Verdad, Inspiración, Esperanza

Despiden al comandante de un destructor de la Armada que supuestamente rechazó la vacuna COVID-19

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 13 de diciembre de 2021
Esta fotografía tomada el 1 de marzo de 2021 muestra una vista del destructor de misiles guiados USS Winston S. Churchill (DDG 81) de la Armada de los EE. UU., parte del Escuadrón Destructor 2, llegando a Port Sudan. El comandante Lucian Kins ha sido relevado de su cargo. Si bien un portavoz oficial dijo que Kins perdió la confianza de los oficiales superiores por rechazar una "orden legal", funcionarios anónimos dijeron a Associated Press que se debía a que se le negó la exención religiosa de la vacuna COVID-19, pero aún así se negó a inyectarse. (Imagen: AFP a través de Getty Images)

Un oficial al mando de un destructor de la Armada de los EE. UU. fue destituido de su cargo, supuestamente como resultado de negarse a cumplir con los mandatos de la vacuna contra la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19).

El comandante Lucian Kins, segundo al mando del destructor USS Winston Churchill, fue relevado de sus funciones el 10 de diciembre. Según Associated Press, mientras un vocero investigaba la razón exacta del despido, se decía que Kins había perdido la confianza de su oficiales al mando porque desobedeció una «orden legal». 

Sin embargo, otros funcionarios que hablaron con AP bajo condición de anonimato dijeron que el evento ocurrió porque Kins solicitó una exención por motivos religiosos, pero después de que fue negada, el Comandante aún se negó a aceptar la inyección.

Se dice que Kins es el primer oficial de la Marina que ha sido despedido por negarse a la vacunación.   

Por el momento, Kins ha sido reasignado al personal del Escuadrón Naval de Superficie 14. Su puesto como segundo al mando del USS Winston Churchill ahora ha sido asumido temporalmente por el Teniente Comandante Han Yi, quien asumirá el rol hasta que se encuentre un reemplazo adecuado.

Al igual que Kins, miles de otros miembros del personal de defensa han manifestado su vacilación con respecto a los mandatos de vacunas. Según los últimos datos del Ejército, aproximadamente 50.000 militares se han negado a vacunarse.

La Fuerza Aérea de los EE. UU. había establecido una fecha límite de vacunación para el 2 de noviembre, la Armada y el Cuerpo de Marines el 28 de noviembre y el Ejército el 15 de diciembre.

El Washington Post estima que hay un total de 1,3 millones de efectivos en servicio activo en el ejército. Mientras que el Ejército solo tiene 14.000 miembros no vacunados, la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Marines y la Marina cuentan con aproximadamente 25.000 miembros adicionales no vacunados.

Se estima que la Guardia Nacional Aérea y la Reserva de la Fuerza Aérea tienen 10.700 soldados no vacunados.

Aquellos que se nieguen a inyectarse podrían ser objeto de una amplia gama de medidas disciplinarias que incluyen consejos de guerra y castigos no judiciales. En octubre, se advirtió a los marines que no vacunarse podría dar lugar a que la persona fuera «procesada para una separación administrativa».

El Ejército advirtió a sus miembros en noviembre que las personas no vacunadas pueden ser «señaladas» y se les puede prohibir los ascensos, el reingreso y las escuelas del Ejército. La Marina de los Estados Unidos advirtió en octubre que los empleados no vacunados se verán obligados a abandonar el servicio.