Verdad, Inspiración, Esperanza

COVID-19: Berlín comienza a vacunar a los niños pequeños

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 16 de diciembre de 2021
(De izquierda a derecha) Franziska Giffey (SPD), designada alcaldesa de Berlín, Anne Spiegel (Bündnis90 / Die Grünen), ministra federal de Asuntos de la familia, y Dilek Kalayci (SPD), senadora de salud, visitan el centro de vacunación infantil en Historia Natural Museo como las vacunas Covid-19 para niños de entre cinco y once años comenzaron en Berlín, el 15 de diciembre de 2021 en Berlín, Alemania. (Imagen: Jörg Carstensen a través de Pool / Getty Images)

Los niños de entre 5 y 11 años ya pueden ser vacunados contra el COVID-19 en la capital alemana, Berlín. Otros estados del país ya han empezado a vacunar a los niños. La decisión de Berlín se produjo después de que un panel consultivo independiente aprobara recientemente las vacunas contra el COVID-19 para los niños de entre cinco y once años que tengan enfermedades preexistentes o hayan estado en contacto con personas vulnerables.

En Berlín, los niños están siendo vacunados a través de centros de vacunación masiva en consultorios médicos, escuelas y museos. Los niños reciben una dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech. Después de recibir la primera dosis, los niños recibirán su segunda inyección de tres a seis semanas después, de acuerdo con la recomendación del panel asesor conocido por el acrónimo STIKO.

Para los niños sin condiciones preexistentes, el panel aprobó la vacunación si existe un «deseo individual» de hacerlo. Sin embargo, no llegó a hacer una recomendación general de vacuna para niños menores de 12 años, indicando que no podía evaluar el riesgo de efectos secundarios raros debido a los datos limitados. La decisión de STIKO se produjo semanas después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) autorizara el uso de vacunas COVID-19 en niños.

Además de Alemania, otras naciones de Europa también están impulsando la vacunación de los niños. En Italia, que aprobó la vacunación de niños contra COVID-19, una región está enviando malabaristas y payasos a clínicas. 

España comenzará a vacunar a los niños más pequeños a partir del 15 de diciembre. Se espera que Bélgica comience el despliegue en enero. En Francia, las vacunas solo están dirigidas a los niños que padecen un problema de salud grave o tienen sobrepeso. Veintisiete millones de niños de entre 5 y 11 años en la UE son elegibles para la vacunación.

Sin embargo, existe una fuerte oposición de los padres a vacunar a los niños. En Italia, una encuesta de principios de diciembre mostró que solo el 40 por ciento de los padres de niños en el grupo de edad de 5 a 11 apoyaban la vacunación. 

Una encuesta realizada por un canal de televisión holandés encontró que el 42 por ciento de los padres no están dispuestos a vacunar a sus hijos en el grupo de edad de cinco a 12 años. Sólo el 30 por ciento afirmó que vacunarán a sus hijos.

De las diversas razones por las que los padres dudan en vacunar a sus hijos, la principal es la falta de datos sobre los posibles efectos secundarios que las vacunas tendrían en los niños. Ha habido informes de inflamación del corazón entre hombres más jóvenes en tasas más altas que la población general después de que estos hombres se vacunaron. Esto también ha creado dudas entre algunos padres.

Algunos estudios han cuestionado si los niños deben vacunarse contra COVID-19. Un artículo publicado en octubre por el estadístico William Briggs encontró que solo 542 niños estadounidenses han muerto por la pandemia desde enero de 2020. Dado que hay 73 millones de niños en los Estados Unidos, la tasa de muerte por COVID-19 es de solo 0,000007.

En el mismo período, casi el doble de niños murieron de neumonía. «No existe una justificación basada en ninguna evidencia disponible para las vacunas obligatorias para los niños», escribe Briggs.

Una investigación de mayo analizó la sangre de los niños antes de infectarse con el virus. Los investigadores encontraron que la sangre de los niños tenía células B de memoria que pueden unirse al virus COVID-19.

“Los niños tenían frecuencias más altas de células B con cadenas pesadas convergentes BCR (receptor de células B) contra patógenos encontrados previamente y frecuencias más altas de clones de células B convergentes con cambio de clase contra SARS-CoV-2 y coronavirus relacionados. Estos hallazgos sugieren que los encuentros con coronavirus en las primeras etapas de la vida pueden producir poblaciones de células B de memoria con reactividad cruzada que contribuyen a las susceptibilidades divergentes al COVID-19”, afirma el estudio.