Verdad, Inspiración, Esperanza

Familias estadounidenses sobreviven bajo el peso de la inflación y el aumento constante de los alimentos

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 23 de diciembre de 2021
NUEVA YORK - DIC. 10: La gente sale de una tienda en una concurrida calle comercial de Manhattan el 10 de diciembre de 2021 en la ciudad de Nueva York. El Departamento de Trabajo anunció el viernes que la inflación en noviembre se aceleró a su mayor ritmo desde 1982. Los estadounidenses están pagando más por bienes como la gasolina, los alimentos, la atención médica y el alquiler. (Imagen: Spencer Platt/Getty Images)

El mes pasado, la tasa de inflación aumentó un 6,8%, el mayor salto en unas cuatro décadas. Las familias estadounidenses se ven ahora estresadas por el constante aumento de los precios de los bienes y servicios.

Según datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, el precio de la gasolina ha subido un 58% desde el año pasado, mientras que los servicios públicos han aumentado un 25%. En cuanto a los alimentos, los precios de la harina, las manzanas, los huevos, el café y la leche han subido entre un seis y un ocho por ciento, el pollo un nueve por ciento y el tocino un 21 por ciento. El Día de Acción de Gracias fue uno de los más costosos en varios años. 

En algunas zonas, las ONG intentan ayudar en lo posible a las familias con problemas económicos. La organización sin ánimo de lucro Food Helpers está utilizando a personas vestidas de Papá Noel para distribuir abrigos de invierno, galletas, pavos y provisiones en el Country Thrift Market, cerca de Pittsburgh. Según el director de marketing, Justin McAtee, muchas familias no quieren pedir ayuda aunque tengan problemas económicos.

«Son demasiado orgullosos para aceptar el dinero del gobierno y quedarse en casa sin hacer nada, pero también se ven incapaces de mantener a sus familias adecuadamente debido a los crecientes costes… Pocos en la sociedad o en el gobierno ven su necesidad, porque tienen trabajo… Las familias que están aquí son invisibles», dijo McAtee al New York Post.

Según una encuesta realizada por Country Financials en octubre, el 88% de los estadounidenses estaba muy preocupado por la inflación. Una encuesta reciente de Economist/YouGov mostraba que el 53 por ciento de los estadounidenses creía que la economía estaba empeorando. Alrededor del 56 por ciento considera que la inflación es un problema grave, mientras que el 27 por ciento opina que es algo grave. La preocupación por la inflación estaba presente en todos los grupos de ingresos, tanto si los participantes en la encuesta ganaban menos de 50.000 dólares al año como más de 100.000 dólares anuales.

Según el Índice de Seguridad Financiera de diciembre de Bankrate, alrededor de dos tercios de los estadounidenses no esperan que su situación financiera mejore el próximo año, y más de la mitad de ellos culpan a la inflación de su pesimismo. El 70% de los participantes cree que su situación financiera empeorará y el 54% no espera ningún cambio en su situación monetaria, y señalan a la inflación como la razón principal.

«La preocupación por la inflación ha mermado la confianza de los consumidores a los niveles más bajos de la década y es la principal razón por la que los estadounidenses no esperan que sus finanzas mejoren, y creen que empeorarán… Este sentimiento va mucho más allá de los precios de la gasolina, ya que la inflación se aumentó y los consumidores ven precios más altos a cada momento», dijo el analista financiero jefe de Bankrate, Greg McBride, en un comunicado.

Un análisis del Modelo Presupuestario de la Universidad de Penn Wharton (PWBM) publicado el 15 de diciembre estima que los hogares estadounidenses medios gastarán alrededor de 3.500 dólares más en 2021 para alcanzar el mismo nivel de consumo de bienes y servicios que tenían en 2020 y 2019. Los hogares con menores ingresos gastarán un 7% más en bienes y servicios este año. Para los hogares de ingresos altos, esta cifra se sitúa en el 6 por ciento. 

Mientras tanto, el proyecto Build Back Better del presidente Joe Biden, que costará billones de dólares, se enfrenta a la oposición, ya que a muchos les preocupa que la iniciativa pueda empeorar la inflación al inyectar más dinero en la economía. En una entrevista con Fox News, el senador demócrata Joe Manchin insistió en que no votará a favor de la propuesta debido a la actual situación inflacionaria.

«Si no puedo ir a casa y explicárselo a la gente de Virginia Occidental, no puedo votar a favor. No puedo votar para continuar con este proyecto. Simplemente no puedo. He intentado todo lo posible. No puedo conseguirlo… La inflación es real. No va a desaparecer pronto. No sabemos cuándo llegará el final», declaró Manchin.