Verdad, Inspiración, Esperanza

Intel planea revitalizar la producción de chips en Estados Unidos

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 27 de noviembre de 2021
Intel quiere volver a dominar la industria de producción de chips. (Imagen: CristianIS vía Pixabay)

Intel se ha enfrentado a varios reveses en los últimos años. La industria estadounidense de fabricación de chips ha decaído en las últimas décadas. Sin embargo, el gigante tecnológico planea revitalizar la fabricación de semiconductores en Estados Unidos con la esperanza de impulsar las perspectivas de la empresa.

Una parte fundamental del plan de Intel consiste en invertir 20.000 millones de dólares en dos nuevos campus en la planta de la empresa en Chandler, Arizona. En el futuro se establecerán otros emplazamientos en toda América, incluido un tercer complejo de fabricación en un terreno de 1.000 acres que costará 100.000 millones de dólares.

Con sus nuevas fábricas, Intel espera superar a sus rivales, la coreana Samsung y la taiwanesa TSMC, en la fabricación de chips avanzados. Si los planes de Intel dan resultado, podría restaurar la fabricación estadounidense de semiconductores. Ahora sólo representa el 12% de la producción mundial, lo que supone un descenso respecto al 37% de 1990.

«Intel utilizará esas fábricas para fabricar sus propios chips, pero también las abrirá a clientes externos en lo que se denomina un modelo de negocio de ‘fundición’ en la industria de los chips… Las nuevas fábricas se centrarán en la fabricación de chips informáticos de última generación, en lugar de las tecnologías más antiguas o especializadas en las que se especializan algunos fabricantes como GlobalFoundries», según un informe de Reuters. Intel ha sido tradicionalmente un actor menor en el negocio de las fundiciones.

En la actualidad, aproximadamente el 92% de la producción mundial de chips de 5 nanómetros corresponde a la taiwanesa TSMC. Esta concentración de un componente tan crítico de la infraestructura digital es un riesgo. 

Un terremoto o tsunami masivo que devastara Taiwán dañaría por completo el suministro mundial de chips. La posibilidad de una invasión y anexión de la isla por parte de China es también una gran amenaza, ya que dará al régimen comunista el control de una tecnología crucial.

Según Pat Gelsinger, que asumió el cargo de consejero delegado de Intel el pasado mes de febrero, la empresa ha dado algunos «pasos en falso», y las estrategias se han vuelto «un poco confusas». Gelsinger espera que Intel supere a TSMC y Samsung en 2025 gracias a su inversión en nuevas plantas de fabricación de chips.

«Todos los aspectos de la defensa, la inteligencia, las operaciones gubernamentales se están volviendo más digitales… ¿Y queremos depender de la tecnología extranjera para esos aspectos críticos de nuestra defensa y seguridad nacional? No lo creo», dijo Gelsinger a la CNBC.

Sin embargo, los planes de Intel también dependen en parte de cómo apoye el gobierno su iniciativa. En junio, el Senado estadounidense aprobó una ley de 250.000 millones de dólares destinada a financiar programas de investigación. Para la industria de los semiconductores, se reservaron 52.000 millones de dólares en el marco de la Ley de Creación de Incentivos Útiles para la Producción de Semiconductores para América (CHIPS). Sin embargo, la legislación no ha avanzado desde entonces y actualmente está estancada en la Cámara. 

«Porque sé que tanto nosotros como otros estamos deseando tener la oportunidad de reconstruir más rápidamente nuestras cadenas de suministro, de volver a tener más de eso en suelo estadounidense como resultado de esta financiación», dijo el consejero delegado de Intel a Bloomberg.

El 10 de noviembre, un grupo bipartidista de gobernadores escribió una carta a los líderes del Congreso, instando a la rápida aprobación de la Ley CHIPS. En ella se afirmaba que la legislación crearía una «cadena de suministro de semiconductores nacional resistente» que sería beneficiosa para los intereses estadounidenses.

«La financiación de la Ley CHIPS también proporcionaría una nueva y poderosa herramienta en las cajas de herramientas de desarrollo económico de nuestros estados. La ubicación de la producción de semiconductores estimulará la innovación y reducirá las ineficiencias y los costosos retrasos para nuestros fabricantes y proveedores, ayudándonos a atraer inversiones sostenibles a largo plazo de empresas de todo el mundo», afirma la carta.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!