Verdad, Inspiración, Esperanza

Inflación en EE. UU: Gastos de consumo personal subió al nivel más alto en 4 décadas

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 28 de diciembre de 2021
MIAMI, FLORIDA - DIC. 21: Los compradores visitan el Dolphin Mall el 21 de diciembre de 2021 en Miami, Florida. Los compradores están viendo precios más altos en muchos productos a medida que la tasa de inflación anual en los EE. UU. Se aceleró a 6.8% en noviembre de 2021, la más alta desde junio de 1982. (Imagen: Joe Raedle / Getty Images)

El indicador de inflación preferido de la Reserva Federal, el índice de gastos de consumo personal (PCE), subió a su nivel más alto en casi cuatro décadas en noviembre. El gasto del consumidor representa alrededor del 70 por ciento de la actividad económica en los Estados Unidos y es un punto de datos importante para evaluar el estado de la economía.

Según las cifras informadas por la Oficina de Análisis Económico (BEA), el PCE de noviembre subió a 5,7 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado, que es un ritmo de crecimiento de la inflación más rápido que el aumento de 5,1 por ciento de octubre. La cifra de noviembre también es el nivel de PCE más alto desde julio de 1982, cuando el indicador había registrado un crecimiento del 5,8 por ciento.

En términos mensuales, el índice de precios PCE aumentó en 104.700 millones de dólares, es decir, un 0,6%, mientras que el PCE sin alimentos ni energía aumentó un 0,5%. La renta personal disponible (IPD) subió un 0,4%, con un incremento de 70.400 millones de dólares. La BEA atribuyó el aumento de la renta personal de noviembre a los incrementos de las prestaciones sociales del gobierno y de la remuneración de los empleados del sector privado. Los precios de los alimentos subieron un 5,6% en comparación con los de hace un año, mientras que los precios de la energía se dispararon un 34%.

«El aumento de 104.700 millones de dólares del PCE en dólares corrientes en noviembre reflejó un incremento de 97.400 millones de dólares en el gasto en servicios y un aumento de 7.400 millones de dólares en el gasto en bienes. El aumento de los servicios fue generalizado, encabezado por la vivienda y los servicios públicos. Dentro de los bienes, el aumento de los bienes no duraderos (principalmente la gasolina y otros bienes energéticos) se vio parcialmente compensado por un descenso de los bienes duraderos (encabezados por los bienes y vehículos recreativos, así como los vehículos de motor y sus piezas)», informó la oficina.

Mientras la administración Biden culpa de la inflación al COVID-19 y a la recesión resultante, muchos legisladores republicanos criticaron las políticas de Washington por el aumento de los precios. En una reciente encuesta de Fox News, el 46 por ciento de los encuestados culpó al gobierno de Biden de «perjudicar» la capacidad de Estados Unidos para controlar la inflación. Alrededor del 42 por ciento teme que el enorme plan de gasto social del presidente perjudique a la economía.

Los resultados de una encuesta realizada por Gallup publicada el 22 de diciembre revelan que el Índice de Confianza Económica (ECI) está en -33, similar a los niveles en abril del año pasado cuando las preocupaciones sobre la pandemia de COVID-19 estresaron la economía.

«Con la inflación en EE.UU. en su punto más alto desde 1982, la confianza de los estadounidenses en la economía ha caído hasta donde estaba en abril de 2020, cuando los paros nacionales provocados por la pandemia del COVID-19 sumieron a la nación en una recesión… La satisfacción con la dirección del país es más baja de lo que ha sido desde la toma de posesión del presidente Joe Biden en enero», según Gallup.

La Fed, que solía referirse a la inflación actual como «transitoria» ha dejado de usar el término y ha indicado que podría subir las tasas de interés al menos tres veces en 2022 para combatir la inflación y mantener los precios bajo control.

Mientras tanto, el exsecretario del Tesoro, Larry Summers, advirtió en una entrevista con Bloomberg que el aumento de la inflación podría eventualmente resultar en una recesión. Criticó al banco central de Estados Unidos por llegar demasiado tarde para darse cuenta de los peligros de la inflación. Las medidas que está tomando la Fed en este momento para enfriar la inflación podrían terminar empujando hacia abajo la economía, dijo.

«Si pensara que podemos dirigir la economía de forma sostenible al rojo vivo, sería algo maravilloso, pero la consecuencia -y esta es la insoportable lección que aprendimos en la década de 1970- de una economía sobrecalentada no es simplemente una inflación elevada, sino una inflación en constante aumento… Por eso mi temor es que ya estamos llegando a un punto en el que será difícil reducir la inflación sin dar lugar a una recesión», declaró Summers.