Verdad, Inspiración, Esperanza

¿Existe un vínculo entre el COVID-19 y la tecnología 5G?

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 3 de enero de 2022
CORTE MADERA, CALIFORNIA - 21 DE JULIO: Un cartel de 5G se muestra en un escaparate de una tienda de Verizon el 21 de julio de 2021 en Corte Madera, California. Un estudio ha descubierto que el 5G puede haber afectado a la propagación del COVID-19. (Imagen: Justin Sullivan/Getty Images)

Desde que apareció el COVID-19 y empezó a extenderse por todo el mundo, se intentó relacionarlo con la tecnología 5G. Mientras que algunos insisten en que no hay ninguna relación entre ambos, otros creen firmemente que la propagación del virus está influenciada de algún modo por el 5G. 

Un informe publicado en la revista Journal of Clinical and Translational Research el 29 de septiembre pone en evidencia estas afirmaciones, encontrando que hay algo de verdad en ellas. Los autores del informe afirman que la política de salud pública relativa a la pandemia se ha centrado en gran medida en el propio virus, descuidando los factores ambientales que podrían haber contribuido a su propagación. 

El informe señala que el brote de COVID-19 comenzó en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019, poco después de que los servicios 5G en la ciudad entraran en funcionamiento el 31 de octubre. Pronto se registraron brotes de COVID-19 en otras zonas que, sorprendentemente, eran lugares en los que las redes 5G estaban implementadas, al menos parcialmente. Esto incluye el norte de Italia, Corea del Sur, el sur de California, la ciudad de Nueva York y Seattle.

Durante la primera oleada de infecciones en América, los casos y las muertes relacionadas con el COVID-19 fueron «estadísticamente mayores» en las ciudades y los estados en los que la infraestructura 5G estaba presente en comparación con los lugares que no contaban con dicha tecnología. 

En mayo de 2020, un investigador llamado Vladimir Mordachev publicó un estudio que mostraba una correlación entre la mortalidad por COVID-19 y la intensidad de la radiación de radiofrecuencia en 31 naciones.

En el informe del 29 de septiembre, los investigadores dijeron que habían hecho referencia a varios estudios relacionados con la radiación de comunicaciones inalámbricas (RCI) y el COVID-19, encontrando similitudes en cuanto a cómo ambos afectan al cuerpo humano.

Se descubrió que la exposición al COVID-19 y a la WCR puede provocar «efectos nocivos en los glóbulos rojos y reducir los niveles de hemoglobina». Esto contribuye a la hipoxia en COVID-19. Se descubrió que el estrés oxidativo es un «componente importante» en la fisiopatología de la COVID-19, así como el daño celular desencadenado por la RCI. 

Tanto la exposición a WCR de bajo nivel como la COVID-19 pueden provocar alteraciones en el sistema inmunitario. Tanto la exposición a la RCI como a la COVID-19 pueden afectar al sistema cardiovascular y al corazón de forma directa o indirecta. Los autores postulan que el RCI “posiblemente contribuyó a la propagación temprana y a la gravedad» del COVID-19.

«Suponemos que las ‘zonas calientes’ de la enfermedad que se extendieron inicialmente por todo el mundo fueron quizá sembrados por los viajes aéreos, que en algunas zonas se asociaron a la implantación del 5G. Sin embargo, una vez que la enfermedad se estableció en esas áreas, pudo propagarse más fácilmente a las regiones vecinas donde las poblaciones estaban menos expuestas a la RCI. Las segundas y terceras oleadas de la pandemia se diseminaron ampliamente por las comunidades con y sin RCI, como se esperaba», afirmaron los investigadores en el informe.

Con la clasificación de la RCI como un potencial «factor de estrés ambiental tóxico», los investigadores pidieron que se redujera la exposición a la RCI de todos los pacientes y de la población en general.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!