Verdad, Inspiración, Esperanza

El futuro de la presidenta de Taiwán podría depender de cómo gestione la votación sobre 4 políticas

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 14 de diciembre de 2021
Después de ganar las elecciones, Tsai Ing-wen agradeció a todos los votantes por participar en las elecciones independientemente de por quién votaron, ya que eso es poner en práctica los valores democráticos. (Imagen: YouTube / Captura de pantalla)

Mientras el COVID-19 asolaba la mayor parte del mundo, Taiwán era alabado y considerado como un modelo a seguir por la forma en que mantuvo a raya la pandemia, permitiendo a sus ciudadanos seguir en gran medida su vida normal sin verse afectados. Sin embargo, la isla autogobernada se encuentra ahora en medio de la agitación política, ya que cuatro propuestas críticas penden de un hilo.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, se encontró en un aprieto mientras luchaba por convencer al público de que vetara cuatro propuestas que se sometieron a decisión pública el 11 de diciembre. 

Planta de energía nuclear N° 4

La primera propuesta que el Partido Democrático Progresista (DPP) de Tsai ha estado presionando al público a rechazar es la reactivación de una cuarta planta de energía nuclear sin terminar. El DPP afirma que la planta es peligrosa para la seguridad pública y debe permanecer cerrada. 

Sin embargo, como informó South China Morning Post, la escasez de energía desenfrenada ha provocado apagones periódicos en toda la isla. Los partidarios de la propuesta afirman que los apagones no solo han interrumpido la vida diaria y los negocios, sino que también han amenazado la producción industrial, en particular la producción de las grandes empresas de chips.

Taiwán es uno de los principales productores de chips del mundo, con Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC) a la cabeza como el mayor fabricante por contrato de circuitos integrados del mundo. Las empresas de semiconductores de Taiwán se han convertido en el centro de atención en los últimos meses debido a que la escasez mundial de chips ha reducido la producción de automóviles y productos electrónicos, lo que ha afectado a los bienes de consumo.

El gobierno de Tsai sostiene que reiniciar la planta nuclear cerrada podría resultar desastroso ya que está ubicada en una zona de terremotos. Además, el DPP afirma que no hay ningún lugar en la isla para eliminar de manera segura los desechos nucleares peligrosos.

El reactor, operado por la corporación estatal Taiwan Power Company (Taipower), fue desmantelado en mayo de este año luego de anunciar su cierre permanente debido a la falta de capacidad de almacenamiento de combustible usado. La planta, denominada unidad 1 de Guosheng, tenía una licencia de funcionamiento de 40 años que vencería el 27 de diciembre. Sin embargo, debido a la política de eliminación nuclear de Taiwán y los protocolos de seguridad mejorados, la planta se vio obligada a cerrar meses antes de lo previsto. 

Activistas: Tsai rompe la promesa de protección ambiental

La segunda propuesta pide la protección de un arrecife de algas en la provincia noroccidental de Taoyuan, donde el gobierno de Tsai apunta a construir una terminal de gas natural licuado. Los activistas afirman que la terminal de Gas Natural Licuado (GNL) podría dañar varios animales acuáticos y especies en peligro de extinción y acusan a la presidenta de ir en contra de su promesa de proteger el medio ambiente. El gobierno de Tsai, sin embargo, afirma que la terminal es vital para garantizar el suministro de energía y riego. 

El proyecto, que se detuvo durante varios años, tiene muchas posibilidades de aprobarse según las encuestas locales. Si se aprueba, la propuesta ayudaría a lograr el objetivo del gobierno de utilizar la instalación de GNL para impulsar su producción de energía actual y producir la mitad de su energía total para 2025. También ayudaría a abastecer las plantas de semiconductores de Taiwán que requieren grandes cantidades de energía y agua.

«Si no podemos construir esta tercera terminal de GNL, realmente tendremos un problema de suministro de electricidad», dijo a los periodistas el ministro de Economía, Wang Mei-hua, el mes pasado.

Prohibición de la carne de cerdo estadounidense y decisión sobre futuros referendos

La tercera propuesta preguntará a los votantes si restablecen o no la prohibición de la carne de cerdo importada de Estados Unidos y tratada con el aditivo ractopamina, una sustancia que se usa para promover la delgadez. 

Según el Centro para la Seguridad Alimentaria, la ractopamina está asociada con importantes problemas de salud en los animales productores de alimentos, como el síndrome de «depresión» y el estrés cardiovascular severo. Además, también se ha relacionado con problemas cardíacos e incluso intoxicaciones en humanos que consumen grandes cantidades. 

El SCMP informó que Tsai había levantado la prohibición en enero, citando solicitudes de los EE. UU. y la necesidad de eliminar las restricciones comerciales para calificar para la membresía de bloques comerciales regionales. El principal partido de la oposición, el Kuomintang (KMT), ha instado a que se restablezca la prohibición por motivos de seguridad alimentaria y salud pública.

Por último, el público también decidirá si los futuros referendos deben celebrarse al mismo tiempo que las elecciones para cargos públicos. Si bien el KMT dice que la medida reduciría los costos, el gobierno de Tsai dice que generaría confusión y desorganización. 

‘Una batalla cuesta arriba’

El presidente de la Fundación de Opinión Pública de Taiwán, You Ying-lung, dijo que a pesar de la campaña total del gobierno de Tsai para convencer al electorado sobre estas cuatro propuestas, los resultados de la encuesta mostraron que la administración estaba librando una batalla cuesta arriba.

«En sólo un mes, el índice de aprobación de Tsai ha caído cerca de 8 puntos porcentuales, lo que significa que sus esfuerzos por persuadir al público para que apoye sus políticas han sido descontados», dijo, añadiendo que la popularidad del gobierno y del DPP también había caído 6 y 0,8 puntos porcentuales, respectivamente.