Verdad, Inspiración, Esperanza

El ministro de Inmigración, Alex Hawke, define si Djokovic jugará el Abierto de Australia

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 13 de enero de 2022
Novak Djokovic
MELBOURNE, AUSTRALIA - ENE. 12: Novak Djokovic de Serbia realiza un tiro de derecha durante una sesión de práctica antes del Abierto de Australia 2022 en Melbourne Park el 12 de enero de 2022 en Melbourne, Australia. (Imagen: Darrian Traynor/Getty Images)

Mientras casi pierde su oportunidad de competir en el Abierto de Australia el 17 de enero, el gigante del tenis Novak Djokovic fue liberado de la detención en Melbourne después de que se cancelara su visa por violaciones de salud.

Sin embargo, la amenaza de deportación aún se cierne sobre él ya que el gobierno australiano ha advertido que aún puede ser expulsado del país.

De un juzgado a otro

El 7 de enero, después de estar detenido por presuntamente violar las políticas de salud de Australia, Djokovic fue puesto en libertad después de que un juez anuló su caso judicial, que buscaba cancelar su visa debido a que no siguió ciertas normas de salud de COVID-19 a su llegada a Australia, a pesar de que pudo proporcionar exenciones médicas.

El lunes, a la estrella del tenis se le permitió practicar para sus próximos partidos en el Abierto de Australia el 17 de enero. Apareció en la cancha en Melbourne Park el martes, donde espera defender su título del Abierto de Australia.

“Estoy complacido y agradecido de que el juez anuló la cancelación de mi visa”, escribió Djokovic en Twitter. “A pesar de todo lo que ha pasado, quiero quedarme e intentar competir en el @AustralianOpen. Sigo enfocado en eso. Volé aquí para jugar en uno de los eventos más importantes que tenemos frente a los increíbles fans”.

Después de que su caso terminó, la familia de Djokovic celebró una conferencia en su casa en Belgrado, Serbia, enviando vítores y elogios. La madre de Djokovic, Dijana, calificó el fallo de la corte como «la mayor victoria en su carrera, más grande que todos sus grand slams». Su hermano Djordie dijo que “la verdad y la justicia salieron a la luz”, agradeciendo al sistema judicial australiano.

Sin embargo, el gobierno australiano advierte que Djokovic aún podría ser deportado y cancelar su visa, amenazando con negarle a la estrella la oportunidad de defender su título.

¿Qué sucedió?

Después de someterse a una cirugía de codo en 2018, el dolor insoportable que sentía lo hizo buscar “tratamientos alternativos a la medicina convencional”, lo que lo llevó a convertirse en uno de los mayores escépticos de las vacunas en el mundo del tenis.

Cuando la pandemia comenzó a extenderse, Djokovic expresó que “lucharía” con los mandatos de vacunación para los tenistas que viajan al extranjero y que no deseaba verse obligado a vacunarse. 

Sin embargo, tal decisión generó críticas después de que Djokovic y varios otros jugadores dieron positivo con el virus durante un torneo benéfico celebrado en junio de 2020.

El jugador australiano Nick Kyrgios calificó la decisión de realizar el evento de «estúpida».

«Decisión descabellada de seguir adelante con la ‘exhibición’, pronta recuperación compañeros, pero eso es lo que pasa cuando se desatienden todos los protocolos. Esto [no es una broma]», escribió en Twitter.

El año pasado, los funcionarios del gobierno anunciaron que los jugadores podían solicitar exenciones médicas de vacunación y, junto con el organizador Tennis Australia, permitieron que los expertos «revisaran las solicitudes de exenciones médicas para jugadores y personal» que llegaban al Abierto de Australia. 

Djokovic ya estaba en la lista de aprobación de dos paneles médicos independientes creados por Tennis Australia, lo que le dio al jugador tiempo para publicar en Instagram sobre el «permiso de exención». 

Sin embargo, el 5 de diciembre, Djokovic fue detenido e interrogado sobre su exención. Los funcionarios fronterizos negaron los documentos que les dieron, basándose en el hecho de que Djokovic volvió a contraer el coronavirus el mes pasado. Su visa fue cancelada porque no proporcionó la evidencia necesaria para cumplir con las demandas, dijeron funcionarios fronterizos. 

La política de Australia dicta que los «no ciudadanos o no residentes» sin visas, o aquellos a quienes se les cancelaron las visas, no pueden ingresar a menos que hayan recibido las vacunas completas. Se permiten exenciones médicas, pero en el caso de Djokovic, se afirma que no proporcionó la información necesaria.

Djokovic estuvo detenido en el Park Hotel en Carlton, un lugar donde los solicitantes de asilo han estado detenidos durante años. 

Siguiendo una política establecida por el gobierno australiano, más tarde declaró que no había viajado durante 14 días antes de venir al país. Sin embargo, las publicaciones en las redes sociales aparentemente mostraron que estuvo en Belgrado el 25 de diciembre de 2021 y luego en España el 31 de diciembre, dentro del plazo establecido.

El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, afirmó que no tenía conocimiento del paradero de Djokovic en el país.

“No hemos sido contactados por el gobierno australiano para solicitar dicha documentación”, dijo.

El gobierno serbio respondió apoyando a Djokovic, ya que la primera ministra Ana Brnabić habló con el primer ministro australiano Scott Morrison sobre la política fronteriza.

¿Qué pasa ahora?

A pesar de haber sido liberado del caso, Djokovic aún podría enfrentar la deportación por segunda vez, ya que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, está considerando usar sus poderes personales para cancelar su visa nuevamente. 

El Abierto de Australia comienza el 17 de enero, con Djokovic con el objetivo de defender su reinado de tres años como campeón del torneo. 

El jugador español Rafa Nadal calificó la situación como “un circo” y afirmó que se tomó la “decisión más justa”. 

A pesar de apoyar la vacunación, Nick Kyrgios dijo que estaba “avergonzado como atleta australiano”, y simpatizaba con Djokovic y sus contribuciones al mundo del tenis.

La ex jugadora estadounidense Pam Shriver expresó que la controversia en torno a Djokovic no ha terminado.

La opinión pública en Australia hasta ahora ha estado en contra de Djokovic, dado que la ciudad de Melbourne vio el bloqueo de coronavirus más largo del mundo y que el estado de Victoria tiene la mayor cantidad de muertes en Australia debido a COVID-19.

“Si juega, los abucheos serán ensordecedores”, escribió Shriver en Twitter.

En una entrevista con Reuters, Keith Moore, local de Melbourne, expresó: “Tuvimos que pasar por protocolos de vacunación y bloqueos durante tanto tiempo y él entra y hace prácticamente lo que le gusta porque es el mejor tenista [del mundo]”.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!