías con los que nos hemos puesto en contacto, y ahora están recibiendo sus documentos… Nadie los ha firmado todavía, y hay que realizar entrevistas de admisión», declaró la oficina del gobernador a un medio de comunicación local.

Los exoficiales que se incorporen al programa gubernamental de aplicación de la ley no recibirán uniformes de policía a pesar de ser considerados en servicio activo. Estarán desplegados durante 39 horas a la semana. También se está contactando con funcionarios estatales retirados, y la administración local quiere que algunos de ellos sean destinados como inspectores de la norma COVID-19 en la provincia.

Las restricciones de confinamiento de Austria son unas de las más estrictas del mundo. Las personas que no están vacunadas contra el COVID-19 tienen prohibido el acceso a una serie de servicios. La semana pasada, las normas se hicieron aún más estrictas, ya que el gobierno ordenó que se comprobara que todos los ciudadanos que entraran en una tienda estuvieran vacunados o se hubieran recuperado del COVID-19. 

Los controles puntuales son realizados por agentes de policía encubiertos. Las mascarillas FFP2 son ahora obligatorias en las zonas exteriores donde no se puede mantener el distanciamiento social. 

El 16 de enero, el gobierno presentó una revisión del mandato de vacunación contra el COVID-19 que será aplicable a todos los ciudadanos mayores de 18 años. El gobierno había anunciado el posible mandato de vacunación hace unos dos meses. 

Con la intención de que entre en vigor en febrero, las personas que no cumplan con el requisito de vacunación podrían ser multadas con hasta 3.600 euros (4.100 dólares).

El mandato se aplicará en varias fases. En la primera fase, las autoridades informarán a todos los hogares sobre el mandato. Se aplicarán exenciones a quienes se hayan recuperado de una infección por COVID-19 en los últimos seis meses, tengan complicaciones médicas o estén embarazadas. 

A partir de mediados de marzo, la policía empezará a comprobar si la gente está vacunada. Si una persona no puede proporcionar dicha prueba, la policía puede cobrar una multa de hasta 600 euros (685 dólares). El individuo no vacunado puede ser objeto de más presiones, que incluyen multas de hasta 3.600 euros (4.106 dólares).

Según Karoline Edtstadler, ministra del gabinete responsable de asuntos constitucionales, los individuos podrían ser objeto de estas multas hasta cuatro veces al año.

En una entrevista con ABC News, el ministro de Sanidad, Wolfgang Mueckstein, insistió en que Austria se quedará atrás si no hace obligatoria la vacunación contra el COVID-19. «Todos los expertos creen que el próximo otoño también necesitaremos una alta inmunidad general en la población… Con este mandato de vacunación, conseguiremos alcanzar estos importantes puntos porcentuales adicionales en la tasa de vacunación», dijo Mueckstein. Advirtió que la variante omicron no será la última.

El 8 de enero, miles de personas salieron a las calles de la capital austriaca para protestar contra los planes del gobierno de hacer obligatoria la vacunación. En una manifestación en Viena, los manifestantes corearon el lema «El gobierno debe irse». 

En una marcha de protesta celebrada el 15 de enero, más de 200.000 austriacos salieron a la calle. Durante una consulta pública sobre el proyecto de ley, el gobierno recibió más de 100.000 comentarios, la mayoría de ellos en clara oposición al mandato de vacunación.

En una entrevista con Bloomberg, el canciller Karl Nehammer defendió el plan de vacunación obligatoria. «Sé que se especuló mucho con que esto sería una cuasi solución a medias… Los controles tendrán consecuencias… [Los que no cumplan] se enfrentarán a multas elevadas», dijo Nehammer.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!