Verdad, Inspiración, Esperanza

La inmunidad natural protege de una reinfección por más de un año, según nuevo estudio

Steven Li es un profesional médico apasionado por el aprendizaje permanente y por difundir la positividad y la verdad en el mundo. Tiene un título de Doctor en Medicina y una pasión por los negocios y el marketing, cultivado a través de proyectos de consultoría relacionados con la tecnología y la salud. También es amante de la música y las artes escénicas.
Published: 9 de diciembre de 2021
La gente visita Broadway en SoHo el 14 de noviembre de 2021 en la ciudad de Nueva York. Un nuevo estudio de la Clínica Cleveland en Ohio encontró que la inmunidad natural brinda una protección significativa contra la variante Delta del SARS-CoV-2, que causa el COVID-19. (Imagen: Noam Galai a través de Getty Images)

La infección anterior por SARS-CoV-2 es altamente protectora contra la reinfección con la variante Delta de COVID-19, según un nuevo estudio publicado el 3 de diciembre de 2021 en la revista Clinical Infectious Diseases por investigadores de la Clínica Cleveland en Ohio. Además, el estudio afirma que después de 13 meses no disminuye la protección, en contraposición a las vacunas que luego de 6 meses comienzan a disminuir su eficacia.

Los autores llevaron a cabo un estudio de cohorte retrospectivo sobre 325.157 pacientes que se sometieron a pruebas de COVID entre el 9 de marzo y el 31 de diciembre de 2020, y estudiaron a 152.656 pacientes que se sometieron a pruebas entre el 9 de marzo y el 30 de agosto de 2020, con pruebas de seguimiento hasta el 9 de septiembre de 2021. El resultado principal que los investigadores buscaron en el estudio fue la reinfección, definida como una «prueba de PCR positiva >90 días después de la prueba positiva inicial».

La inmunidad natural a los 13 meses «no evidencia la disminución de la protección«

La variante Delta, reportada por primera vez en India en diciembre de 2020, representó el 93,7 por ciento de los virus secuenciados en los Estados Unidos al 24 de julio de 2021. Con respecto a la infección previa, los autores citan varios estudios en los EE. UU., Reino Unido y Dinamarca que «describen aproximadamente un 85% de reducción del riesgo de reinfección durante 5-7 meses», pero proporcionan datos limitados sobre la «duración de la inmunidad más allá de este período».

Por otro lado, señalaron que «los hallazgos recientes sugieren que las respuestas inmunológicas inducidas por la vacuna (por ejemplo, anticuerpos neutralizantes) disminuyen después de 6 meses».

La duración de la protección otorgada por la inmunidad natural es importante, ya que ayuda a informar a los responsables de la formulación de políticas en los EE. UU. y en todo el mundo que todavía están presionando por los mandatos de vacunas sin reconocer la protección existente de una infección anterior. De hecho, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hasta el 16 de noviembre de 2021, se estima que se han registrado un total de 146,6 millones de infecciones en los EE. UU.

El número de infecciones, desglosado por edad de 0 a 17 años, 18 a 49 años, 50 a 64 años y mayores de 65 años, fue de 25,8 millones, 75,2 millones, 27,4 millones y 18 millones de estadounidenses, respectivamente. Como tal, las implicaciones de los estudios de inmunidad natural se aplican a casi la mitad de todos los estadounidenses.

Los investigadores de la Clínica Cleveland encontraron que la «protección general de una infección previa contra la reinfección durante el período de dominio Delta fue del 85,4%». Curiosamente, al comparar la protección para pacientes de 65 años o más y de 0 a 64 años, los ancianos tuvieron una tasa más alta de reinfección con 87,9 en comparación con 75,1 por ciento, aunque el resultado no fue estadísticamente significativo (p = 0,06).

Según los análisis de efectividad a largo plazo realizados en 153.656 personas, los autores informaron una protección contra la reinfección del 85,7 por ciento, con una protección del 92,0 por ciento contra la infección sintomática en comparación con el 52,2 por ciento para la infección asintomática.

Además, después de que los datos mostraran en los «primeros 5 meses, la protección contra la reinfección excedió el 90% durante hasta 13 meses desde la infección inicial», el equipo no encontró «evidencia de disminución de la protección hasta por 13 meses».

Los resultados del estudio confirman estudios in vitro previos, o estudios realizados en laboratorios, que demuestran «la persistencia de anticuerpos con actividad neutralizante durante al menos 12 meses».

Las limitaciones del estudio incluyen la falta de acceso a las pruebas fuera del Sistema de Salud de la Clínica Cleveland, la falta de informes de los pacientes infectados que no se hicieron la prueba y la incapacidad de «distinguir entre datos faltantes y cero dosis de vacuna».

Curiosamente, los hallazgos «también sugieren que algunos países pueden acercarse a la inmunidad colectiva contra futuras variantes debido a la protección que ofrece la combinación de infecciones anteriores por SARS-CoV-2 y vacunas COVID-19».

«Dados los muchos casos adicionales de COVID-19 en 2021, Estados Unidos puede estar acercándose a la inmunidad colectiva».

Los autores concluyen: “La infección por SARS-CoV-2 es muy protectora contra la reinfección con la variante Delta. La inmunidad a una infección previa dura al menos 13 meses. Los países que enfrentan escasez de vacunas deberían considerar posponer las vacunas de los pacientes previamente infectados para aumentar el acceso».

El estudio señala que la inmunidad natural no está reconocida en los EE. UU., lo que señalan «contrasta con las políticas de varios otros países, que reconocen la inmunidad proporcionada por una infección previa de COVID-19», incluidos Israel, la Unión Europea y el Reino Unido.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!