Verdad, Inspiración, Esperanza

Una mentira piadosa para chuparse los dedos: cómo empezó la Navidad de KFC en Japón

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 30 de diciembre de 2021
TOKIO, JAPÓN - 23 DE DICIEMBRE: Una estatua del Coronel Sanders vestido de Papá Noel en Tokio, Japón, el 23 de diciembre de 2020. KFC en Navidad se ha convertido en una especie de tradición en Japón, y algunos atribuyen su popularidad navideña a un delivery de comida en un jardín de infantes que se hizo con un traje de Papá Noel y que tuvo tanto éxito que fue solicitada por otras escuelas y posteriormente dio a la empresa la idea de asociar su producto a la Navidad. (Imagen: Yuichi Yamazaki/Getty Images)

El pavo es el plato básico de la Navidad: un pavo asado en el centro de la mesa puede reunir a una familia en una santa alegría por las fiestas.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando se celebra la Navidad en un país donde el pavo no es tan abundante? Un hombre, en el Japón de los años 70, se empeñó en alegrar a la gente de su entorno con un cubo de Kentucky Fried Chicken (KFC) y una pequeña «mentira piadosa».

Una Navidad sin pavo

A pesar de que la población sólo es cristiana en un uno por ciento, el negocio de KFC parece estar en auge cada periodo navideño, ya que las familias piden «barriles de fiesta» antes de que llegue el día de Navidad. 

Las decoraciones navideñas y los carteles con la temática de Papá Noel son comunes en Japón durante estas fechas, pero la gente de allí ha desarrollado sus propias formas de celebrar las fiestas. El pollo de KFC es una comida habitual en la cultura navideña japonesa; incluso se informa desde Google que las búsquedas relacionadas con KFC en Japón aumentan cada diciembre.

Es casi habitual tener una estatua del Coronel Sanders, fundador de KFC, con un traje de Papá Noel en la entrada de los negocios para saludar a los clientes.

Entonces, ¿cuándo empezó esta cultura? ¿Cómo llegó Japón a adoptar el pollo de KFC como un sustituto del tradicional pavo americano?

Incluso en la década de 1930, Japón ya empezaba a sentir el espíritu de la Navidad, a pesar del caos que se produjo en la década de 1940. Los periódicos anunciaban «El Viejo del Norte», y las familias también hacían regalos y celebraban en bailes navideños y espectáculos teatrales.

A medida que Japón se recuperaba de las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, su economía comenzó a dispararse hacia la cima. La influencia de Estados Unidos empezó a marcar el interés de Japón por la cultura occidental, incluidas las tradiciones culinarias. Según el documental titulado «El coronel viene a Japón», la industria de la comida rápida del país creció un 600% entre 1970 y 1980.

Sin embargo, Japón seguía necesitando una cosa: el tradicional pavo de Navidad, o al menos, algo parecido.

Una «mentira piadosa”

El origen del próspero negocio de KFC en Japón tiene múltiples historias. Una de ellas es que los extranjeros pedían un sustituto del pavo, lo que culminó en una campaña llamada «Kentucky for Christmas» que permitió el florecimiento de la franquicia en el país.

Hay otra historia que se ha hecho frecuente y que implica a un tal Takeshi Okawara, el gerente del primer KFC de Japón. Recientemente, ha salido a la luz admitiendo que su papel en el éxito de KFC en Japón fue algo falso. Aunque la propia KFC niega la historia, sigue representando el compromiso de dar a los demás en las fiestas.

Inspirado por el éxito del Coronel Sanders, Okawara se unió a KFC como gerente de una tienda tras rechazar una oferta anterior para un puesto administrativo en la empresa.

«Así puedo aprender y estudiar cómo hacer un maravilloso pollo frito, por mí mismo, desde cero», dijo a Business Insider. 

Okawara trabajó en el primer establecimiento japonés de KFC en Nagoya, que abrió en 1970. Sin embargo, el negocio no fue muy bien para el gerente. Según contaba a Household Name, la gente no podía saber qué vendía el negocio, al ver un techo a rayas rojas y blancas y carteles en inglés.

«Nadie sabía qué demonios vendíamos». dijo Okawara. «Entraban y decían: ‘¿Esto es una peluquería? ¿Vende usted chocolate?».

