Verdad, Inspiración, Esperanza

El 1% de los californianos se traslada a otros estados, mientras la población de Texas y Florida crece

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 27 de diciembre de 2021
Tiendas de campaña de personas sin vivienda se alinean en una calle de Hollywood, California, el 1 de septiembre de 2021 (Imagen: ROBYN BECK / AFP a través de Getty Images).

Las últimas cifras de la Oficina del Censo de Estados Unidos muestran que California ha perdido el uno por ciento de su población en el último año debido a la migración interna. El estado tiene una población de más de 39,5 millones de habitantes y ha visto un éxodo de sus ciudadanos. Se han trasladado a otros estados, como Texas, en busca de mejores escuelas, un estilo de vida rural y opciones de vivienda asequibles.

«En 2021, 20 estados y el Distrito de Columbia perdieron residentes a través de la migración doméstica neta. Las mayores pérdidas de migración interna se produjeron en California (-367.299), Nueva York (-352.185) e Illinois (-122.460)», según el informe.

Una estimación estatal publicada recientemente también mostró un descenso de la población de California, especialmente en San Francisco y Los Ángeles. Se trata del segundo descenso interanual en la historia del estado. San Francisco perdió 64.000 personas; Los Ángeles, 67.500 ciudadanos. San Francisco y Los Ángeles juntos representan el 44% de la población total de California. De los diez condados de California que tienen una población de al menos un millón de habitantes, siete han experimentado una pérdida de población.

«No creo que sea del todo sorprendente… La gente está cambiando el desarraigo por un nivel de vivienda que no podría permitirse o que ni siquiera podría comprar en la zona de la bahía», declaró a Associated Press Walter Schwarm, demógrafo jefe de California.

Las autoridades estatales atribuyeron el descenso a la disminución de la natalidad, al aumento de las muertes por COVID-19 y a la menor migración internacional. Schwarm espera que el crecimiento de la población se reanude en algún momento en el futuro, lo que podría elevar el número de ciudadanos por encima de la marca de los 40 millones en 2025.

El republicano Tom Lackey, asambleísta estatal, señaló que el cambio demográfico se debe a las políticas públicas. Insistió en que la asequibilidad y la seguridad de vivir en California se han visto comprometidas. El precio medio de una vivienda unifamiliar es de 800.000 dólares, lo que impide a muchas familias tener su propia casa. El elevado coste de la propiedad de la vivienda significa también que los gastos de alquiler son elevados, lo que supone una carga para los presupuestos familiares.

Curiosamente, el informe de la Oficina del Censo de EE.UU. también muestra que los estados azules liderados por los demócratas han experimentado un descenso de la población. Los estados azules han impuesto implacablemente confinamientos, mandatos de mascarillas y han obligado a vacunar contra el COVID-19. Por el contrario, los estados rojos dirigidos por los republicanos han evitado en gran medida estas políticas o sólo las han impuesto en pequeña escala. Los estados rojos han visto aumentar su población. 

Por ejemplo, estados demócratas como California, Nueva York e Illinois han experimentado el mayor descenso numérico de población. Estados republicanos como Texas y Florida han visto aumentar su población. 

Nueve de los diez estados con mayor crecimiento demográfico en el último año están dirigidos por legislaturas de mayoría republicana o por gobernadores republicanos. Ocho de los diez estados con mayor descenso de población están dirigidos por gobernadores demócratas o por legisladores demócratas, o por ambos.

En general, la población de Estados Unidos sólo creció un 0,1% el año pasado, lo que supone la tasa de crecimiento más baja desde la fundación de la nación. El país sólo añadió 392.665 individuos durante este período. La población en edad de votar, que incluye a las personas mayores de 18 años, aumentó a 258,3 millones. De las cuatro regiones, el Sur siguió siendo la más poblada y fue la única que registró un crecimiento migratorio neto positivo.

«El crecimiento de la población se ha ralentizado durante años debido a la disminución de las tasas de natalidad y a la reducción de la migración internacional neta, al tiempo que las tasas de mortalidad aumentan debido al envejecimiento de la población del país… Ahora, con el impacto de la pandemia del COVID-19, esta combinación ha dado lugar a un ritmo de crecimiento históricamente lento», dijo en un comunicado Kristie Wilder, demógrafa de la División de Población de la Oficina del Censo.