Verdad, Inspiración, Esperanza

Un nuevo opioide sintético está impulsando la sobredosis de drogas en EE. UU.

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 29 de diciembre de 2021
FILADELFIA, PENNSYLVANIA - 19 DE JULIO: La gente se reúne en una calle invadida por consumidores de heroína en Kensington el 19 de julio de 2021 en Filadelfia, Pensilvania. Según datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, más de 93.000 personas murieron por sobredosis de drogas el año pasado en ese país. Los nitazenos son mucho más mortales que el fentanilo. (Imagen: Spencer Platt/Getty Images)

Una nueva clase de opioides está causando estragos en los Estados Unidos, agravando el abuso de opioides que ya está matando a miles de estadounidenses cada año. Se dice que la nueva clase de opioides nitazeno tiene un efecto aún más fuerte que el popular opioide fentanilo que es responsable de la mayoría de las muertes por sobredosis en el país.

Los nitazenos se crearon hace aproximadamente seis décadas como medicamento para aliviar el dolor. Sin embargo, estos medicamentos nunca recibieron aprobación en los Estados Unidos. Últimamente, los nitazenos han aparecido en varias ciudades como Maryland y Washington DC. Según los expertos, los opioides de la clase nitazenos son de dos a diez veces más fatales que el fentanilo.

«Hay probablemente entre cinco y diez fármacos que componen esta clase de medicamentos ahora mismo que han sido identificados en el mercado… Están realmente repartidos por todas las zonas de EE.UU. Normalmente, los vemos epicentrados alrededor de lugares en el Medio Oeste y luego, como que proliferan fuera de allí», dijo Alex Krotulski, un experto en nitazenos en el Centro de Ciencias Forenses, al Washington Examiner.

En lugares como Nueva York, Indiana, Texas, Nueva Jersey y Ohio, los fármacos de la clase nitazeno que se encuentran con mayor frecuencia son el protonitazeno, el isotonitazeno y el metonitazeno. El brote de la pandemia de COVID-19 y los cierres, cuarentenas y distanciamiento social resultantes han creado el entorno perfecto para un aumento en el uso de opioides.

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., en 2020 se registraron más de 93.300 sobredosis fatales de drogas, lo que representa alrededor de un 30 por ciento más que el año anterior. La mayoría de estas muertes se relacionaron con el uso de opioides en todos los estados. Entre 2019 y 2020, las sobredosis fatales de opioides aumentaron de 50.963 a 69.710.

Según los datos de los CDC de noviembre de este año, las muertes por sobredosis de drogas entre mayo de 2020 y abril de 2021 fueron las más altas en un período de 12 meses con más de 100.000. Aproximadamente el 64 por ciento de estas muertes fueron muertes por opioides sintéticos. Aunque el fentanilo es el asesino más grande entre los consumidores de opioides, los nitazenos pronto podrían ocupar ese lugar a medida que las personas que padecen trastornos por uso de sustancias busquen medicamentos con más potencia.

“Dado que la mayoría de los nitazenos no están regulados en gran medida, no están sujetos al mismo escrutinio por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que otras sustancias controladas. Esto, junto con el hecho de que se pueden fabricar de forma económica a partir de sustancias legales, los hace muy atractivos para los traficantes de drogas”, dijo a Healthline Rebecca Donald, profesora asistente de anestesiología y medicina para el dolor en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee.

Se están realizando esfuerzos a varios niveles para controlar la crisis de los opioides. En una entrevista con Healio, Nora Volkow, MD, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), dijo que un factor común en muchas de estas estrategias es aumentar el acceso de médicos y pacientes a la buprenorfina. Citando varios estudios, Volkow afirmó que la buprenorfina es uno de los medicamentos más efectivos y seguros que se ha probado para tratar el trastorno por uso de opioides.

«Si las preocupaciones sobre el potencial de uso indebido de la buprenorfina están impidiendo que los médicos prescriban medicamentos para el trastorno por consumo de opioides, señalaría que un estudio financiado por el NIDA encontró que en 2019, casi tres cuartas partes de los adultos estadounidenses que informaron sobre el uso de la buprenorfina no hicieron un uso indebido de la medicación en los últimos 12 meses… El uso indebido de la buprenorfina entre las personas con trastorno por consumo de opioides tendió a disminuir entre 2015 y 2019, a pesar de que más personas recibieron tratamiento con buprenorfina durante este tiempo», dijo Volkow.