Sin querer rendirse, Okawara se empeñó en seguir adelante con su negocio, respaldado por el delicioso sabor del pollo de KFC.

«Cuanto más lo probaba, más me convencía de que este negocio iría bien», dijo a Household Name. Sin embargo, el delicioso sabor del pollo de Sanders no pudo aplacar el sabor de la derrota, ya que la tienda siguió dando tumbos. El negocio iba tan mal que Okawara estuvo a punto de quedarse sin hogar, obligado a dormir sobre sacos de harina en la parte trasera de la tienda para ahorrar dinero en el alquiler.

Entonces, cuando toda esperanza parecía perdida, la salvación llegó en forma de monja de una escuela católica cercana. Según Okawara, la monja le preguntó si quería participar en una fiesta de Navidad con pollo frito de KFC para el evento. 

Presionado para tener éxito, Okawara aceptó y asistió a la fiesta. De hecho, incluso hizo un esfuerzo adicional y se disfrazó de Papá Noel, o como le llamaban, Santa-san. Con un cubo de pollo en la mano, Santa-san empezó a cantar «Kentucky Christmas, Kentucky Christmas, Happy Happy», una canción que se inventó.

«Me inventé una canción y me puse a bailar. A los niños les gustó», dijo a Household Name.

Muy pronto, otro jardín de infancia le pidió que hiciera otra fiesta para ellos. Fue entonces cuando Okawara decidió hacer suya la idea y se lanzó a por todas. 

Aquí es donde entra la «mentira piadosa»

Okawara decidió entonces comercializar el pollo de KFC como sustituto del tradicional pavo de Navidad, algo que los japoneses habían visto en la televisión y el cine. Vistió la estatua del Coronel Sanders fuera de su tienda con un traje de Papá Noel y promocionó el pollo y los acompañamientos en «Barriles de fiesta».

Cuando se corrió la voz de los «barriles de fiesta» navideños por todo el país, la cadena nacional NHK hizo una entrevista a Okawara. Le preguntaron si el pollo frito era realmente una tradición navideña común. Tentado por el éxito del negocio de KFC, Okawara dijo que sí.

«Yo… sé que la gente no come pollo, sino pavo», dijo. «Pero dije que sí. Era [una] mentira». 

A día de hoy, Okawara todavía se arrepiente de haber dicho su mentira al país. Sin embargo, no ignora la importancia que tuvo el movimiento de marketing.

«Todavía me arrepiento, pero a la gente le gustó porque era algo bueno [que pensaban que venía] de Estados Unidos o de países europeos», dijo a Household Name.

Poco después, KFC Japón prosperó tras el movimiento comercial, y creció hasta tener 75 locales en todo el país y la promoción Kurisumasu ni wa Kentakki (Kentucky para la Navidad en japonés) funcionó en todos los establecimientos. En 1986, se habían establecido 600 locales. Okawara fue ascendido a director general de KFC Japón, dando lugar a una nueva tradición.

Con la Navidad celebrándose en todo Japón, además del parecido del Coronel Sanders con Papá Noel, KFC Japón sigue siendo un elemento básico.

«En los años 70, KFC y otros restaurantes familiares se consideraban modernos y de moda, no sólo rápidos y prácticos», escribe el Dr. Eric Rath, profesor de historia japonesa en la Universidad de Kansas. «Uno podía llevar a una cita allí y no sentirse avergonzado», dice Rath.

«La Navidad se asocia con una especie de visión exótica y romántica de ‘Occidente’ que está totalmente separada de la historia, la religión o cualquier otro hecho inconveniente», dijo el Dr. Nathan Hopson, profesor de historia japonesa en la Universidad de Nagoya. 

KFC Japón no ha respondido a ningún comentario sobre la historia de Okawara, y no se ha encontrado la entrevista de la NHK con Okawara.

Sin embargo, esto no quita la importancia de la tradición, y KFC fue capaz de reunir a millones de familias para disfrutar de una comida alegre. No importa si era la visión romántica del pavo o el sabor moderno y crujiente del pollo frito, el mensaje es el mismo: todos pueden unirse y celebrar juntos, sin importar lo que se sirva en la mesa.