Verdad, Inspiración, Esperanza

4 formas de proteger tus finanzas de la inflación

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 29 de noviembre de 2021
LOS ÁNGELES, CALIFORNIA - NOV. 11: Un comprador pasa junto a los pavos que se exhiben a la venta en una tienda de comestibles antes de las vacaciones de Acción de Gracias el 11 de noviembre de 2021 en Los Ángeles, California. Los precios al consumidor de Estados Unidos han aumentado sólidamente en los últimos meses en artículos como alimentos, alquiler, automóviles y otros bienes, ya que la inflación ha aumentado a un nivel no visto en 30 años. El índice de precios al consumidor subió un 6,2 por ciento en octubre en comparación con hace un año. (Imagen: Mario Tama / Getty Images)

En octubre de este año, el Índice de Precios al Consumidor (CPI) de los Estados Unidos a 12 meses, un indicador de la inflación, alcanzó el nivel más alto desde 1990, registrando un crecimiento interanual del 6,2 por ciento. Además, la Reserva Federal prevé que la inflación continuará hasta bien entrado el próximo año. Algunos expertos creen que los altos niveles de inflación se mantendrán durante algunos años. En tal escenario, proteger sus finanzas contra la inflación es fundamental para mantener su valor y evitar que su cartera disminuya en los próximos años. Aquí hay cuatro formas en las que puede proteger los activos de la inflación. 

Igualmente, estos ítems aplican a otros países con inflación alta.

Activos limitados de efectivo y de renta fija

En una economía inflacionaria, tener demasiado efectivo es un estricto no-no ya que la inflación reduce el valor del efectivo. Por lo tanto, para retener el valor de sus activos totales, evite poner efectivo en el banco o en bonos con bajos rendimientos. Solo debe tener el efectivo necesario para cumplir con las obligaciones financieras y las emergencias. Si la Reserva Federal aumenta las tasas, los activos de renta fija como bonos, certificados de depósito, anualidades fijas, etc. se volverán menos atractivos. La única excepción serían los bonos que dan rendimientos de alrededor del tres al cuatro por ciento anual.

Invertir en acciones

Concéntrese en crear una cartera de acciones que se beneficien de una alta inflación o tasas de interés. Esto incluye empresas que operan en sectores como energía, servicios públicos, banca, bienes de consumo básico, etc. Durante los períodos inflacionarios, la Fed podría decidir subir las tasas de interés, lo que sería beneficioso para los bancos. Por el contrario, las empresas involucradas en los sectores de la vivienda y el automóvil pueden verse muy afectadas por la combinación de inflación y tasas de interés más altas.

Tenga cuidado con las acciones con precios caros, ya que pueden correr más riesgo de una caída a la baja. Elija acciones con una valoración razonable. Según el asesor financiero Mitchell Goldberg, las empresas que pueden generar un flujo de caja, ingresos, ganancias y dividendos consistentes a largo plazo son una buena opción para su cartera durante períodos de inflación.

«Quieres poseer empresas con costes fijos más altos, mayor poder de fijación de precios [y] menor exposición laboral… No se quiere poseer empresas que tengan un precio perfecto», dijo a CNBC Jenny Harrington, directora general y gestora de carteras de Gilman Hill Asset Management en New Canaan.

Invertir en materias primas

El oro es una cobertura imprescindible contra la inflación. Sin embargo, el oro no es el único producto básico que debe mantener en su cartera. Las materias primas como el petróleo, el maíz y el gas natural son buenas coberturas contra la inflación.

Según un informe de Vanguard, la inflación beta de las materias primas ha fluctuado entre siete y nueve durante la última década. Esto significa que un aumento del uno por ciento en la inflación se traducirá en un aumento del siete al nueve por ciento en los precios de las materias primas. Sorprendentemente, se encontró que el índice bursátil era inconsistente en su desempeño como cobertura inflacionaria en comparación con las materias primas.

“Los bonos protegidos contra la inflación están, por su naturaleza, destinados a protegerse contra la inflación. Pero con una beta mucho más baja para la inflación inesperada (alrededor de 1), requerirían una asignación de cartera significativamente más alta para lograr el mismo efecto de cobertura que las materias primas”, afirma el grupo.

Optimizar la deuda

Finalmente, considere deshacerse de las deudas que tienen altas tasas de interés. Si tiene una hipoteca con un interés elevado, refinanciarla a una tasa fija más baja. Cuando la inflación se dispara, la tasa fija más baja le permitirá ahorrar dinero que se habría desperdiciado en una hipoteca de interés variable. Además, evite el uso de tarjetas de crédito durante una economía de alta inflación.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!