Verdad, Inspiración, Esperanza

«¿Alguien más admira a Djokovic por ser un defensor de las libertades?»: Eduardo Bolsonaro sale a apoyar al tenista

Published: 7 de enero de 2022
El diputado Eduardo Bolsonaro salió a apoyar a Novak Djokovic en Twitter (Foto: Pablo Valadares/Câmara dos Deputados via Wikimedia Commons)

Eduardo Bolsonaro, diputado brasileño e hijo del presidente, manifestó este 6 de enero su apoyo y admiración al tenista serbio Novak Djokovic por defender su derecho a no vacunarse contra el COVID-19, hecho que fue sancionado por las autoridades australianas, las cuales le negaron el ingreso al país y lo retuvieron en una instalación migratoria.

«Científicos censurados, ciudadanos bloqueados, señoras esposadas y ahora un deportista detenido. Este autoritarismo disfrazado de sanitario solo terminará cuando la población así lo determine, ¿Alguien más admira a Djokovic por ser un defensor de las libertades?» escribió el diputado más votado de la historia de Brasil en Twitter.

Hace un año, el Gobierno de Bolsonaro puso en marcha una extensiva campaña de vacunación contra el COVID-19, pero en todo momento desde Bolsonaro hasta los funcionarios de salud han dejado en claro que la inoculación es voluntaria y no obligatoria, por eso también el presidente ha manifestado más de una vez que «Brasil nunca tendrá un pasaporte sanitario«.

En esta línea, Eduardo Bolsonaro piensa igual y que cada persona debe elegir si desea o no inocularse con la inyección experimental.

LEE TAMBIÉN: «Mi hijo ha estado en cautiverio esta noche, pero nunca ha sido más libre»: padre de Novak Djokovic

Djokovic detenido

Luego de que los abogados del tenista número uno del mundo apelaran la decisión de Australia de revocarle la visa y de deportarlo tras no reconocer la exención médica que le habían concedido las autoridades del torneo, Novak debe esperar hasta una audiencia que tendrá lugar el 10 de enero para ver cómo se resuelve su conflicto.

Entretanto, debe alojarse en el Park Hotel de Melbourne, un establecimiento calificado como “infame”, ya que alberga a los detenidos que fueron trasladados a Australia desde la isla de Manus y Naur. 

Treinta y dos todavía permanecen en el establecimiento que se ha convertido en una especie de centro de detención y que fue usado como hotel de cuarentena en 2020.

La comunidad serbia en Melbourne y otros fanáticos salieron a apoyarlo y se plantaron fuera del establecimiento con banderas nacionales y cánticos en favor del tenista, quien salió a la ventana a saludarlos.

También miles de serbios salieron a protestar y colmaron las calles de Belgrado para expresar su apoyo al ídolo mundial y uno de los mejores tenistas de todos los tiempos. Incluso el mismo presidente serbio apoyó a Novak diciendo que sufrió maltrato por parte de Australia.

El padre y el hermano de Novak salieron indignados a hablar con la prensa. Este último leyó frente a los medios de comunicación el primer mensaje del tenista: «¡Dios lo ve todo! Mi bendición es espiritual y la de ellos es material«.

En abril de 2020, el tenista había dicho que no estaba seguro de competir en el primer Grand Slam de este año, debido a las estrictas normas sanitarias de Australia, entre ellas la vacunación obligatoria.

”Personalmente no soy provacuna, no quisiera que alguien me obligue a estar vacunado para poder viajar”.

De ser finalmente deportado, el tenista serbio se quedaría sin la posibilidad de jugar, a partir del 17 de enero, el Abierto de Australia, donde buscaba su décimo título y batir el récord de 20 Grand Slams que ahora comparte con Roger Federer y Rafael Nadal.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!