Verdad, Inspiración, Esperanza

Un Apple Watch registró 2 días de arritmia de un joven que murió tras tercera dosis de Pfizer

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 14 de enero de 2022
Un evento de Apple sobre el Apple Watch serie 5 el 10 de septiembre de 2019 en el campus de Apple en Cupertino, California. Un Apple Watch usado por Joseph Keating, un hombre de Dakota del Sur de 26 años, registró dos días de arritmia y un día de taquicardia antes de fallecer de miocarditis atribuida por el médico forense a su inyección de refuerzo Pfizer COVID-19. (Imagen: Justin Sullivan/Getty Images)

Un Apple Watch usado por un hombre de Dakota del Sur de 26 años que murió de miocarditis cuatro días después de aceptar un refuerzo de la inyección de Pfizer terapia génica ARN mensajero para la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) registró silenciosamente dos días de arritmia antes de sus últimos momentos.

La causa oficial de muerte anotada en la autopsia de Joseph Keating, un hombre blanco de 5’9 y 240 libras (1,75 m y 109 kg), fue «miocarditis multifocal que afectaba el ventrículo izquierdo y el tabique».

Keating murió el 12 de noviembre de 2021 después de haber recibido el refuerzo de Pfizer y la vacuna contra la gripe unos días antes, el 8 de noviembre. La sección de Diagnóstico Final de la autopsia anota la recepción de una inyección de refuerzo y la vacuna contra la gripe en la posición principal, mientras que la sección de Contribuyentes posiciona «la reciente vacuna COVID de Pfizer» en su cabecera.

La sección de Comentarios del informe también indicó: “Se ha observado miocarditis después de la administración de la vacuna Pfizer Covid en pacientes masculinos entre las edades de 16 y 29 años, y se presenta con mayor frecuencia de 3 a 5 días después de la administración. Se ha identificado que la miocarditis posterior a la vacunación de Pfizer Covid causa disfunción ventricular izquierda”.

ARTICULOS RELACIONADOS

La «vacuna de refuerzo contra el COVID 19 de Pfizer reciente» también se incluye en la Parte II de la sección Causa de la muerte en el certificado de defunción oficial de Keating emitido por el estado de Dakota del Sur.

Los detalles de la muerte por reacción adversa de Keating se aclararon en un artículo exclusivo del 11 de enero de The Defender, donde su madre, Cayleen, «dijo que su hijo estaba a favor de las vacunas y trabajaba en un entorno en el que necesitaba ser vacunado».

Cayleen proporcionó las tarjetas de pasaporte de las vacunas de Joseph, que muestran que sus dos dosis originales se tomaron meses antes, en marzo y abril.

El sitio web How Bad Is My Batchrecientemente promovido por el inventor del ARNm, el Dr. Robert Malone, muestra que el número de lote asociado con la primera dosis de Keating se atribuyó a 2549 reacciones adversas, 9 muertes, 54 discapacidades y 43 enfermedades potencialmente mortales según el análisis de datos de VAERS.

Se informa que la segunda dosis está asociada con 1.713 reacciones adversas, 15 muertes, 23 discapacidades y 22 enfermedades potencialmente mortales.

Ambos lotes figuran en la lista de caducidad de lotes del sitio, que afirma que indica la probabilidad de que un lote específico contuviera una vacuna de ARNm real en comparación con un control de placebo.

Cayleen dijo que, sin embargo, su hijo no experimentó ninguna reacción adversa a las dos primeras dosis, pero todo fue diferente a partir de los tres días después de recibir una inyección de refuerzo.

La madre dijo que su hijo recibió la dosis un lunes, “martes y miércoles estuvo bien, pero el jueves por la mañana, 72 horas después del refuerzo, llamó y dijo que tenía dolor de garganta”.

Keating se automedicó para sus síntomas leves con bebidas calientes y pastillas para la garganta, y se puso a trabajar. Sin embargo, tuvo que regresar a casa solo unas horas después de su turno debido a que se sentía excepcionalmente fatigado.

Cuando se le preguntó acerca de sus síntomas, Cayleen dijo que Keating le dijo que solo estaba experimentando dolor muscular, fatiga y dolor de garganta. 

Todos eran síntomas que, según los resultados de la búsqueda de Google, eran efectos secundarios inocuos de la vacunación. «En realidad no se comportaba como un enfermo, sólo estaba agotado», dijo Cayleen.

Joseph durmió el resto del día e intentó volver al trabajo el viernes, pero se reportó enfermo porque estaba aún más fatigado que el día anterior.

