Verdad, Inspiración, Esperanza

The New York Times acusado de perturbar los sindicatos de empleados

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 11 de enero de 2022
El edificio del New York Times se ve el 30 de junio de 2020 en la ciudad de Nueva York. (Imagen: JOHANNES EISELE/AFP vía Getty Images)

El New York Times (NYT) está siendo acusado de intentar ilegalmente interrumpir los esfuerzos de sus empleados tecnológicos para sindicalizarse. La Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) es una agencia federal encargada de hacer cumplir las leyes laborales relacionadas con las prácticas comerciales desleales y la negociación colectiva. Esta presentó una denuncia contra el NYT el 29 de diciembre. El juicio está programado para marzo.

La denuncia dice que el New York Times trató de obligar a los empleados a no ejercer sus derechos definidos en la ley federal. Según NLRB, en mayo de 2021, la gerencia del NYT les dijo a los empleados en una reunión virtual de Zoom que tenían prohibido mostrar cualquier apoyo a la formación de un sindicato mientras actuaran como «gerentes internos» de la empresa. También se desaconsejó a los empleados que usaran fondos y avatares prosindicales en aplicaciones como Google Meet y Slack.

El New York Times niega las acusaciones sindicales

NYT ha negado las acusaciones sindicales. “No estamos totalmente de acuerdo con las acusaciones del sindicato sobre el estado de supervisión de ciertos empleados de tecnología y agradecemos la oportunidad de explicar nuestra posición a la junta”, dijo Danielle Rhoades Ha, portavoz del Times, en un comunicado.

NewsGuild de Communications Workers of America lanzó una campaña para sindicalizar a los empleados de tecnología en el NYT el año pasado. En abril, 650 trabajadores formaron el Times Tech Guild, que incluía ingenieros de software y gerentes de productos. 

El NYT se negó a reconocer al sindicato e insistió en que el asunto debería someterse a una votación formal. NewsGuild de Communications Workers of America presentó una demanda por práctica laboral injusta contra el NYT en junio. La queja actual de NLRB contra NYT surge como respuesta a este reclamo.

LEE MÁS: Demanda de Project Veritas: el juez considera que el New York Times está equivocado

En una serie de tuits del 5 de enero, el Tech Guild del New York Times proporcionó una actualización de la situación. Según la acusación por prácticas laborales injustas presentada por el sindicato, el grupo culpó a la gerencia del NYT por “continuar con su campaña antisindical” al negarse a admitir que había cometido irregularidades.

La NLRB evaluó en noviembre que la gerencia del NYT había violado la ley al actuar en contra de la sindicalización, transmitió su decisión al medio de comunicación y ofreció la oportunidad de resolver el cargo.

Si el NYT hubiera aceptado la oferta de NLRB, el medio de comunicación habría sufrido sanciones mínimas, como simplemente publicar un aviso que prometía no volver a infringir la ley. Sin embargo, la gerencia “rechazó esta opción”. En cambio, decidió luchar contra la decisión de la NLRB.

“Es frustrante ver esta respuesta, otro ejemplo más de un patrón de retrasos que hemos experimentado en cada paso de nuestra campaña. Muestra que @nytimes mgmt no escatimará gastos para luchar contra nuestra organización, citando largas demoras como una razón para no sindicalizarse y causar más demoras”, tuiteó el sindicato. Tech Guild afirmó que el sindicato es “fuerte y unido” y continuará “defendiendo nuestros derechos”.  

NYT no es el único medio de comunicación estadounidense atrapado en una controversia relacionada con los esfuerzos de sindicalización. El año pasado, la revista socialista Current Affairs se encontró en una situación similar. Su fundador, Nathan Robinson, despidió a muchos empleados que querían organizar una cooperativa de trabajadores. 

En una cooperativa de trabajadores, la organización es propiedad y está dirigida por trabajadores que participan en la gestión, supervisión y ganancias de la empresa. Quienes apoyan este tipo de cooperativas lo llaman una práctica democrática.  

Según los empleados, Robinson les dijo que no quería que Current Affairs fuera un «lugar de trabajo democrático», ya que «la revista y el medio de comunicación que hemos creado colectivamente es puramente suyo».

Curiosamente, Robinson criticó anteriormente a Kickstarter por actuar contra los empleados que intentaron sindicalizarse, insistiendo en que las personas deberían asociarse con empresas «que se alineen con sus valores».

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!