Verdad, Inspiración, Esperanza

Google amenaza con el despido a los empleados no vacunados

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 18 de diciembre de 2021
Los empleados de Google que no se vacunen contra el COVID-19 pueden perder sus puestos de trabajo. (Imagen: 377053 vía Pixabay)

En un memorándum dirigido a los empleados, la dirección de Google amenazó con que todo aquel que no cumpla con el mandato de vacunación COVID-19 de la empresa perderá su sueldo y será despedido. La postura estricta de Google sobre la vacunación se produce mientras el mandato de vacunación de Joe Biden se ha suspendido en varios estados.

El memorando advertía a los empleados que debían declarar su estado de vacunación antes del 3 de diciembre y subir la documentación que lo acreditara. Además, los empleados pueden solicitar una exención religiosa o médica. 

Los trabajadores que no sigan estas normas serán contactados por la empresa. Aquellos que no cumplan las normas antes del 18 de enero serán puestos en «baja administrativa remunerada» durante un periodo de 30 días. A continuación, se les concederá una «licencia personal no remunerada» durante un máximo de seis meses; por último, se les despedirá. 

«Esperamos que casi todas las áreas de Google en EE. UU. entren en el ámbito de aplicación de la orden ejecutiva… Cualquier persona que entre en un edificio de Google debe estar completamente vacunada o tener una exención aprobada que le permita trabajar o acudir a las instalaciones… Los test frecuentes de detección de COVID no son una alternativa válida a la vacunación», dice la nota de la empresa.

Según el mandato de vacunación de Biden, cualquier empresa estadounidense que emplee a 100 o más personas debe estar totalmente vacunada antes del 18 de enero o hacer que los empleados no vacunados se sometan a pruebas periódicas para detectar el virus. En noviembre, un tribunal federal suspendió el mandato. Sin embargo, Google sigue exigiendo a sus más de 150.000 empleados que se vacunen citando la orden ejecutiva de Biden.

En noviembre, alrededor de 600 empleados de Google habían firmado un memorando en el que se oponían a la obligación de vacunarse impuesta por la empresa. El manifiesto pedía a Google que se retractara del mandato de vacunación y que en su lugar elaborara uno nuevo que fuera «inclusivo para todos los Googlers». Al pedir a los demás empleados que se opusieran al mandato «por una cuestión de principios», el memorándum advertía de que la decisión de Google tendría un gran impacto en el mundo empresarial estadounidense.

En un correo electrónico visto por la CNBC, el vicepresidente de seguridad global de Google, Chris Rackow, había pedido a todos los empleados que se vacunaran aunque operaran desde casa, ya que la empresa trabaja con el gobierno federal. Las pruebas frecuentes «no son una alternativa válida», insistió. Sin embargo, el manifiesto discrepó fuertemente de la postura de Rackow sobre el tema.

«Es posible que estos Googlers (empleados no vacunados) nunca se sientan cómodos expresando sus verdaderos sentimientos sobre la política sanitaria de la empresa y otros temas sensibles no relacionados. Esto da lugar a una perspectiva silenciada y exacerba la «cámara de eco» ideológica interna que la gente, tanto dentro como fuera de Google, ha observado durante años», afirman los autores en el manifiesto.

En su última nota, Google pidió a las personas no vacunadas que «exploren» si hay algún puesto en la empresa que puedan ocupar y que no entre en conflicto con el mandato de Biden sobre las vacunas. Si algún empleado está desempeñando una función que no entra en el ámbito del mandato y que puede realizarse fuera de la oficina de Google, puede optar por «trabajar permanentemente a distancia a partir de ahora.»

El mandato de vacunación de Biden está temporalmente bloqueado en 24 estados. Esto incluye 14 estados que están implicados en una demanda contra el mandato que está siendo revisada por el tribunal de apelaciones de Nueva Orleans y 10 estados en los que la orden ejecutiva fue bloqueada según una sentencia aprobada el 29 de noviembre. 

Además de exigir a las empresas privadas que vacunen a sus empleados, el mandato de Biden también insistió en que todos los contratistas federales y el personal de los centros sanitarios que reciben financiación federal deben vacunarse.