El artículo afirma que la madre de Keating, una veterana de enfermería de cuidados intensivos de 35 años, tomó la temperatura y el pulso de su hijo y notó que tenía fiebre de 100.2 (37.8 °C) y una frecuencia cardíaca de 112. Le administró tylenol.

Su fiebre bajó, pero su ritmo cardíaco permaneció elevado. El padre de Keating, William, cenó con Joseph alrededor de las 5:00 p. m. y se fue a las 6:00 p. m. 

Unas horas más tarde, Joseph Keating murió repentinamente mientras estaba sentado en un sillón reclinable, poco después de tener una conversación en línea con amigos. “El teléfono y el control remoto estaban en su regazo”, dijo Cayleen.

Cayleen dijo que cuando la familia fue al apartamento de Joseph al día siguiente, sacaron los datos de su Apple Watch, que mostraban dos días de arritmia además de la hora exacta de su muerte. 

Según las capturas de pantalla tomadas del teléfono de Keating y proporcionadas a The Defender, la frecuencia cardíaca del hombre estaba entre 84 y 97 durante la noche del 10 de noviembre antes de desarrollar una taquicardia que osciló entre 119 y 143 durante la noche del 11 de noviembre.

2 días de arritmia, y luego el peor desenlace

En la mañana del 12 de noviembre, el Apple Watch de Keating registró una frecuencia cardíaca de hasta 149 a las 10:11 a.m., que cayó repentinamente a 71 solo media hora después antes de volver al rango de 123 a 141.

En la captura de pantalla final proporcionada, se muestra que la frecuencia cardíaca de Keating es tan baja como 66 a las 6:51 p. m. del día 12. Los números se mantienen constantemente bajos con la excepción de una lectura de 119 a las 7:45 p. m., que cayó casi inmediatamente a los 60

Cayleen declaró con respecto a la autopsia de su hijo: «Cuando hicieron los preliminares por primera vez, no pudieron encontrar nada: su corazón parecía normal… el patólogo dijo que iba a hacer 22 diapositivas diferentes para ver qué podía encontrar».

Los resultados de la inspección adicional fueron difíciles de negar: «Cuando el patólogo examinó los 22 segmentos del corazón de Joseph, mostró que la vacuna inflamó y atacó todo su corazón», dijo.

“Había tanto daño… en el corazón. Era una miocarditis multifocal completa, y no solo afectaba una parte de su corazón, sino que atacaba todo el tabique y los ventrículos”.

La enfermera veterana también declaró: «Sabía que COVID podía causar MIS-C [síndrome inflamatorio multisistémico], pero nadie me dijo que la vacuna daba miocarditis a la gente… Hay una gran diferencia entre que COVID te dé miocarditis y que una vacuna te dé miocarditis y te mate de verdad».

Cayleen dijo que varios cardiólogos le dijeron que el caso era muy peculiar porque «los signos distintivos como padre que te llevarían a buscar ayuda médica no se me dieron… Él no sabía que su corazón se aceleraba, ni que palpitaba ni que se convertía en fibrilación auricular. Lo único de lo que se quejaba era del dolor muscular y la fatiga».

La familia declaró que, aunque tanto ellos como el patólogo que los atendió, enviaron un informe a VAERS, tres meses después, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. no dieron seguimiento a ninguno de los dos.

El sitio web de los CDC afirma en una página titulada Investigating Long-Term Effects of Myocarditis: How CDC Is Investigating Myocarditis Health Effects After COVID-19 Vaccination que los “CDC están investigando activamente los informes de personas que desarrollan miocarditis (inflamación del músculo cardíaco) después de recibir una vacuna mRNA COVID-19 (Pfizer-BioNTech o Moderna)”.

La agencia también afirma directamente que los “CDC se están comunicando con personas que cumplen con la definición de caso de miocarditis después de la vacunación con ARNm de COVID-19”.

El padre de Keating, William, le dijo a The Defender: “Nadie quiere tocarlo… He estado llamando al departamento de salud del estado en los últimos días y siguen diciendo que tienen que esperar a los CDC y los hechos. Les dije que los hechos están en la autopsia, pero dijeron que tenían que esperar más.

Cayleen agregó: “No hemos escuchado ninguna respuesta. Nos pusimos en contacto con la estación de noticias local para correr la voz de que esto sucedió, y dijeron que tenían las manos atadas. Llamamos al patólogo, sin comentarios. El gobernador, sin comentarios. El departamento de salud, sin comentarios. El CDC, sin comentarios. Entonces, nadie está hablando de eso”.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!